Reportaje Córdoba

Lugares únicos para pedir matrimonio (y comer de lujo) en Córdoba

Por Rocío Górriz,

¿Te has decidido ya pero no tienes aún el escenario perfecto para hincar rodilla en tierra? Nosotros te ayudamos a que ese momento se convierta en un recuerdo inolvidable. Toma nota de estos establecimientos donde tanto el entorno como la propuesta gastronómica os enamorará (aún más).

victoria-571

Victoria 57

Si lo que te apetece es un restaurante discreto, clásico y elegante, ésta será una de tus mejores opciones. Al final del Paseo de la Victoria y tras una puerta apenas perceptible se abre un mundo de posibilidades culinarias. En su carta, prima la excelente calidad de su materia prima sobre cualquier alaraca técnica y su carta de vinos es variada y potente.

Nuestro crítico Vicente Sánchez nos aconseja probar «los calamares fritos, crujientes y jugosos y el rosbif. Productos de cercanía y de temporada como las habitas de Córdoba,  que se presentan con todo su textura, arropadas por una melosa salsa que las envuelve y protege su característico sabor. El ceviche de lubina resulta de excelsa calidad».

Paseo de la Victoria, 57

casademanoletepeq

A Flor de Piel

Es el restaurante gastronómico de La Casa de Manolete. Un lujoso salón en tonos nude con espectaculares cortinajes y puerta de espejo de estilo art decó, donde el personal de sala va ataviado al más puro estilo de los grandes restaurantes parisinos.

Ofrece dos menús degustación creados por el chef Juanjo Ruiz, a elegir con el comensal. Aunque la comida o cena no empieza en la mesa sino en la barra de coctelería que tiene al fondo el edificio, donde se degustan varios snacks. De ahí se pasa a la bodega privada del establecimiento, donde se conocen de primera mano sus numerosas referencias mientras se degusta una copa de vino y otro aperitivo. Y de ahí se pasa finalmente al salón. ¿Lo mejor? Al margen de su comida (refinada y espectacular), las explicaciones de Remedios Romero (la otra mitad de este ambicioso proyecto) sobre la casa y su historia.

Avenida de Cervantes, 10

monasteriosanfrancisco

Hotel Monasterio de San Francisco

Esta enclave único y lleno de historia ubicado en Palma del Río, fue un monasterio franciscano comenzado a construir por el VII Señor de Palma del Río en 1492. En el siglo XIX pasó a las manos seculares de la familia Moreno de la Cova, restauradores del monasterio, y a mediados del siglo XX se rehabilitó para convertirlo en hotel, aunque respetando rigurosamente la arquitectura del edificio. Al margen de su innegable belleza y valor histórico, merece la pena caer en la tentación de su restaurante

«Una cocina andaluza enriquecida por las aportaciones de las culturas que han poblado este territorio. Servida en los espléndidos claustros del Monasterio en las noches de verano, y en el refectorio en invierno. En otoño e invierno, durante la época de cacerías, la carta se completa con las mejores recetas de la cocina de caza. El salmorejo cordobés, el bacalao del convento y la presa ibérica nunca faltan en nuestra carta. Lo demás cambia con las estaciones. Los postres son recetas nuestras y hechas en casa», aseguran.

¿Qué les recomiendan a los enamorados? Confit de pato con salsa de frambuesa; capricho de rabo de toro; timbal de jabalí al tomillo con setas del bosque y langostinos; o la merluza rellena de marisco con salsa verde.

Para los más detallistas, El Hotel Monasterio de San Francisco permite personalizar peticiones como ramos de flores o una botella de cava y chocolate en la habitación .

Av. Pío XII, 35 (Palma del Río)

miradormontoro2peq

Hotel Mirador de Montoro

Ubicado en las inmediaciones del Parque Natural Sierra de Cardeña y Montoro. Es famoso por su privilegiada situación: anclado en una de las laderas de la propia montaña, siendo peculiar la distribución de sus plantas al encontrarse dispuestas hacia abajo, lo que dibuja un paisaje de ensueño en cada uno de sus rincones.

Y, además, su restaurante tiene vistas panorámicas al meandro del río Guadalquivir a su paso por Montoro.

Es una ventana abierta a un paisaje espectacular y con una oferta gastronómica irresistibleEn sus mesas se puede descubrir la maravillosa gastronomía montoreña, andaluza y tradicional en la que destacan platos como el salmorejo cordobés, su variedad de flamenquines (serrano, de rabo de toro, de matanza…), platos tan tradicionales como el «marrueco» o el «ajo sopeao», todo ello maridado con vinos de la tierra.

Igualmente, son especialista en brasas, tanto en pescados (salmón, lubina, dorada y sepia) y carnes (brochetón de solomillo , churrasco de pollo o cerdo, entrecote de buey, chuletitas de cordero lechal).

Y en los postres apuestan por la repostería sencilla y tradicional:  natillas caseras con crumble de galletas, flan de huevo al caramelo, brownie y coulant.

C/ Cerro de La Muela s/n

fierro

Hierro

Hierro es el restaurante del Baneario de Aguas de Villaharta, el único de la provincia de Córdoba. Su estética responde a una alegre reinterpretación de la arquitectura propia de los cortijos andaluces. «Nuestro restaurante quiere recuperar sabores y saberes de antaño, utilizando productos saludables que se generan en su entorno. Diseñada por el chef Máximo Doval del Rey , la carta mezcla vanguardia y tradición y recupera recetas longevas, acercándolas al público y devolviéndole recuerdos de aromas y sensaciones ya vividas en otros tiempos. Platos como los garbanzos con manitas de cerdo o callos, mojete de bacalao, caldillo de perdiz y otros muchos de los guisos que hoy se van perdiendo.

La carta de vinos hace un guiño a diferentes denominaciones de origen de España, donde no falta un Montilla-Moriles, vino de la tierra», destacan desde el balneario.

Además, los huéspedes pueden elegir entre los cinco paquetes de «Escapadas» que ofrece el balneario: Relax, Gastronómica, Cinco Sentidos, Romántica, y Salud y Bienestar.

Camino de Pedrique, 2 (Villaharta)