Reportaje Córdoba

¿Dónde hacen las mejores albóndigas de Córdoba?

Por Rocío Górriz,

Es una receta tan sencilla como compleja de ejecutar a la perfección y que admite múltiples matices. Al margen de gustos, una buena albóndiga debe resultar jugosa, sabrosa y contundente en el plato. De carne, pescado, marisco, legumbres o verduras se sirve sobre fondos de la más variada índole: desde el caldo del cocido, a un consomé, fumet o salsa elaborada específicamente para las albóndigas.

La compañía o no de patatas fritas es optativa, aunque pocos sucumben a esta combinación.

Un buen ejemplo es la que hacen en Casa Matías (Calle del Nogal, 16). De tamaño XXL, están elaboradas con una mezcla de carnes, que dejan toda la noche macerando en un vino oloroso de la tierra. Las hierven en caldo del cocido y así las sirven junto a patatitas fritas.

Tampoco desmerecen las que sirven en Casa El Pisto, de factura artesana y que han sido bautizadas como albóndigas con caldo «Estilo la Abuela». Este establecimiento ubicado en plena Plaza de San Miguel es famoso, de hecho, por sus platos de cuchara. Así pues, de lunes a viernes hace las delicias a mediodía con el plato del día: potajes, estofados, cocidos…

Muy ricas resultan también las de La Taberna de Almodóvar, en caldito amarillo (tradicionalmente andaluz). ¿Su receta? «Es familiar, antiquísima y secreta», como destaca el dueño del establecimiento, Ángel Sánchez.

En Taberna Góngora (Calle Conde de Torres Cabrera, 4) sirven unas albóndigas de venado, que resultan ya una tradición cada invierno.

Si lo que preferimos son las albóndigas a base de pescado, Manolo Bordallo, las hace de 10 en Sociedad de Plateros María Auxiliadora ( Calle María Auxiliadora, 25). Las suyas son de bacalao con tomate al Pedro Ximénez. No obstante, también sirve las clásicas en caldo y las de jabalí al Fino Peseta.

Muy originales resultan también las de choco que preparan en Bienmesabe (Calle Atlántico, 9), en la zona de Arroyo del Moro.