Reportaje Córdoba

Los mejores sitios para comer si vas a Puente Genil a ver las luces de Navidad

Por Rocío Górriz,

Una visita al alumbrado navideño de Puente Genil, uno de los más espectaculares de Europa, bien merece la pena. Este año, desde mediados de noviembre las calles de la localidad se llenaban de luz y color, y desde entonces el centro del pueblo está presidido por un espectacular carrusel navideño que atrae visitantes por doquier.

Por eso, os dejamos el top de establecimientos donde reponer fuerzas y probar la gastronomía pontanesa.

casapedro5

Casa Pedro

Ubicado en el centro del pueblo, es una apuesta segura. No en vano, ha revalidado un año su título de establecimiento BiB Gourmand, concedido por la Guía Michelín. Ofrece pues, alta calidad, excelente servicio pero con un precio más ajustado que los Estrella Michelín.

De sus cocinas salen platos llenos de autenticidad y respeto a la materia prima. Cocina de mercado y de temporada en esencia. Constantemente cuenta con sugerencias fuera de carta en función de los alimentos que ofrecen las diferentes estaciones del año. Al margen, tienen una carta amplia, variada y consolidada en la que ocupan un lugar Foie de Pato al Pedro Ximenez con pasas y piñones, pulpo a la brasa o el bacalao a la riojana, de la misma forma que suculentas piezas de cordero o cochinillo al horno. No obstante son especialistas en Ibéricos, mariscos, asados y carnes rojas, siendo abanderados de la cocina cordobesa y llevando a su máxima expresión los platos típicos de nuestra tierra, como el rabo de Toro y el salmorejo Cordobés.

En apartado de postres es imprescindible dar cuente de alguno de sus biscuits (higo, turrón o membrillo), la tarta de la abuela, o de la milhoja de nata.

Calle Poeta García Lorca, 5

 

vinabruno

La Viña de Bruno

Ocupa uno de los locales más acogedores del pueblo. Se ha convertido en uno de los establecimientos con más demanda y durante los fines de semana y días de fiesta, conseguir una mesa es tarea bastante complicada ya sea para comer o para tomar una copa. Con un público eminentemente familiar y local, ofrece una amplia variedad de servicios pues su horario se extiende desde primera hora de la mañana hasta la noche. Así pues, son muy populares sus desayunos de corte tradicional.

Aunque si por algo es conocida La Viña de Bruno es con la destreza con la manejan su parrilla. Un delicioso olor a carne suele invadir el local ya sea en forma de churrasco, presa ibérica, lagartillo o pluma, entre otras piezas. También el chorizo criollo y el pulpo a la brasa son muy solicitados. La carta la completan especialidades como flamenquín, salmorejo y timbal de bacalao. 

Igualmente, merece la pena destacar sus frituras y revueltos y, por supuesto, su amplia variedad de vinos para maridar con los platos elegidos.

Avda. Manuel Reina, 23

burdeos

Restaurante Burdeos

Este establecimiento está un poco más apartado del circuito del alumbrado navideño pues se encuentra en el casco histórico del pueblo pero también es una opción muy recomendable. Un restaurante impecable de corte clásico y que pone todo su esfuerzo en premiar a su clientela con la mejor materia prima. Sus carnes (San Jacobo), pescados (imprescindible pedir su calamar a la plancha) y ensaladas pueden presumir de frescura y sabor. Tampoco se le resisten las berenjenas fritas con miel, la parrillada de verduras en su punto, los arroces, revueltos y platos combinados. 

Y…¡Muy importante: hay que dejar sitio para el postres (o la merienda) porque su surtido de dulces es delicioso y sus crepes muy tentadoras!

Plaza Emilio Reina, 21

alimon-tapa

Restaurante Alimón

Es una buena opción para hacer una parada a mitad de camino en nuestro recorrido navideño. Aquí tan famosa como su carta, son sus tapas, que sirven a modo de obsequio con la bebida y que son de factura casera. Éstas comprenden desde la ensaladilla rusa, pinchitos, boquerones en vinagre, sangre encebollada hasta el salpicón de mariscos o la carne con tomate.

La terraza es la zona más concurrida del establecimiento en cualquier época del año, pues, además, se convierte en palco improvisado para disfrutar de los desfiles de Navidad, Carnaval o Semana Santa.

De la mañana a  la noche, sus incondicionales disfrutan de cocina casera y sencilla pero muy bien elaborada. Prueba de ello son su paella, lomo en salsa de almendra, berenjenas fritas con toque de miel, lagrimitas de pollo, alcachofas a la romana o cualquier tipo de fritura de pescado.

Avenida Manuel Reina, 58

puente-genil-bodega.JPGMesón La Bodega

Es, sin duda, una apuesta por incorporar toques de vanguardia a la gastronomía local. Desde su cocina, le dan una vuelta de tuerca más al recetario cordobés y a los guisos de la abuela, poniendo siempre su toque personal.

Seducen a sus comensales con la carrillada agridulce, elaborada con cebolla caramelizada y mermelada de mango,  rabo de toro cordobés, la merluza de pincho con gulas o las patatas a la Bodega, el bacalao mozárabe gratinado con salsa de piñones y pasas.
Entre la variedad de croquetas caseras, habría que las realizadas con rabo de toro y especial mención merece el foie en reducción al Pedro Ximénez.
En cuanto a los postres, los de corte más tradicional como flan de café, arroz con leche o tocino con otros de tendencia más healthy, una puesta muy saludable y exquisita al paladar,  como la naranja a la crema de canela y Cointreau.

Calle Montemayor, 1