Reportaje Córdoba

¿Dónde hacen las patatas bravas más bravas de Córdoba?

Por Rocío Górriz,

La supuesta sencillez del plato posibilita que se atrevan a hacerlo en muchos establecimientos pero pocos le tienen cogido el punto y hacen que la experiencia valga la pena. Unas buenas patatas bravas deben estar tiernas y jugosas por dentro y ligeramente crujientes por fuera. ¿Y la salsa? Pues eso, debe ser brava de verdad. Picante pero sin amargar, con un buen fondo. En este punto los puristas se dividen entre los que apuestan por una base de tomate o de pimentón. En el caso de Córdoba, en el plato convive con mahonesa e incluso con salsa alioli. Pero sea como fuere, hay resultados buenos, malos y regulares. Aquí hacemos un repaso de los lugares donde las bordan en sus diferentes versiones.

Las de La Tinaja (Paseo de la Ribera, 12) no son precisamente las típicas. Se llaman «Tinajitas» y son patatas rellenas con la salsa brava. Explotan en la boca al comerlas y resultan sutiles y riquísimas. Muy cerca le dan una digna réplica las de La Taberna del Río (Calle Enrique Romero de Torres, 8), con salsa de tomate casera picante, alioli, romero y Sriracha 

patatas-bravas-delrio

Las de La Cuchara de San Lorenzo (Calle Arroyo de San Lorenzo,2) son vanguardistas y sublimes. Dos filas de minipatatitas, que resultan auténticas píldoras de sabor.

bravaslatinaja

Capitán 37 (Avda. Gran Capitán, 37) las elabora de manera más tradicional, con base de tomate frito y toque de orégano. El punto de picante es prudente y el sabor es bastante natural.

papaspeq

Imprescindibles son las de la Taberna Regina (Plaza de Regina), con una base de mahonesa sobre la que se dispone la salsa casera elaborada por su chef (con truco incluido). ¡Éstas pican de verdad y son sólo aptas para valientes!. Igualmente intenso es el sabor de la salsa rosada que vierten sobre las del Bar La Cavea (Plaza de Jerónimo Páez, 7). Una buena opción para reponer fuerzas después de visitar el Museo Arqueológico.

bravas10peq

Modernas y diferentes son las bravas de la nueva carta de Taberna El Número, 10 (Calle Romero, 10). A los pies de La Mezquita- Catedral es posible degustar unas patatas bien fritas bajo una generosa capa de mahonesa y salsa brava, coronadas con pimentón en polvo.

seneca

Las del Bar Séneca (Calle Algazel, 2) son de libro. Es uno de los pocos lugares donde poder disfrutar de unas excelentes patatas bravas en gajos grandes, con salsa casera y contundente. Enormes también son los cortes que hacen en Restaurante Globo (Avenida del Brillante,1) ¡no aptos para comer de un solo bocado! Patatas confitadas a gajos con curry y mojo picón. Lo mismo ocurre con las raciones, que resultan súuuuper generosas.

bravasglobo

Muchos de los clientes de Los Romerillos (Calle Acera del Arrecife, 6) vuelven a las inmediaciones de La Calahorra sólo por sus bravas, una de las especialidades de este bar de cocina casera. Además, en Semana Santa se convierte en un punto neurálgico de la ciudad. Desde su azotea, el Viernes Santo, los mejores cantaores reciben con saetas al Cristo del Descendimiento a su paso por la puerta del bar.

bravasbienmesabe

Los vecinos del barrio de Arroyo del Moro son incondicionales de la receta de la salsa casera de Bienmesabe (Calle Atlántico, 9). Una cocina que brilla por la calidad de sus elaboraciones, que reproducen de manera auténtica los sabores tradicionales. Restaurante El Aura (Avda. del Aeropuerto,50), en la zona de Poniente es una magnífica opción si se va buscando algo diferente, calidad y un precio asequible. Sus bravas son el buque insignia de la casa 

Bar Juanma (Calle Camino de la Barca, 2), en las inmediaciones del Centro Comercial El Arcángel, es una parada ideal para darse un homenaje antes de ir a la Feria o a cualquier partido de fútbol. Al margen de las bravas, los vecinos ponen por las nubes sus boquerones en vinagre.