Reportaje Córdoba

BJ Castillo de Aljonoz: Si no fue el primero…

Por José Ignacio Santiago,

Cuando, años ha, el Consejo Regulador aceptó incluir vinos jóvenes afrutados dentro de su amparo, hubo sus más y sus menos, críticas y aplausos según se entendiera aquello. Hoy, «taitantos» años después, vemos como otras zonas lo están empezando a hacer, amparando vinos jóvenes junto con sus vinos generosos, por lo tanto, el tiempo parece dar la razón a aquella remota decisión. Castillo de Aljonoz fue uno de los primeros, sino el primero, en comercializarse, al menos en mi juventud lo recuerdo como tal, en su botella Rhin.
Puente Genil es una zona de terrenos arenosos y con elevado contenido en sílice que favorece el efecto rebote de la luz solar y ayuda a una temprana maduración de la uva. Para elaborar vinos jóvenes no se necesita que la uva esté muy madura, para que tenga menos azúcar (y por tanto menos alcohol) y para que no pierda acidez (que aportara la frescura que se le pide a un blanco afrutado).

botella-castillo-aljonoz
En fase visual se presenta muy limpio, brillante y con una tonalidad amarillo limón, con carbónico residual adherido al cristal y que aporta un atractivo «fondo estrellado» si observamos la copa desde abajo. Recomiendo no agitar la copa cuando observemos restos de carbónico, así no perderá su protagonismo en boca.
En fase olfativa a copa parada, se aprecia una intensidad media, con aromas frescos, herbáceos y un fondo a manzana y sobre todo a pera y plátano. Limpio de nariz. Luego agitaremos.
En boca es una suma de sensaciones, ya que, de entrada, es abocado (algo de azúcar), con un paso por boca amplio que deja anulada la acidez, desaparecida, si bien quien refresca el conjunto es el carbónico, que también se nota en la punta de lengua con un suave cosquilleo. Sin amargor aparente, buena calidad de uva. Ahora sí, agitamos y volvemos a oler, descubriendo mayor frescura y floral que en copa parada.
Hay que tomarlo muy frío, entre 6 y 7 ºC, para que no resulte empalagoso y la frescura sea mayor. Es ideal con marisco y ensaladas, salpicón, sushi, queso blanco...La marca hace referencia a la fortaleza de Aljonoz, o Alhonoz, en árabe al-Hunur (que significa último bastión), que al igual que este vino, permanece a las orillas del rio Genil (Síngilis para los romanos).

Valoración:

Presentación: 6

Aroma: 6

Sabor/Armonía: 7

Dónde comprarlo:

Deza y Carrefour

Precio en tienda: 3,5 €