Reportaje Córdoba

Sitios perfectos para comer bien en Córdoba y sobrellevar la cuesta de septiembre

Por Rocío Górriz,

Si hay dos meses obligatoriamente desastrosos para la economía doméstica, por lo general, suelen ser enero y septiembre. La vuelta al cole es dura no sólo para los más peques: hay que comprar libros, ropa, abonar la cuota del gimnasio que hará realidad nuestros buenos propósitos y pagar tooodo lo que compramos a crédito en vacaciones (que para eso lo son). Por eso, lo mejor será buscar lugares con las tres «b»: buenos, bonitos y baratos para darnos un caprichito foodie sin caer en la bancarrota. Así que mete estos nombres en Google Maps y disfruta.

Taberna La Montillana

En la Calle San Álvaro, 5, frente a la Iglesia de San Miguel, se ubica este carismático establecimiento. De la mano de Antonio Jiménez cada día su pizarra se llena de sugerencias en función de los productos de temporada, sin olvidarnos, claro está de su carta fija. Jiménez se ha propuesto desmarcarse de la tradición más rigurosa sin perder la esencia de sus raíces. De hecho, su mazamorra, salmorejo y flamenquín son de una finura incomparable pero con pequeños detalles que hacen de su degustación una experiencia única.

Igualmente deliciosos resultan sus frituras a base de boquerones, rosada o pisto, entre otros. Impresionante que le da a la carne a la brasa.

Si a todo esto le sumamos la amplia y buena oferta de vinos del local, el disfrute está asegurado.

 

Taberna Damajuana

 

Con una cocina clásica y tradicional (Ronda de los Mártires, 2)  es de los pocos establecimientos  en que se consigue que cada plato sepa exactamente a lo que debe saber y la mente nos vuele a la mejor cocina familiar desde el primer bocado.

Su carta no es excesivamente extensa, lo que hace que el dominio de todas las especialidades sea absoluto. Entre ellas destacan la ensalada templada, a base de verdura asada, brotes tiernos de lechuga, frutos secos, queso de Zuheros y una vinagreta.

La berenjena rellena; los callos de ternera y huevos; y las croquetas Damajuana (con bacalao y espinacas) cuentan con el favor incondicional de la clientela. Como toda buena taberna cordobesa que se precie ofrecen cogollos al ajillo, bacalao frito, flamenquín, cochifrito o tortilla de patatas.

Al margen, también tienen boquerones fritos o en vinagre y algún pescado fresco del día.

gongorapeq

Taberna Góngora

Un clásico de la gastronomía cordobesa apto para desayunos, almuerzos y cenas. Comida casera, bien ejecutada y que incluye entre sus sugerencias novedades en función de la temporada. Uno de sus platos más vendidos son los boquerones al limón. Otros fritos como el cazón en adobo, los flamenquines o las berenjenas con miel también son buenas opciones. Sin olvidar el salmorejo, que también pide atención especial y el cochifrito. Igualmente es un buen lugar para disfrutar de un buen plato de carne de caza.

Calle Conde de Torres Cabrera, 4

 

Hamburguesa Vaquena Córdoba

Vaquena Burger

Se instaló hace no mucho en Ciudad Jardín (a final de 2017) pero llegó con referencias y renombre en el mundo de la carne: son productores desde 2015 de la materia cárnica que utilizan. De ahí que la peculiaridad de su carta sea la carne de sus hamburguesas. «100% de vacuno de pasto de bellota, procedente de animales que se crían en libertad en las sierras de Córdoba», nos cuentan.

Y así el producto adquiere un sabor especial. Para ir abriendo boca, proponen algunos entrantes como croquetas caseras, también de carne de vacuno, bolitas rellenas de queso y, cómo no carne, o también fajitas.

Pero la elaboración estrella de su carta son las hamburguesas: carne picada, sal y pimienta preparada al punto que el cliente elija; con una lista variada de acompañantes que están a su altura en calidad y cuidado a la hora de seleccionar el producto.

Calle Virgen del Perpetuo Socorro, 2

barmoriles

Bar Moriles Pata Negra

Frente a los Jardines de Juan Carlos I abre este bar con comida tradicional y precios económicos. Se puede tapear en su local original o comer de raciones en el restaurante Moriles Pata Negra, a su vera, un lugar muy utilizado para celebraciones.

Destacan sus carnes a la brasa y los platos tradicionales cordobeses como el tradicional flamenquín de jamón serrano, el salmorejo, las berenjenas a la miel, el rabo de toro o los cogollos con ajitos. También trabajan con tino el pescaíto frito. Las propuestas enológicas están cuidadas al detalle, con diversas denominaciones de origen, destacando el fino San Gabriel, criado en bodega propia de Moriles.

Calle Antonio Maura, 21

laabuela4peq

Nueva Taberna La Abuela

Es una de las últimas incorporaciones al barrio de Santuario. Cocina de toda la vida, con fundamento y en la que las técnicas no opacan la calidad ni la frescura de la materia prima. Resultan deliciosos su salmorejo, ensaladilla rusa y patatas bravas. Y para quienes sean más de verduras, disponen de completas ensaladas y revueltos variados.

Entre los platos principales de Taberna La Abuelasirven unos calamares plancha muy tiernos y limpísimos, de los mejores de la ciudad. El alto nivel de su fritura (boquerones, choco, gamba y fritura variada) es de sobra conocido. «Cambiar el aceite de cada una de las freidoras a diario es el secreto», revela orgulloso Manuel Castilla, su dueño. Otra obra de arte de la casa es el pulpo brasa.

Igualmente son grandes protagonistas «Los platos de la Abuela», como las berenjenas con miel de caña, pinchitos de pollo, croquetas variadas, Huevos de la Abuela y flamenquín (de pollo o de lomo)

Calle Pocito, 1