Reportaje Córdoba

Burdeos, maridaje en la cocina y los estilos a la mesa

Por Virginia Requena,

En pleno corazón histórico de Puente Genil abre sus puertas el restaurante Burdeos, concretamente en la plaza Emilio Reina. Una estancia acogedora, rodeada de una estética rondeña y taurina, ya que su propietario Rafael Gutiérrez es natural de allí. Fue inaugurado hace cinco años y lo regenta junto a su mujer, Valle Aguilar. Él es cocinero profesional formado en Ronda, Marbella y Alemania. Ella, vinculada a la cocina desde niña ya que sus padres regentaban un bar en la localidad. Entre los dos han conseguido ofrecer una cocina impecable de corte clásico pero con matices creativos.
En definitiva, una amplia carta con la que se pondrá comer y saborear desde los paladares más conservadores hasta los más exigentes con los tiempos. Entre sus carnes, este restaurante ofrece magote, entrecot, solomillo, cachopo o lagartillo. Destacar las delicias de solomillo, que recogemos en la fotografía, elaborada con una salsa a base de frutos del bosque y vino.
Si el pescado, es su elección, tampoco se quedará sin disfrutarlo, con propuestas más ligeras a la plancha como la lubina fresca, atún, calamar grande o rosada, boquerones fritos.
De especial atención son las ensaladas y en concreto, la de perdiz, una propuesta templada a base de cogollos, ajo frito y perdiz. Nadie que elige este restaurante se queda sin probar una de sus particularidades, las patatas redondas fritas, una de sus variantes va con gambas y alioli.
Tampoco se le resisten las berenjenas fritas con miel, la parrillada de verduras en su punto, los arroces, revueltos y platos combinados.
En el apartado de vinos, Burdeos te ofrece desde caldos de Ronda, pasando por Ribera del Duero, Riojas o, por supuesto, vinos de Puente Genil, finos, tintos, blancos, verdejos y Pedro Ximénez.
Gutiérrez propone a sus comensales que no dejen de degustar sus ricos postres, de manera, que la mejor elección será un surtido a base de tartas de pionono, crepes relleno de chocolate, tarde almendras o queso. Restaurante Burdeos tiene aforo interior para 120 comensales distribuidos en dos salones. Y en el exterior cuenta una amplia terraza en pleno corazón del casco antiguo y a unos 50 metros del puente sobre el río Genil
Además este matrimonio pone todo su esfuerzo en premiar a su clientela con la mejor materia prima, atención personalizada y siempre dispuestos a modificar cualquier plato para que la terminación sea del gusto del cliente. Durante estas fiestas podrán disfrutar de la iluminación navideña y alejarse del bullicio en este enclave, con mucha personalidad.