Reportaje Córdoba

Agustín Reina, Tinto Primogénito: «Un buen tinto puede ser un postre o aperitivo perfecto»

Por Rocío Górriz,

Siendo el primer vino que salió de la pontanesa Bodega El Pujío, no se podía llamar de otra forma que Primogénito. Agustín Reina, su fundador, convirtió su afición a los vinos tintos en un producto profesional. «Lo nuestro surgió como una pequeña bodega para consumo propio y para obsequiar a algunos amigos. Tras comprobar el éxito que tenía entre amigos y familia, decidimos hacer la suficiente producción como para ofrecer a los restaurantes más cercanos. De ahí saltamos a Córdoba, resto de Andalucía e incluso Alemania», relata Agustín.
_ En una tierra donde se respira Montilla-Moriles ¿cómo es ejercer de verso suelto?
_ Cada vez somos más conocidos. Nos sorprende saber que los consumidores opinan que ahora sí que hay un gran tinto en Andalucía. Esas valoraciones tan positivas nos llegan a través de las redes sociales. Y podemos presumir de que los cordobeses cada día lo consumen y valoran más. Progresivamente está presente en más restaurantes. Cuentan con Primogénito no como vino de la casa, sino como vino recomendado por los propios restaurantes, lo que nos da mucha alegría.
_ ¿Estamos ya en un momento en que se identifica a Córdoba no sólo con los generosos sino también con los tintos?
_ Claro que sí. Cada vez hay más cultura del vino tinto en la provincia de Córdoba y eso significa que algo se está haciendo bien. El público se está dando cuenta de que tenemos un gran vino en nuestra provincia. Nuestro vino no tiene nada que envidiar a Rioja o Ribera del Duero.
_ ¿Los restauradores cordobeses deberían apostar más por una sinergia con los productores de vinos?
_ Pues sí, deberían elaborar platos especialmente orientados a poder ser maridados con vinos de la tierra. Sería aconsejable que los hosteleros no sólo cuidaran la oferta gastronómica en sí misma, sino también nuestro vino. Tendríamos que ser nosotros mismos los principales defensores de nuestros propios productos. En Andalucía tenemos vinos extraordinarios y me da pena ver sobre las mesas sólo Ribera o Rioja, cuando el tinto andaluz puede ser igual o mejor que ambos
_ Muchos restaurantes señeros de la capital han apostado por Tinto Primogénito…
_ Efectivamente, lo tienen en El Churrasco, Picnic, Victoria 57, DMercado, Tellus, El Envero, La Bicicleta, El Caballo Rojo, La Boca, La Taberna de Almodóvar, Celia Jiménez Restaurante, Gourmet Ibérico, entre otros.
_ Siempre ha existido la creencia de que lo más ortodoxo es maridar tintos con carnes ¿ese concepto ha cambiado?
_ Se puede maridar con casi todo. La cultura que unía vino blanco con pescado y marisco y el tinto con carne ya no existe. Primogénito se puede tomar copeando, tomando una tapa, o bien en la mesa tanto con carnes como con pescados y ahumados. Es más, aquí en Puente Genil, la tierra del membrillo, el restaurante Casa Pedro elaboró en su día un postre a base de membrillo y vino tinto. Se trata de un vino versátil, que demuestra que un buen tinto puede ser un aperitivo o postre perfecto. De hecho, en el mundo de la restauración se está imponiendo el rematar la comida con una buena copa de vino tinto y un bocado dulce, o un buen queso. Resulta francamente agradable.del vino de Montilla-Moriles son los cordobeses jóvenes, a quienes les gusta empezar su comida con un medio.
_ ¿Qué más mitos enológicos se siguen derribando?
_Pues, por ejemplo, antes se identificaba el público más maduro con el vino y el más joven con la cerveza o con las bebidas generosas. Ya esto no es así. Los jóvenes están cada día más interesados e informados acerca de los vinos que conviven en el mercado. Los conocen y los consumen. Especialmente el vino tinto, que es muy agradable y apto para todo tipo de públicos y paladares. Regalar, hoy en día, a alguien una buena botella de vino equivale a regalar un buen perfume.
_ Hablando de regalos caros, ¿El cordobés se gasta dinero en un buen vino?
_Sí, como decíamos antes. Cada vez el consumidor tiene mayor cultura de vino gracias a las catas, visitas a las bodegas como la nuestra y las publicaciones espcializadas. El enoturismo tiene un éxito arrollador. De esta forma, el consumidor sabe que el vino (y su precio) es el resultado de una elaboración costosa, que hay que pagarla y merece la pena. El público, incluso cuando toma vino por copas, está empezando a pedir marcas y no se toma cualquier vino. Este es un avance para quienes elaboramos vino con mucho cariño.
– Y ¿qué otras joyas salen de Bodega El Pujío?
_También hacemos un vino tinto dulce, que va orientado a dos momentos: se puede tomar solo como aperitivo o se puede consumir en los postres. Es perfecto para combinar con un buen queso. Y se ha perfilado como uno de los preferidos del público femenino. También elaboramos un vino blanco que suele acompañar mariscos o pescados. Lo próximo que vamos a sacar es un tinto reserva, que llegará al mercado las próximas Navidades.