Reportaje Córdoba

Restaurante Rijoma, tradición a fuego lento

Por Rocío Linares,

Restaurante Rijoma, tradición a fuego lento

A base de constancia y trabajo con tesón suma el Restaurante Rijoma 30 años funcionando. Un negocio eminentemente familiar, heredado de padres a hijos y en la actualidad transmitido de la misma forma. José Hidalgo, su gerente, cuenta que con su mujer y su hija han consolidado su «modesto complejo», compuesto también por un salón de bodas y un alojamiento en una nueva construcción inspirada en la minería del Valle del Guadiato.
Igual que la vocación, se han transmitido las costumbres y las recetas, de ahí que su plato más demandado y popular sea el pollo al pastoril. «Una carne guisada con vino, pimiento, laurel y especias como el comino, entre otras. Lo aprendimos de mi abuela», relata Gregoria Hidalgo.
La cocina de Rijoma es de las que conservan sabores tradicionales. «Los riñones y los callos también están entre sus especialidades, junto con el pollo a la jardinera y el pollo con tomate. Cuentan también con platos de tradición cordobesa como el salmorejo, con el que deben haber encontrado el gusto del cliente porque “lo piden mucho», aseguran desde la cocina.
En el espacio de cocinado, madre e hija elaboran cada día unos básicos de carta y un menú diario. En esta propuesta para el día a día, consideran fundamental que no falte la sopa de picadillo, ni el cocido, o que siempre se incluyan guisos como las habichuelas o las lentejas y segundos de carnes a la plancha o pescados. Este menú es muy popular entre los clientes del restaurante, gran parte trabajadores locales o de paso, que encuentran en Rijoma una estancia acogedora y una mesa «como las de casa».
El ambiente de este restaurante es rústico, dejndo la piedra vista en sus paredes, combinada con madera oscura. Y cuenta con una zona de barra y un salón al que llaman «pequeño», en comparación con el espacio para bodas y celebraciones. Este proyecto fue el primer paso en la ampliación del bar con el que la familia comenzó su andadura en hostelería. Se trata de una propuesta de catering para todo tipo de eventos que les ocupa desde marzo hasta septiembre. Meses en los que la plantilla se amplía para cubrir las reuniones. Monterías, bautizos, comuniones o fechas señaladas se citan en este espacio.
Rijoma se encuentra en un punto estratégico, según cuenta Hidalgo. Si bien no se considera el centro de Peñarroya, está exactamente en la unión con Pueblonuevo. El turismo no es frecuente en esta zona, pero sí el trasiego de vecinos y el bullicio de empresas que dan vida a este complejo.