Reportaje Córdoba

El Califato: La huella histórica en el plato

Por Manuel Osuna,

Entre el castillo árabe de Priego, reformado entre los siglos XIII y XIV, y en cuyo interior se encuentra la Torre del Homenaje, declarada monumento histórico artístico nacional en el año 1943, y la entrada al barrio de la Villa, de orígenes árabes y medievales, nos encontramos con uno de los restaurantes típicos de Priego: El Califato. Un lugar muy acogedor donde podremos degustar la cocina típica del lugar mezclada entre los ambientes árabes y medievales. Está situado en la plaza del Llano, frente a la parroquia de la Asunción, donde se encuentra la joya del barroco andaluz, el sagrario.
El restaurante cuenta con dos plantas, una en un semisótano con forma de bóveda arabesca, donde podemos degustar los mejores sabores de siglos pasados y actuales, y al mismo tiempo, flotar sobre un cristal que sirve de techo al propio aljibe que se conserva en uno de sus dos salones.
En la planta principal, encontramos otro de sus comedores y la barra del restaurante. Junto a ésta se encuentran los fogones que dan de comer a los comensales que visitan a diario este establecimiento. Sin lugar a duda, su amplia terraza al aire libre, siempre que la climatología lo permite, es un lugar para inspiración, relajación y para recrearse en un paisaje muy turístico y típico.
Cuenta Manuel Osuna Serrano, su propietario, que dispone de una diversidad de especialidades que el cliente que ya les ha visitado en otras ocasiones suele pedir. Entre otras, destacan, el rabo de toro, las manitas de cerdo; choto al ajillo; croquetas de jamón caseras; revuelto de collejas; flamenquín de jamón de bodega y hecho de forma artesanal. Como pescado, son para no perderse los calamares, chopitos y sepia a la plancha; bacalao frito y con tomate; parrillada de pescado y otros.
El restaurante El Califato está dirigido por Manuel Osuna, gerente también del grupo Olimpo de la Subbética que regenta otro restaurante más, La Milana, además de un bar, Olimpo Bar, dos cafeterías (El Rinconcillo y El Águila) y un salón de bodas denominado El Rinconcillo, todos ellos en Priego.
Cuenta en la actualidad con un total 25 trabajadores, alcanzando más de 30 en la temporada de verano y fiestas destacadas, como navidades, Semana Santa, Feria y otras. Aunque son cinco años desde que se hizo cargo con la gestión de El Califato, el buque insignia, el gerente lleva más de 25 años dedicado de lleno a la hostelería.