Reportaje Córdoba

Los mejores chiringuitos de Málaga

Por Rocío Górriz,

Si hay un destino vacacional para los cordobeses, por antonomasia, ése es Málaga. Y en especial algunas poblaciones como Fuengirola, Torremolinos y Málaga son sus centros neurálgicos.

Si estás por Fuengirola no debes irte sin hacer una visita al Chiringuito La Cepa.  Ofrece una carta de lo más variado, con base mediterránea, donde no faltan los pescados frescos espetados a la caña, sardinas, dorada, lubina, jurel, calamar…

Igualmente, disponen de una amplia variedad de completas ensaladas, frituras malagueñas y arroces (de carabineros, caldoso, de marisco, o ciego). Para acompañar estos suculentos platos, La Cepa cuenta con una gran selección en vinos.

Si preferimos desplazarnos a Benalmádena Costa, una buena opción es Los Remos Lázaro. Su oferta, como no podía ser de otra forma, es muy marinera. Cocina tradicional pero creativa y con toques de vanguardia. Elaboran pescados y mariscos frescos del día, exquisitas paellas, fideuas y suculentas carnes. Son unos maestros del espeto, al que le dan un punto perfecto, convirtiéndolo en un bocado muy recomendable.

En la localidad de Torremolinos, en su playa del Saltillo, encontramos el Chiringuito La Jábega, que lleva conquistando paladares desde 1963. Su oferta gastronómica confiere el protagonismo absoluto a las materias primas y excepcionales que proceden de su mar. Pescados en general, destacando los espetos de sardinas, mariscos y carnes conforman su carta. Igualmente merecen la pena sus entrantes, suculentos arroces, tanto en paella como caldosos, el bacalao en salsa y otras especialidades de la casa. Imprescindible probar sus postres caseros, así como su excelente selección de vinos, cavas, champagnes y licores de sobremesa.

Y ya en la capital malagueña, podemos visitar La Campana. Un chiringuito 100% tradicional, ubicado en la Playa de la Misericordia. Es un magnífico lugar tanto para almorzar como para cenar mientras se disfruta de una visión privilegiada del litoral.

Tienen fama sus sardinas y los calamares espetados. De la misma forma, se han hecho populares sus cigalas, gambas, pulpo, jibia, conchas finas, mejillones, peregrinas, navajas, coquinas, almejas…

Pescaítos de la bahía y pecados en general, conforman un menú redondo donde destaca su excelente relación calidad-precio.

También en un lugar de referencia como la malagueña Playa del Palo, se encuentra El Tintero II, un clásico de la gastronomía de la zona.Comer allí es toda una experiencia.  Es famoso porque sus platos son ofrecidos en forma de subasta. Es decir, los camareros salen con platos, ofreciéndolos a gritos y el más rápido pidiéndolos, los tendrá en su mesa. Su especialidad es por supuesto, los mariscos y el pescaíto.