Reportaje Córdoba

Cerrando la temporada de caracoles: dónde comer los mejores

Por Rocío Linares,

La temporada de los caracoles en Córdoba está llegando a su fin. Este año, que precisamente se ha adelantado, también ha contado con mas puestos de lo habitual alcanzando casi el medio centenar de carpas y barras que han servido sus recetas de estos moluscos, considerados un manjar para locales y extranjeros.

Si la venta de este plato popular nos anunciaba el final del invierno, su término, a mediados de junio, nos indica que llegan los días más cálidos del año con el verano. Repartidas por los distritos de toda la ciudad, las carpas han preparado centenares de kilos de gasterópodos con sus toques personales; desde el guisado de toda la vida hasta la variante funghi. Apurando los quioscos de caracoles, te contamos dónde comer los mejores.

Caracol Express Cordoba

Caracol Express

Treinta años avalan a este sello caracolero, con dos quioscos, uno en la Glorieta Chinales y otro en la Estación de Autobuses, que presume de utilizar ingredientes naturales y recetas caseras. En Caracol Express esta temporada se han arriesgado con la mezcla de sabores internacionales y presentan especialidades que han captado la atención de los más atrevidos.

Por un lado está la variante mexicana, con nachos, también otra italiana, con una salsa a la carbonara y desde la cocina japonesa, con salsa teriyaki. También sirven una receta homenaje a los patios cordobeses, y los más tradicionales: gordos en salsa, caracoles al picantón, a la marinera y a la serrana.

Vaso Caracoles Córdoba

El Caracol de Oro

Frente a Turruñuelos, en la carpa de El Caracol de Oro, comenzaron a bullir las ollas bien temprano el primer día en que se inauguró la venta de este producto. Los picantones, su receta más demandada, fueron los protagonistas de las primeras raciones que aunque temprano y casi en ayunas, entraban bien acompañados de pan y una caña.

Para este 2018 se han arriesgado y han creado dos recetas novedosas: «a lo funghi» y «a la cerveza con espuma suave y un toque de alioli». Estos se sirven en plato degustación, para poder probar las novedades y pasar a la ración si acaban conquistándole. No obstante, estos guisos «nuevos» no pueden hacer competencia a los tradicionales caracoles con caldo, otros favoritos, seguidos de las cabrillas en salsa y los gordos.

Caracoles Cruz de Juárez

Glorieta Cruz de Juárez

De una familia de tres generaciones de caracoleros nace este puesto que desde el barrio de Santa Rosa atrae público de toda la ciudad. Premiado por su receta de caracoles en caldo y en salsa que en ocasiones admite alguna variante pero siempre cuidando el producto y el sabor.

Todo el proceso que realizan desde que reciben la materia prima en su almacén hasta que terminan en el vaso es manual, según han revelado y siempre es igual hasta el momento en que tienen que decidir si le añaden caldo o sofrito para hacer la salsa. El toque final siempre es en el quiosco donde añaden especias naturales.

Caracoles Los Patos Córdoba

Los Patos I, II y III

Uno de los puestos de caracoles más tradicionales de la ciudad es el de los Patos I. Casi tres décadas abriendo en pleno centro para recibir la primavera sirviendo su popular guiso de caracoles. Ahora cuenta con otros dos puestos más abiertos en Enrique Puga (Los Patos II) y Vista Alegre (Los Patos III).

Las especialidades de esta familia, que no ha faltado ni un año a la temporada de caracoles, son los de caldito, con salsa carbonara, los picantones y los gordos en salsa. Pero en otro de sus puestos han introducido una receta diferente, a la marinera, y una variante innovadora con salsa de almendras y otra con salsa roquefort. Teniendo buena materia prima, que este año lo ha sido, en el condimento se puede experimentar.

Plaza de la Magdalena

Ubicado en una zona privilegiada de Córdoba, el quiosco de caracoles de la Plaza de la Magdalena es un clásico de todos los tiempos. Con casi medio siglo a sus espaldas en el negocio, pasando su receta de generación en generación, este es uno de los puntos con mayor demanda en la ciudad que además ha llevado su receta a otro punto, junto al centro comercial El Arcángel.

Su propuesta es reducida pero exitosa. Las cuatro recetas que conquistan a su público: caracoles chicos y gordos guisados con caldo, los picantones y explosivos, para los más atrevidos.