Reportaje Córdoba

Maruja Limón (Puente Genil), el sabor de Levante a orillas del Genil

Por Virginia Requena,

Los pontanos Fernando Aguilar y Luis Tapias volvieron a su localidad natural hace cuatro años tras cuatro décadas fuera para acercarse al río Genil. Sí, la intención era y fue mostrar un restaurante junto al recién estrenado, entonces, paseo fluvial. De hecho, hoy en día Maruja Limón es el único mesón con cara al río Genil, en la parte sur y en la norte con la terraza colindante a la histórica plaza de Emilio Reina. Por tanto, un enclave único al que hoy nos acercamos en ABC para conocer su rica gastronomía. Los propietarios, amigos desde la infancia, vivían en Alicante y Valencia respectivamente, allí también se dedicaban a la hostelería y decidieron traer la forma de cocinar las paellas y fideuá en el Levante hasta su Puente Genil natal. Desde 2016 desarrollan una cocina mediterránea exquisita .
De la carta cabe destacar el tartar de aguacate y tomate, la ensalada Maruja a base de frutos secos y manzana y una vinagreta especial. En revueltos tiene una gran variedad, y las carnes se cocinan a la brasa como lagarto, pluma, ternera… o en salsa como la carrillada.

marujalimon3
Pero este restaurante destaca por las paellas, de poco grosor, arroz seco al estilo valenciano y cocinadas con muchos sabores como la de verduras, a banda o el arroz negro, que es uno de los más demandados. También tienen sabores más tradicionales como la paella mixta. Y con los mismos sabores realizan las fideuás.
Los amantes de los sabores dulces no deben marcharse sin probar la tarta casera de chocolate y naranja y la de queso.
Todos los platos se pueden acompañar con la variedad de la vinoteca. En ella se pueden localizar, riberas y riojas, blancos de rueda y los finos de Puente Genil

marujalimon2.
Junto a la cocina cabe poner en valor el enclave de Maruja Limón, junto al río en el paseo fluvial, situado en el casco histórico de Puente Genil, con dos terrazas que dan al cliente la posibilidad de disfrutar de los exteriores tanto en las cuatro estaciones del año. Y con unas vistas únicas, como la del puente que simboliza la unión en 1934 del antiguo Pontón de Don Gonzalo y Miragenil, dando lugar al actual Puente Genil. Además, cuenta con dos salones interiores. En total con capacidad para unos 200 comensales.
Este dúo de empresarios ha llevado a cabo contínus restauraciones a las instalaciones. Primero crearon la terraza junto al paseo y más recientemente han intervenido con una importante reforma en el salón principal. La principal clientela es del barrio pero poco a poco y en busca de las exquisitas paellas y del entorno han visitado el restaurante clientes de toda la comarca.