Reportaje Córdoba

Los mejores lugares para comer si vas de museos por Córdoba

Por Rocío Górriz,

La primavera cordobesa está tocando a su fin. Si bien por ahora las temperaturas se muestran respetuosas con turistas y locales y es una buena oportunidad para visitar los principales museos de la ciudad antes de que el mercurio haga de las suya.

Por eso Gurmé Córdoba ha hecho una selección de establecimientos para combinar turismo cultural y gastronómico aprovechando al máximo el tiempo.

Quienes se decanten por el Museo Arqueológico tienen que hacer una visita obligada a Bar La Cávea (Plaza de Jerónimo Páez). Cualquier hora es buena para deleitarse con sus especialidades, pero se trata de un lugar único para disfrutar de los atardeceres cordobeses. Su carta responde a una cocina casera y tradicional pero donde no falta un buen plato de jamón cortado con maestría y en directo, croquetas, patatas bravas, pescaíto frito. Los boquerones al limón, el «vitoriano», el adobo para la rosada, pero un adobo que no se hace en Córdoba, el malagueño, y luego la clásica sardina de Málaga cuando es su tiempo. También ofrecen pescados para poner a la sal como la lubina o la dorada. Y por otra parte, marisco de concha como coquinas, navajas, incluso gamba roja y blanca.

picoteopeq

Tampoco queda muy lejos El Picoteo del Gallo (Calle Angel de Saavedra, 5), cuya terraza es de las más concurridas de Córdoba.

Mítica es su enorme tortilla patatas, a la que igualan en pocos lugares de la ciudad.También son clásicos de la casa los pimientos rellenos de melva con pisto caramelizado, sus albóndigas de choco o el guiso de rabo de toro, entre otros bocados.

Entre sus especialidades, todas caseras, destacan Trío de salmorejos, caballa con aliño de piquillo, anchoas del Cantábrico, mejillones al vapor, tomate cordobés con aliño El Picoteo y la Mazamorra de la Abuela de Santi.

A ellas se suma su cuidada selección de ibéricos y quesos, así como sus montaditos ( de Ibéricos, Ahumados, Lomo de Orza y Rulo de cabra con cebolla caramelizada).

El Museo Julio Romero de Torres y el de Bellas Artes están ambos ubicados en la hermosa Plaza del Potro, por lo que a tan sólo unos cuantos metros, en plena Ribera hay decenas de locales donde almorzar o cenar de lujo. Entre ellos destacan La Taberna del Río (Calle Enrique Romero de Torres, 7), un sitio donde la cocina de fusión es hilo conductor de la carta. Una de sus últimas creaciones destacadas es el steak tartar de vaca madurada, cecina de león, mantequilla noisette y picos artesanos de maíz; el abanico ibérico con salsa de queso gorgonzola y albahaca fresca; o los canelones de mogote ibérico. Igualmente cosmopolita e internacional es la propuesta gastronómica de Sojo Fusión (Calle Enrique Romero de Torres s/n)  A diario sus clientes encuentran los mejores embutidos ibéricos, generosas raciones de croquetas, flamenquines o salmorejo. De la misma manera, su tabla de quesos o cualquiera de sus ensaladas son una magnífica opción para compartir.

casamazal4

Los amantes de la fiesta nacional tienen una cita en el Museo Taurino (Plaza de Maimónides, 3). En las inmediaciones se encuentra La Luna de La Carbonería (Calle de La Luna, 2)Su carta no es demasiado amplia pero sí suficientemente variada y refleja a la perfección una gastronomía local renovada. A diario, turistas y cordobeses recalan entre sus paredes para dar buena cuenta de su delicioso churrasco, flamenquín, chuletón, croquetas de nueces y queso, rabo de toro o solomillo ibérico, entre otras delicias. Sus patatas con gulas son también uno de sus platos estrella.

Especialmente refrescantes resultan sus ensaladas, destacando sobre todas la elaborada con naranja de la tierra como base.

A escasos metros del museo se encuentra Casa Mazal (Calle Tomás Conde, 3). El tipo de cocina que ofrece, fresca y de temporada, es sefardí (judeo-española), andalusí (arábigo-andaluza) y tradicional andaluza. Algunas de las especialidades son el tapenade con panes artesanales, un salmorejo de tres gustos (tomate, remolacha y espárragos, cuscus de verdura y  el bacalao con naranja y canela.

garum7

Quizás no sea de los puntos turísticos más famosos de Córdoba pero visitar la Casa de las Cabezas (Calle Cabezas, 18) merece totalmente la pena. Un gran plan para antes o después de la visita es recalar en  La Popëría Vinos y Tapas (Calle San Fernando, 120). Su empanadilla criolla con carne argentinagusta mucho. Cuentan, además, con una gran variedad de tablas a base de montaditos o empanadillas para para compartir, que el cliente podrá degustar en su local o en su pequeña terraza.
Nachos, chapatas, perritos… al ritmo de la mejor música, seleccionada por el conocido DJ Derbi.

En la misma calle está (Calle San Fernando 120-122) encontramos Garum 2.1 donde es aconsejable probar el pulpo con oreja ahumado, salmorejo amontillado, las manitas crujientes o el sorprendente churro de rabo de toro. Además suelen organizar jornadas gastronómicas monográficas con bastante frecuencia además de catas de vinos con maridaje.