Reportaje Córdoba

Dónde comer sin gluten en Córdoba

Por Rocío Linares,

Ser celíaco y comer fuera de casa conlleva un riesgo. La desinformación en algunos establecimientos, la amenaza de la contaminación cruzada o la decepción de no poder comer lo que te apetezca son situaciones cotidianas para aquellos alérgicos e intolerantes al gluten que quieren salir a tomar una cerveza y comer en algún bar.

La Asociación de Celíacos de Córdoba constata este hecho. «Cada vez recibimos más llamadas de personas, tanto locales como de fuera, que preguntan por sitios donde comer con la certeza de que los alimentos están libres de gluten». Por su parte, informan a los establecimientos de los requisitos para presentar una carta apta para celíacos, algunos tan básicos como cocinar los alimentos con utensilios diferentes, a ser posible en zonas separadas y evitar por ejemplo, servir los panes juntos. «Cuando ven todo lo que implica, muchos se echan atrás», comentan.

Pero hay quienes incluso van más allá. Porque evitar la contaminación cruzada es una tranquilidad, pero si además ofrecen productos especiales como cerveza, pan, pasta o fritos, es una conquista para el paladar del celíaco. Recopilamos algunos de los establecimientos para comer sin gluten en Córdoba.

Restaurante Amaltea

Cuentan con una carta general y otra sin gluten, donde referencian los platos que en su receta original son aptos para celíacos. Además, han ido añadiendo otros que han creado pensando en esta intolerancia, como el wok con noddles de arroz. Milhojas de patatas con bacalao o pollo con mango, que es un plato característico del restaurante, son los más demandados entre las personas alérgicas al gluten. Ofrecen también pan especial y cerveza.

Calle Ronda de Isasa, 10

Restaurante Taberna Casa Rubio

Uno de los lugares donde los celíacos podrán disfrutar de la cocina tradicional cordobesa, con gluten en casi todas sus recetas. Pero en Casa Rubio hacen flamenquines y hasta las berenjenas rebozadas con miel especiales. Tienen un apartado en la cocina para manipular estos alimentos y freidoras exclusivas para evitar la contaminación por el aceite. Muchos desconocen de su oferta de alimentos singluten y por eso «cuando se enteran, se desbordan», nos cuentan.

Calle Puerta de Almodóvar, 5

Restaurante Puerta Sevilla

Restaurante Puerta Sevilla

En esta cocina tienen muy en cuenta las alergias e intolerancias en general pero presentan un cuidado especial por los celíacos, a quienes les adaptan los menús previo aviso. La última incorporación en su servicio ha sido la cerveza sin gluten. Y sus propuestas estrella en estos casos son el salmorejo, los flamenquines y las croquetas, sin lactosa también, y sus helados, que son caseros. La cocina cordobesa, también versionada sin gluten en el resto de restaurantes del grupo: La posada del caballo andaluz y la Taberna La Viuda.

Calle Postrera, 51

Sociedad de Plateros María Auxiliadora

Hace unos cinco años que en Sociedad de Plateros María Auxiliadora incluyeron en su carta platos sin gluten. Destaca su elaboración del rabo de toro, y además de croquetas de rabo de toro, uno de los platos que más piden los celíacos en este establecimiento. También causan furor el flamenquín, el salmorejo o las alcachofas. Y por encima de todo su pan, elaborado por ellos mismos y libre de gluten. Es uno de los establecimientos más populares para consumir productos aptos para esta intolerancia.

Calle María Auxiliadora, 25

El Envero Restaurante

Este establecimiento es un caso particular porque según cuenta su chef, Zahira Ortega, adaptan todas sus elaboraciones para conservar la versión sin gluten si el cliente la demanda. «Incluso a la crema pastelera le quito la harina y se la pongo de almendra», explica. En las cocinas, guardan todos los productos sin gluten en cámaras exclusivas y en el cocinado utilizan sartenes y freidoras diferentes. «Es una satisfacción contarle a un celíaco que puede pedir lo que quiera de la carta porque no se lo espera. Lo que más les llama la atención es el tiradito de presa y de los postres la piña colada, que lleva una tartaleta de hojaldre».

Calle Teruel, 21

La Lonja Córdoba

La Lonja

La información detallada y las sugerencias para el celíaco están muy presentes en la atención de La Lonja. en su carta hay un gran número de platos libres de gluten. Para el resto, los que lo llevan, encuentran una alternativa que no modifica en gran medida la receta. Es el caso platos con salsas o aliños en los que se elimina el ingrediente inadecuado, como el tartar de atún o las almejas. Uno de los detalles más valorados es el pan caliente y la reciente incorporación de la cerveza sin gluten.

Calle María La Judía, s/n

Taberna Rafalete

En los establecimientos de la Taberna Rafalete del Centro y de Arroyo del Moro, los celíacos no encuentran una carta diferenciada porque podrán pedir cualquier plato y se elaborará sin gluten, adaptando los ingredientes: cambiando la harina, el panrallado o de freidora. Las referencias más exitosas son los boquerones al limón, su bacalao frito crujiente, flamenquines, bravas y sus famosos pinchitos, libres de gluten.

Calle Diario de Córdoba, 5 y Avenida Arroyo del Moro, 1

La Mafia Córdoba

La Mafia se sienta a la mesa

Un italiano es el sitio donde un celíaco evitaría entrar por no poder consumir prácticamente referencias de su carta. La base de sus platos, pasta y pizza, contiene gluten. En cambio, en la franquicia La Mafia, presentan las recetas italianas en versión sin gluten, elaboradas con productos especiales. Así los celíacos podrán probar sus espagueti Don Vito, por ejemplo, además de antipasti, ensaladas y unos arroces de primera.

Av. del Gran Capitán, 46

Restaurante Las Delicias Córdoba

Restaurante Las Delicias

En este establecimiento crearon en 2004 un espacio complementario en su cocina destinado exclusivamente a la manipulación y elaboración de los platos sin gluten. «Tenemos cocinas diferentes, congeladores y frigoríficos distintos y una persona especializada cuidando que no haya contaminación cruzada», dice José Manuel Campos, su jefe de cocina. Así, los celíacos pueden disfrutar de la misma carta del restaurante. Los fritos, como sucede siempre, son sus productos sin gluten más saboreados y según afirma el jefe de cocina, logran que «el producto no presente casi diferencia».

Cañada Real Mestas, 37