Reportaje Córdoba

10 sitios donde saborear pescados y mariscos de la costa andaluza en Córdoba

Por Rocío Górriz,

Si no tienes ningún puente a la vista ni vacaciones próximas para ir a cualquier sitio de playa a dar cuenta de un buen pescado o marisco, no desesperes. Hemos recorrido Córdoba en busca de 10 propuestas para que cuando comas sus especialidades tan sólo eches de menos la arena.

Percebes-cibeles-cordoba

Restaurante Cibeles

Uno de los imprescindibles es Restaurante Cibeles, (Avenida de la Arruzafilla, 2), hace guiños en sus platos a la gastronomía de la tierra pero el papel protagonista en sus mesas lo tienen los pescados y mariscos. «Aunque de aspecto modesto, Cibeles tiene una de las mejores ofertas de marisco de la ciudad, con una calidad de primera», apuntan nuestros críticos. Su pescaíto frito es para quitarse el sombrero.

Piezas frescas recién traídas de las costas andaluzas y también de las gallegas, en concreto de Cedeira, en La Coruña. Los percebes, también bogavante, centolla, nécoras y zamburiñas  vienen del norte de España. También manejan el adobo con maestría, según opiniones expertas, y sus boquerones son una auténtica delicia.

Marisquería Casa Pedro

Este establecimiento sito en el corazón del Barrio de Santa Rosa (Avenida Cruz de Juárez, 4) es uno de los clásicos cordobeses para darse un homenaje con las mayores delicias de nuestras costas. El comensal puede admirar la oferta en un expositor frigorífico y así escoger. La carta es amplia: gambas de Huelva, buey de mar, cígalas, nécoras galllegas y percebes.

También se puede elegir entre bígaros, carabineros a la plancha y ostras, y combinar la comida con otro tipo de alimentos, porque la carta es muy amplia, comenzando por el pescado. Salpicón de marisco, pulpo a la gallega o almejas finas a la marinera también forman parte de su oferta.

buenogrand

La Mar de Bueno

«Se trata de un nuevo concepto en pleno centro de Córdoba (Calle Eduardo Lucena, 5) especializado en pescado y marisco, en diferentes elaboraciones. El cliente puede elegir las piezas de pescado o marisco que quiere degustar en el momento», explican sus creadores, Ramón Ortiz Jiménez y María José Navas López.

Platos como el arroz (con carabineros o bien negro con sepia y langostinos), el atún al punto, la ensalada de gulas, las anchoas, las tortitas de camarones, los boquerones fritos, los calamares plancha o las gambas al ajillo han conquistado el paladar de sus asiduos. Cuentan con una amplia variedad de vinos para maridar con las elecciones de los comensales.

Picnic

Una discreta en un pasaje lateral de Ronda de los Tejares, 16 nos lleva hasta Pic-Nicuno de los restaurantes más emblemáticos de la ciudad que fue premio GURMÉ Abc Córdoba como el mejor de cocina tradicional. Su buque insignia es el pescado, fresco, que sugieren cada día en sus redes sociales con imágenes de las piezas que les llegan.

Su oferta va cambiando según lo que entra por las lonjas marineras de nuestras costas cercanas. Suelen ser buenas opciones el bacalao, la merluza y el bogavante.

Bajo de Guía

En Calle María La Judía, esquina Conchita Cintrón, 2, nos detenemos en una esquina está Bajo de Guía Jesús, su propietario cuenta que siempre compra pescado fresco. «Me lo traen en su mayoría de lonjas de Huelva y puedo decir que es difícil encontrar estas calidades en algunos restaurantes de la costa».

El pescado gana a la carne en este restaurante, empezando por el atún, en taquitos al teriyaki, que es de lo más demandado, siguiendo por la merluza a la plancha o al horno, o la lubina. También los fritos, con los boquerones al limón como plato estrella. La relación calidad-precio es bastante ajustada.

los-berengueles-fritura

La Taberna de Los Berengueles

Pescado fresco y de calidad en el centro de Córdoba. Su fama por las piezas de pescado precede a Los Berengueles (Conde de Torres Cabrera, 7) donde siempre hay que preguntar qué es lo que ha entrado ese día del mercado. Cocinado a la plancha o frito, como los boquerones al limón, muy crujientes, que son una delicia según nuestros críticos.

Cuenta la creadora de este establecimiento que van dos o tres veces por semana a Almuñécar, Adra y Motril a por pescado fresco. «Nunca tenemos lo mismo. Cada día sorprendemos a los clientes con lo que da el mar». Entre esto, por ejemplo, un atún espectacular.

La Lonja

En la Calle María la Judía s/n se ubica  La Lonja, donde su creador, Manuel Pérez de la Lastra y Cano se enorgullece de traer a diario marisco y pescado desde las mejores lonjas del país a Córdoba. Este negocio, distinguido por la Guía Michelín, es conocido por sus mariscos y el atún, cocinado de diferentes formas.

«Los frescos boquerones, los trozos de choco o los salmonetes aparecen con la capa compacta de un buen enharinado, dorados y sin apelmazar, y los platos terminan sin gota de grasa, fruto de una correcta técnica y dominio de la freidora», aseguran nuestros críticos acerca de sus frituras.

atún de almadraba en Puerta Sevilla de Córdoba

Bar Miguelito

El Bar Miguelito (Calle Acera Pintada, 8) tiene fama en toda Córdoba por sus frituras de pescaíto, concretamente la compuesta por un surtido de pescado y bautizada como «Miguelito». Sirven también un excelente mero rebozado e igualmente son reconocidos sus calamares.

En Miguelito hasta se atreven a versionar el clásico flamenquín con pescado, conocido como el «El Buchón», una de sus referencias más demandadas. También es muy popular «El Escocío», que no es otra cosa que merluza o pescada aliñada. Un clásico del Campo de la Verdad, y muy próximo a la Torre de la Calahorra.

Restaurante Puerta Sevilla

Recalar en este establecimiento del barrio de San Basilio (Calle Postrera, 51) es garantía de éxito si queremos darnos un homenaje a base de atún de almadraba. Entre sus presentaciones está el tartar, también como carpaccio, con el corte muy fino, o sahimi, que es servido en crudo.  El toque especial de la casa es especiarlo con canela, ajo y un poco de laurel, mezclado con pimienta y sal para crear una corteza y luego trocearlo. No faltan las propuestas para degustar este manjar. Otras opciones igualmente deliciosas son: Lubina del Coto de Doñana a la plancha con verduritas y zanahoria especiada; lomo de bacalao con semillas de soja encebolladas y hierbabuena; merluza a la parrilla con jugo de guisantes y espinacas y tartar de salmón aderezado con encurtido y especies.

Taberna La Yerbabuena

Otro templo del atún rojo de almadraba, en este caso procedente de Barbate está en el Barrio de Zoco (Calle José María Martorell, 32). Su chef, Estefanía Murillo nos explica: «Es un producto que por sí mismo apenas necesita ser cocinado para disfrutar de su sabor en todo su esplendor. En el caso del tartar, cuanto más se come menos condimentos necesita. Lo suelo hacer de cola blanca, lomo negro o de ventresca. El público cada vez tiene el paladar más acostumbrado a comer alimentos crudos y apreciar los sabores y matices del pescado o la carne en sí mismos». Al margen, no falta el pescaíto frito (bacalao hurta, merluza o rape, entre otros) que va cambiando constantemente en su pizarra de sugerencias en función de las bondades de las lonjas de Málaga, Cádiz o Huelva.