Reportaje Córdoba

Los templos de la tapa en Córdoba

Por Rocío Linares,

La tapa no tiene fórmula, admite los ingredientes y recetas tradicionales, también la creatividad y la innovación. Se sirven frías o calientes, con pincho, tenedor o sobre pan, y pero tiene algo en lo que nadie discrepa, y es su tamaño. La tapa se puede considerar la medida justa para probar y degustar, que llena por unos instantes pero deja con ganas de más. Así hasta que suman cinco o seis con sus cañas o vinos correspondientes, y entonces es hora de pasar al postre.

En el Día Internacional de la Tapa, hacemos una selección de los templos de este reclamo gastronómico que siempre se piensa para abrir boca y termina llenando el estómago.

Restaurante Barra y Mesa. FOTO: VALERIO MERINO.

Barra y Mesa

Un establecimiento moderno pero cálido y bullicioso porque sus mesas están casi siempre ocupadas. Barra y Mesa se encuentra en la zona del Vial y se puede tapear en la barra y en las mesas altas de la entrada o en su pequeño comedor. La carta que ofrece está llena de especialidades de la casa.

Empezando por las delicias del mar fritas en su punto crujientes por fuera y jugosas por dentro. Boquerones, salmonetes, pijotas o acedías son el mayor reclamo.También son un buen comienzo de para el comensal sus croquetas de boletus, las mollejas, los champiñones rellenos o alcachofas sobre salmorejo cordobés.

Casa Pepe de la Judería

Casa Pepe de la Judería

Una barra de los años 20 puede ser un lugar muy apetecible para acompañar una cerveza bien fría con una buena tapa. En Casa Pepe de la Judería tienen toda su planta baja dedicada al tapeo y una carta de las de no saber por dónde empezar.

Desde jamón, queso o jamón de toro, pasando por el bacalao frito, las croquetas de puchero o el salmorejo. Sus berenjenas abuñueladas son populares y un imprescindible si se llega toma mesa en Casa Pepe. Todas las referencias de cocina tradicional y el mejor producto de la tierra.

Casa El Pisto

En la plaza de San Miguel, Casa El Pisto mantiene el encanto de las tabernas cordobesas. Un espacio lleno de detalles en sus paredes que alberga, en la zona de barra donde se sirven las tapas, un rincón a Manolete que paraba por allí. Para empezar con fríos, en esta taberna se sirve ensaladilla rusa, patatas con alioli, huevas de merluza cocidas, chorizo ibérico o gambas plancha.

Una de las tapas de temporada es el melón con jamón y para la de gazpacho también empieza a ser la mejor época. Igualmente están los clásicos de cuña de tortilla, boquerones en vinagre y patatas bravas.

Taberna Góngora

 

Desde siempre en manos de la misma familia y con un recetario tradicional que no cambia de tapas sencillas que gustan a todos. Los boquerones al limón de la Taberna Góngora son el acompañamiento ideal para una cerveza bien fría o el vino fino de la casa.

Otros fritos como el cazón en adobo, los flamenquines o las berenjenas con miel también son buenas opciones. Sin olvidar el salmorejo, que también pide atención especial y el cochifrito.

Garum 2.1 Bistronómic Tapas Bar

Todo lo que se prepara en este negocio se vende en formato tapa y, en total, hay más de veinte referencias por temporada. Para degustarlas, cuentan con terraza, una cómoda zona de barra con diez mesas y un amplio comedor cargado de estilo.

La cocina de Garum 2.1 es creativa y las recetas de siempre tienen un toque de vanguardia. Prueba de ello es el salmorejo amontillado, que ha pasado de la barra del restaurante a las páginas de los periódicos cuando se convirtió en la mejor tapa del concurso Córdoba Gastronómica. Como éste, las manitas crujientes o el sorprendente churro de rabo de toro con chocolate.

Taberna Juan Peña Córdoba

Taberna Juan Peña

En Juan Peña se conoce el amor por la cocina y la curiosidad por experimentar con los platos de siempre. En este establecimiento, que pertenece a la lista de tabernas de toda la vida, se pueden probar más de treinta y cinco tipos de salmorejos. El que le dio fama por su rareza fue el de espárragos verdes y de ahí al caliente de huevos fritos con patatas.

El flamenquín tampoco se salva de la renovación y, aparte del clásico con solomillo de cerdo y jamón ibérico también se puede probar aquí el de pez espada con jamón ibérico y gambas.

Taberna La Montillana

Una parada para tapear en La Montillana debe empezar con un vistazo a la pizarra de la sugerencia del día, una especialidad que cambia en función de la compra que el jefe de cocina encuentre en los mercados. En su carta mantienen tapas de hace cuarenta años, como la ensaladilla de gambas, y la base de todos los platos es la tradición.

Junto al plato del día, las tapas estrella son el cochifrito, el salmorejo cordobés, las berenjenas fritas con miel de Montoro y los cartuchitos de pescado.

La Taberna de Almodóvar

Un referente de la comida tradicional, casera, de la provincia. La Taberna de Almodóvar es un establecimiento que llega con fama desde su anterior local, fuera de Córdoba, y que ya en la capital continúa sembrando éxito. Sus célebres croquetas son el plato estrella en casi todas las comandas.

Para tapear tienen buenos langostinos, almejas, gambas al ajillo y en las carnes el rabo de toro también es muy demandado. Completan sus sugerencias las puntillitas y el pulpo, servido con puré de patata.