Reportaje Córdoba

¿Dónde tapear cerca de las cofradías del Martes Santo en Córdoba?

Por Rocío Górriz,

La tercera jornada de la Semana Santa llega tan o más fuerte que la primera con algunas de las procesiones más señeras de Córdoba recorriendo triunfantes sus calles y plazas. Por eso Gurmé Córdoba sigue cuidando a sus lectores con las mejores recomendaciones para picar algo sin separarse demasiado de las cofradías.

Cristo de la Agonía y Virgen de la Salud

Apenas a unos metros de la Mezquita-Catedral y la carrera oficial se encuentra Doble de Cepa (Calle Marínez Rucker, 9), ubicada en uno de los rincones con más encanto del centro histórico. En el restaurante Doble de Cepa, el rabo de toro tiene un claro protagonismo. Croquetas caseras, Pavías de bacalao o salmorejo son manjares de la casa. El cochifrito y el flamenquín son dos imprescindibles que no te debes perder. También es uno de los mejores lugares para comer huevos con patatas:  patatas cortijeras, elaborada con patatas, huevos y pimientos verde fritos con jamón picado.

Si bajamos hacia el río, encontraremos Garum 2.1 (Calle San Fernando, 120) y La Furgo (Ronda de Isasa, 7). Si recalamos en el primero, merece la pena probar el pulpo con oreja ahumado, salmorejo amontillado, las manitas crujientes o el sorprendente churro de rabo de toro. Si optamos por el segundo, debemos destacar que los  puntos fuertes de la casa son sus suculentas ensaladas, así como su tataki de atún o sus hamburguesas variadas, elaboradas de manera artesanal y con una magnífica carne. ¡Ojo! También tienen versión vegetariana de la misma. De la misma forma es imposible marcharse sin probar sus creaciones de origen asiático, como los rollitos vietnamitas rellenos de verduras. El mexicano tampoco se les resiste y ofrecen tres variedades de tacos.

Ya cuando los pasos lleguen a la zona de Capitulares podemos hacer una parada en Taberna Salinas (Calle Tundidores, 3). Espectacular su salmorejo, cuyo secreto está en una materia prima de primerísima calidad, tratada con mimo, eso sí. Otras especialidades de esta casa son el rabo de toro, las berenjenas con miel de caña, las croquetas del cocido o el flamenquín.

garumpeq

 

Padre Jesús del Buen Suceso y Virgen de La Caridad

Un buen punto de partida para recargar pilas puede ser la Plaza de la Magdalena. Allí está la Taberna La Abuela (Ronda de Andújar, 4).

Su carta ha conquistado no sólo al vecindario sino a cordobeses que vienen desde todos los puntos de la ciudad para degustar sus frituras: de berenjenas, choco, bacalao boquerones, calamares. Nada tienen que envidiar a los que sirven en la costa de Cádiz. Otra de las especialidades de la casa son las piezas de carne ibérica, el salmorejo, las papas bravas, ensaladilla rusa o el queso a la plancha. Por supuesto, no podían falta los platos dedicados a La Abuela, como las croquetas o los huevos.

Más moderna es la propuesta gastronómica de La Taberna del Río (Calle Enrique Romero de Torres, 7). Una cocina moderna y de mercado, que reinterpreta como pocos la gastronomía tradicional. Para compartir son ideales sus patatas bravas, berenjenas fritas, quesos artesanos, croquetas de puchero, el flamenquín cordobés casero o cualquiera de sus suculentas ensaladas

Igualmente recomendable es La Tinaja (Paseo de la Ribera, 12), tanto por su comida como por su espectacular y concurrida terraza con vistas al río Guadalquivir. La cocina es de mercado, con una carta muy variopinta y amplia, con referencias para todos los gustos, destacando un pequeño apartado para los platos clásicos cordobeses: salmorejo, rabo de toro, flamenquín, etcétera. Y como reclamo, sus populares bocados, las tinajitas bravas.

