Reportaje Córdoba

Monte Horquera, un tributo a la comida casera

Por Sandra Núñez,

En la carretera de Baena a Nueva Carteya, una terraza llama la atención al viajero en los primeros compases de este verano por los juegos de sus colores con el sol y la sombra. El vecino de la localidad la contempla con gusto, ya la conoce. Es la terraza del restaurante Monte Horquera que recibe a sus comensales en estos días con toda una sinfonía de colores que una vez traspasado el umbral del salón se convierte en sinfonía de sabores.

Paqui Redondo es la encargada, desde hace siete meses, de que de sus fogones salgan platos que conquisten el paladar de aquellos que visitan su restaurante. Su secreto es su capacidad de unir recetas tradicionales y una creatividad infinita.
Así, como cuenta que le dicen, «mis platos nunca son iguales» pero, eso sí, «hay recetas que no se pueden tocar» porque «son platos que se han elaborado siempre de la misma forma en el restaurante». Esta máxima culinaria se ha convertido en su santo y seña, al igual que esos platos.
Los intocables del restaurante Monte Horquera son el rabo de toro y la carrillada ibérica, en los que Paqui sigue la receta del anterior propietario y cocinero del restaurante con el que ella trabajó «durante muchos años». El primero se prepara «a fuego lento, lo dejo que hierva desde por la mañana hasta la noche» y lo baña de una salsa «con mucha verdura triturada». A la carrillada el punto se lo da «el sellado y la plancha», además de la salsa al PX que la acompaña.

El mojete de patatas, plato tradicional de la cocina carteyana, y el mojete de espárragos se han hecho también con un hueco entre los platos estrellas de la casa. Entre unos y otros se cuelan nuevas recetas como las traseras de pollo y el lomo al curry o la ensalada Monte Horquera así como un amplio surtido de canapés de elaboración propia. Así, podemos encontrar los de paté de atún y anchoas casero o los bombones de queso y jamón recubiertos de quicos, toda una novedad en la carta de este restaurante.

En el apartado de los postres se repite el mismo entramado. Es posible saborear desde un tradicional flan de huevo, hasta un clásico arroz con leche con un toque de nata o, también, unas natillas a espumas de fruta de temporada o una refrescante mousse de limón.
El restaurante Monte Horquera de Nueva Carteya, en pleno corazón olivarero, rinde homenaje a la elaboración casera en cada uno de sus platos con el fin de conquistar a sus comensales pero el bagaje de Paqui no deja atrás las sutilezas creativas con que la cocina moderna actúa de cara a lospaladares más exigentes.