Reportaje Córdoba

Las heladerías imprescindibles para saborear Córdoba

Por Rocío Górriz,

El calendario indica que estamos aún en primavera pero el mercurio se empeña en decir lo contrario. El calor es abrasador. Una de las mejores opciones para refrescarse y permanecer hidratado será dar buena cuenta de un riquísimo y cremoso helado. Clásicos, de autor, o con sabores sorprendentes se convertirán, en los próximos meses en nuestros mejores aliados

laflordelevante

Una de las más clásica y a la vez más concurridas es La Flor de Levante, tanto en su sede de la Plaza de Las Tendillas como la de la Calle Ronda de Tejares, 15. Se trata sin duda de la cadena de heladerías más conocida de la capital. El «corte de crocanti» es el producto estrella del negocio de la familia Espí. Más de 80 años llevan deleitando los paladares de los cordobeses y visitantes. Sus recetas llevan el sello de calidad propio de las elaboraciones valencianas. El sabor más celebrado es el de trufa, galardonado hace tres años con el  Primer Premio en el Certamen Nacional de Heladeros. Al margen, sus batidos, granizados de limón y café, horchatas y leches merengadas son más que recomendables.

giolatto

Uno de los últimos en sumarse a la oferta de helado de la ciudad ha sido Giolatto, en la Calle Cruz Conde, 11. Sus helados, tartas y vasitos son elaborados de manera artesanal y diaria, en el obrador propio con el que cuenta cada establecimiento Giolatto, y utilizando ingredientes naturales, de temporada. Ricotta higo, Vainilla de Madagascar, sorbete de Cantalupo, Milhojas, limón D.O. Valencia, yogur Amarena, Chocotella son sólo algunas de sus refrescantes variedades. Igualmente, también elaboran sabores aptos para personas con intolerancias a la lactosa, al gluten, al huevo o diabéticas, mediante un proceso de elaboración y reglas de servicio que garantizan un 0% de contaminación.

heladobuonissimo

Sin embargo, si decidimos disfrutar de un buen helado por la zona de La Ribera, Buonissimo (Ronda de Isasa, 2) ofrece sabores tan refrescantes y novedosos como el helado de cremino, avellana, nectarina o de ginger y limón

piamonte

Heladería Il Piamonte está ubicada en un amplio local del Chimeneón (Plaza de la Flor del Olivo). Son unos maestros de los helados de nata. El más demandado se adereza con un sinfín de frutos secos. Entre ellos, avellanas, nueces y almendras de la mejor calidad. Para elaborar su helado estrella, el de nata con frutos secos, emplean, siempre que pueden, materias primas cordobesas. Imprescindible probar alguno de sus originales variedades como el helado de crema cordobesa, el de crema catalana, de Cassata siciliana o de Capuccino.

Pensando también en aquellos  clientes con una problemática alergia a la lactosa, iniciaron también la fabricación de helados con base de soja y en una variedad amplia de sabores.

escoda

En pleno Sector Sur está Heladería Escoda (Calle Huelva, 1) permanece uno de los locales más tradicionales. Propone una amplia oferta de productos alicantinos. Quizá por eso, y en honor a sus raíces, el helado más demandado se el «Que bo», que significa «qué bueno» en valenciano y es una combinación de caramelo con crujiente de chocolate y avellana. El resto de sabores son bastante clásicos: no faltan la fresa, nata, chocolate, after eight,  turrón o galleta, entre otros.

heladosmanuelporras

La Heladería Porras es uno de los meeting point del Barrio de Santa Rosa (Avenida de los Almogávares, 39).  Es un local de «toda la vida» con sabores «de toda la vida» que ahora también tiene sede en Avenida Ronda de los Tejares. Su clientela es eminentemente familiar y es famosa por su helado de turrón, que se lleva elaborando desde 1970, cuando el establecimiento abrió sus puertas al público. ¿En qué consiste la receta mágica? Se elabora con las materias más naturales del mercado como la almendra, la leche, la nata, o la miel que, junto al azúcar, aporta el dulzor que caracteriza a este helado de turrón.

roldan6

También merece la pena probar las especialidades de la cadena de Pastelerías Roldán, que cuenta con locales por numerosos puntos de la ciudad. En sus vitrinas reposan imponentes montañas de helado, desde los sabores más clásicos hasta otros tan innovadores como el helado de ricotta con higos caramelizados o el helado de galletas de Spéculoos, que han incorporado recientemente a su carta. También se puede disfrutar de cualquiera de sus helados en forma de batido recién hecho o bien como acompañante de un gofre crujiente y calentito aderezado con el sirope que más nos guste o crema de chocolate.