Otra magnífica sugerencia para comer un bocado rápido es Bar El Barón (Plaza de Abades, 4). En El Barón disponen de una reducida pero selecta carta de tapas. Algunas opciones para probar son el paté casero, el lomo en manteca, el queso de oveja, la ensaladilla, el lacón, el queso, la empanada gallega y la tortilla.  Imprescindible probar su vermú, una de las joyas de la casa.

tinajaw

Santo Cristo de la Universidad y Virgen de la Presentación

Uno de los últimos en incorporarse  a la zona de San Andrés es Jugo Vinos Vivos (Plaza de San Andrés, 5). Lo ideal es combinar vinos con buenos quesos. Completan su oferta gastronómica con un espectacular pan de masa madre de la panadería La Tradición. Otras de las opciones para un bocado rápido son anchoas, boquerones en vinagre y sardinas ahumadas.

Otra plaza mítica de la ciudad es La Corredera, junto a la Taberna El Juramento (Calle Juramento, 6).Sus croquetas de piñones y espinacas son un clásico de la casa. La Taberna El Juramento fue fundada a principios del siglo XX, por lo que puede presumir de ser un  lugar con solera y lleno de historia. Cordobeses ilustres como el pintor Julio Romero de Torres y el mítico torero Manolete fueron clientes habituales.

No obstante, si preferimos algún local más cercano a la Ribera, podemos acercarnos a Taberna La Alquería (Calle Enrique Moreno de Torres, 3). En su carta podemos encontrar platos tan representativos como chuletitas de cordero lechal con cuscús de espinacas y salsa de yogur, pollo a la Moruna con couscous, Mazamorra Andalusí con manzana, pasas y almendras o hummus de aguacates con pan de pita y sésamo garrapiñado, entre otros. Algunas de las especialidades de la casa son: Abanico Ibérico del Valle de Los Pedroches, pescaíto frito, salmorejo y el lomo gallego de buey a la piedra.

Algo más formal es Campos de Toro (Calle Céspedes, 6), en las proximidades de la carrera oficial.

Posee un coqueto patio donde disfrutar de especialidades como pisto casero, salmorejo, rabo de toro, pinchitos de cordero, tartar de atún, arroz caldoso de bogavante, arroz meloso de solomillo o picadillo del Abuelo, entre otras.

jugopeq

La Santa Faz y la Virgen de la Trinidad

A lo largo de su recorrido, los fieles tendrán la oportunidad de degustar las especialidades del Nuevo Gris’s (Calle Lope de Hoces, 2). Estupendas son sus ensaladas, alcachofas a la montillana o el tradicional pisto.Sus huevos rotos y revueltos son deliciosos en todas sus variedades.

Aunque reservan un buen espacio, para los frutos del mar. Destacan, sin duda, sus raciones de fritura (boquerones, bacalao, calamar, puntillitas o pijotas). No obstante, quien opte por un bocado más rápido, puede elegir entre sus dos surtidos de tapas, compuesto por seis diferentes, cada uno de ellos, y que incluyen especialidades como el adobo cordobés, flamenquín, el lomo de orza y la mazamorra entre muchas otras.

En la propia Plaza de La Trinidad está ubicada la Taberna Mis Abuelos,  en la que se puede degustar un estupendo rabo de toro, sin desmerecer otras elaboraciones como las patatas con tomate, pochadas a fuego lento y culminadas con un huevo frito. También bordan la tortilla de patata, el salmorejo, la ensaladilla rusa o el salpicón, tapas populares que acompañan a la consumición por gentileza de la casa.

Uno de los decanos para saborear el Martes Santo cordobés es Taberna Juan Peña (Avda. Fleming, 1). Sirve más de treinta y cinco tipos de salmorejos. El que le dio fama por su rareza fue el de espárragos verdes y de ahí al caliente de huevos fritos con patatas. El flamenquín tampoco se salva de la renovación y, aparte del clásico con solomillo de cerdo y jamón ibérico también se puede probar aquí el de pez espada con jamón ibérico y gambas.

