Reportaje Córdoba

Recetas de chefs cordobeses para hacer en casa: Croquetas de jamón ibérico y pollo

Por Rocío Górriz,

Recetas de chefs cordobeses para hacer en casa: Croquetas de jamón ibérico y pollo

Desde Casa Tala, en Espiel, José Luis Márquez (su chef) nos propone una receta clásica y para conquistar a toda la familia. Sus croquetas de jamón ibérico y pollo resultan una magnífica opción para congelar e ir recurriendo al tupper de emergencia cuando no tengamos ganas, tiempo de cocinar o andemos cortos de imaginación.

¡Mucha atención a los ingredientes porque entre ellos está el truco profesional para que resulten súper cremosas (semi líquidas) por dentro y crujientes por fuera.

Ingredientes para la masa: 

150 gr aove
250 mantequilla oveja ( Calaveruela)
250 gr harina
300 gr jamón ibérico picado
200 gr de pollo de haber echo el caldo
1 hueso de jamón ibérico
5 hojas gelatina
1.5 litro de caldo casero
de pollo
1 cebolla
1 litro de leche de oveja ecológica (en Casa Tala usan eligen el de Calaveruela)
Sal al gusto
Para el rebozado:
Pan rallado
Huevo
Panko

Elaboración:

Picamos la cebolla y la rehogamos en el aceite.

Mientras tanto, dejamos la gelatina hidratando en agua fría.

Añadimos mantequilla a la cebolla ya pochada.

Por otra parte, ponemos a calentar el caldo de pollo a fuego lento junto con la leche y el hueso de jamón durante una hora.

Añadimos al sofrito de cebolla, el jamón ibérico junto con el pollo y lo doramos bien.

Tostamos la harina a parte hasta quitarle el sabor a crudo y se la añadimos a esta mezcla.

Escurrimos la gelatina ya hidratada y la agregamos al caldo caliente, donde se diluirá completamente.

Vertemos el caldo lentamente sobre el sofrito y vamos removiendo bien con una varilla.

Una vez que esté todo bien mezclado y que no hayan quedado grumos,  se echa la masa en una bandeja para que se enfríe. Cubrimos con papel film y metemos en la nevera entre 8 y 10 horas.

Sacamos la masa y procedemos a dar forma a las croquetas. Pasamos por pan rallado, huevo batido y panko.

Por último, freímos las croquetas en AOVE y ¡a la mesa!