Reportaje Córdoba

Restaurante Nískalo, brasas y guisos para celebrar la llegada del otoño cordobés

Por Rocío Górriz,

Restaurante Nískalo, brasas y guisos para celebrar la llegada del otoño cordobés

Con estación recién estrenada, Restaurante Nískalo vuelve el próximo 26 de septiembre con una nueva carta acorde con los productos de temporada y sin olvidar su amor por la gastronomía de la tierra y los toques de fusión.

Sus salones cálidos y acogedores, con chimenea incluida, se convierte en un refugio foodie para los meses que preceden al final del año. Además, su ubicación y entorno invitan a la desconexión y sobremesas largas en torno a un café o un siempre bienvenido postre casero.

José María Del Pino, en la cocina, y Mirem Luque, en la sala, han regresado de las vacaciones con las pilas bien cargadas para ofrecer guisos cargados de sabores y matices.

Brillan con luz propia, platos autóctonos pero magníficamente reinterpretados como la mazamorra con sardina arenque, gelatina de PX y uvas carbonatadas al cava;  el rabo de toro o el flamenquín cordobés. También en el apartado de verduras homenajean a pueblos de la provincia con una alboronia con huevo frito y gamba cristal o el revuelto de garbanzos .

Su ‹Territorio Canalla› sigue pegando fuerte con platazos como la sopa ramen, unas bravas muy traviesas, wok de verduras o huevos fritos a mi rollo.

Igualmente, continúan dando la brasa, pero a base de solomillo y plumilla ibérica del Valle de los Pedroches y un lomo de ternera para no olvidar.

En el apartado de pescados, llega el bacalao más internacional con alioli negro y algas wakame, que comparte protagonismo con los tiraditos de merluza a la andaluza.

Al margen, de su carta fija, cambiarán las sugerencias cada semana y diariamente habrá un guiso nuevo. Las setas serán las otras grandes protagonistas de la temporada, junto con los postres caseros, que tendrán una importante rotación.