Pero si llevamos más prisa, un perrito caliente de Bar Lucas (Calle Valladares, 1) puede ser un manjar sin parangón. Salchicha de primera, pan calentito y crujiente, tomate, mayonesa y cebolla forman el equipo ganador. Otros de los reyes de su carta son su hamburguesa y los sandwiches. Tienen fama el de jamón de York y el vegetal, con tomate natural, lechuga, pepinillo, huevo a la plancha y mayonesa. Y, si se prefiere, los molletes.

grisspeq

El Prendimiento y la Virgen de la Piedad

Para muchas familias ya es obligada tradición una parada en Mesón Anyfer (Calle Francisco Borja Pavón, 16)De sobra es conocida su cocina casera y sus raciones generosas en Córdoba, así como la frescura de su atún, que atrae a no pocos comensales.

La fritura de pescado es otra de las especialidades de la casa: a diario ofrecen pijotas, berberechos, anchoas y calamares, entre otras delicias.  Dispone, además de una relación de chacinas ibéricas, que bien merece la pena probar. Sus clientes repiten una y otra vez tanto las anchoas como la ventresca con tomate. No se le resiste la casquería, que sólo elabora en temporada invernal, y sus riñones son una petición obligada. 

De la misma forma, el público abarrota la barra de La Bicicleta (Calle Cardenal González, 1). Su propuesta culinaria no es amplia pero sí sumamente satisfactoria, con una más que notable oferta para los amantes del queso. Muy agradables resultan las distintas tostas de la carta y algún plato imprescindible como el hummus o la mazamorra. Es posible tomar sus extraordinarios zumos en cualquier momento o disfrutar de sus no menos buenas tartas a media tarde.

Un poco más al sur está Canadian Río (Ronda de Isasa, 4). Sus visitantes podrán disfrutar de recetas como el salmorejo, las berenjenas rellenas de Chedar y bacon y el pisto de verduras a la miel del caña. También son especialistas en suculentas ensaladas. Los amantes del pescado no pueden pasar sin probar su atún al papillote con mojo picón, el lingote de merluza en salsa verde o el lomito de bacalao a la vizcaína con pisto. Si preferimos elegir algo de carne, son buenas opciones el solomillo de pollo Cajún, las albondigas de pollo morunas y la cazuela de callos a la andaluza. 

Y para rematar la tarde-noche, un clásico entre los clásicos locales: El Rincón de Las Beatillas (Calle Ocaña, 4). Es más que recomendable probar la carne de monte, el rabo de toro, el cochinillo y el cordero. Buena propuesta de platos y tapas, servidas con trato amable. Para acompañar la cerveza, recomiendan probar las japutas en adobo o las ancas de rana.

taberna-lasbeatillas-cordoba

La Sangre y la Virgen de Los Ángeles

La zona que circunda el Ayuntamiento es magnífica para apostarse a ver ambos pasos. En la Calle Capitulares, 12 está Kurtuba Gastrobar. Es ya conocido por ser un templo del cochifrito, plato representativo de la ciudad por antonomasia. Pero ¿qué más vamos a encontrar? Ciertamente, la oferta es muy variada:entrantes, ensaladas, revueltos, tostas y especialidades como el codillo asado, el pastel de rabo de toro o los chanquetes con asadillo y huevo frito. 

En la misma zona se ubica la Taberna Mentidero (Calle Diario de Córdoba, 1), famosa no sólo por su vermut sino también por ser uno de los locales de Córdoba mejores para degustar una cerveza bien fría, en compañía de boquerones en vinagre, jamón, queso, paté, etc.. El público que allí confluye es de la más variada índole, desde turistas de la zona de Capitulares y el Templo Romano, hasta funcionarios y demás trabajadores de los negocios aledaños, que se toman un breve descanso para reponer fuerzas en Mentidero.

De más entidad son los platos que ofrece El Astronauta (Calle Diario de Córdoba, 18). En su oferta gastronómica destacan las hamburguesas y la mousaka de cordero, un clásico que se mantiene en carta desde hace una década. También cuentan con opciones vegetarianas, como el hummus, la hamburguesa de garbanzos y habas o el salmorejo de tomate y aguacate.

astronauta