Reportaje

Las 14 novedades de Heineken que deben conocer los amantes de la cerveza

Por GURMÉ,

¿De verdad crees que conoces todas las novedades que Heineken ha lanzado al mercado en los últimos seis meses? En total han sido 14 nuevas apuestas, entre las que se encuentran cervezas emblemáticas, variedades rescatadas de otros tiempos o distintos sabores de su nueva gama de cider.

El mundo de la cerveza está en pleno auge y el consumidor ha perfilado sus exigencias a la hora de acercarse a esa bebida milenaria que tanto gusta en nuestro país. Heineken, consciente de ese periodo dorado que atraviesa su producto estrella, no ha dudado en ponerse manos a la obra y lanzar distintas variedades que completen sus marcas insignia, además de rescatar otras emblemáticas que habían caído en el olvido.
Con el fin de destacar sus últimos lanzamientos y analizar las tendencias del sector, la compañía ha hecho repaso de los últimos seis meses, en los que ha lanzado un total de 14 nuevas marcas y variedades. “Somos aventureros y no tenemos límites en lo que queremos desarrollar”, resumía Marta García, directora de marketing de Heineken, quien habló de la necesidad que tenían de hacer cosas locales rescatando marcas que estaban dormidas. “Las llamamos las slepping beauty y son cervezas tan emblemáticas como El Águila o El Alcázar, que acabamos de relanzar al mercado después de años en el olvido”. Estas marcas, sin embargo, no habían desaparecido de los recuerdos de miles de consumidores, que las han acogido con estusiasmo. “Hemos investigado sus recetas originales y las hemos fusionado con las técnicas del siglo XXI y con nuevos lúpulos, con lo que el resultado final es muy interesante”, señaló García.
La misma intención ha llevado a esta empresa a desarrollar las variedades ALE de Cruzcampo (IPA, APA y Trigo), inspiradas en recetas de principios del siglo pasado y dotadas de gran carácter. “Queríamos recuperar ese alma de Cruzcampo, que es la marca más potente que tenemos y un gigante en el mundo de las marcas”.

Cerveza con raíces

El mundo de la cerveza está sufriendo una evolución,ya que cada vez el consumidor demanda más producto con “sello o denominación de origen”. “Ya ocurría con la gastronomía, que es muy local en España y cada zona tiene su propia personalidad, algo que se está trasladando al ámbito de la cerveza”, subrayó la directora de marketing de esta empresa. “Estamos detectando que hay un movimiento de territorio, el consumidor demanda la cerveza según su procedencia y hay lugares donde está tan arraigada como la pertenencia a un equipo de fútbol”. Para ilustrarlo, puso el ejemplo de Cruzcampo en el sur de España o de 18/70, una marca de San Sebastián que ha resistido el paso de los años gracias al apego que tienen los hosteleros y consumidores de la zona. Se trata de una lager rubia con más cuerpo y a la vez fácil de beber, especialmente adaptada al gusto del norte de España.

Cambio de tendencia

Ahora bien, otro de los cambios que se está produciendo en el consumo de cerveza es que en España el 80% se asocia a la gastronomía, es decir, se toma junto al almuerzo, la cena o el aperitivo. Y precisamente algunas de las nuevas variedades que ha lanzado esta marca pretenden afianzarla en otro tipo de momentos y hábitos. De ello entiende bien Jorge Valera, uno de los maestros cerveceros que trabaja en la microcervecería de Málaga que ha desarrollado las citadas variedades de Cruzcampo. “Antes la gente entraba en nuestra sede y preguntaba las variedades que teníamos y sus características, pero ahora los que se han hecho habituales ya las conocen y preguntan directamente por la que quieren tomar”, indicó. En dichas instalaciones se elaboran hasta siete variedades de cerveza al mes y han llegado a fabricar una con plancton junto a Ángel León o con gazpacho. “Poco a poco el consumidor se está educando y en cierto modo sofisticando. Ya hay quien sabe que si quiere disfrutar de una IPA no puede tomarla excesivamente fría, por ejemplo. Hay quien prefiere apreciar todo el sabor que refrescarse, y para eso están este tipo de cervezas con más cuerpo y matices distintos”.

El proyecto de la microcervecería de Málaga, que apenas lleva dos años en marcha, ha resultado todo un éxito y en breve Heineken anunciará si decide replicarlo en otras ciudades. Además de fabricar in situ todas las variedades de cerveza que ofrece a su público, permite tener contacto directo con las personas que se encargan de su elaboración. “Hay mucha interacción con el consumidor y eso es realmente interesante”, añadió Jorge Valera, quien reveló que no hacen pruebas de ninguna de las nuevas variedades que sacan y que todas se ofrecen sin pasteurizar.

Ladrón de manzanas

Además de las citadas cervezas, uno de los lanzamientos con más éxito del grupo Heineken en los últimos meses ha sido su cider Ladrón de manzanas, cuya aceptación en el mercado ha sido “una auténtica sorpresa”, como narró una de sus ideólogas, Sagrario Sáez, directora de Innovación de Heineken España. “Si todo va tan bien como hasta ahora en cuestión de unos años tendremos una amplia gama de cider”, reveló. Con esta marca se ha dinamizado el sector de las sidras, que estaba estancado en un consumo demasiado tradicional y reservado para determinadas fechas como la Navidad. “Lo que nosotros hacemos es una adaptación de la receta, no es sidra como tal ya que el proceso de elaboración es distinto y nuestra base es siempre la manzana”. Entre las novedades de los últimos meses se encuentra la nueva variedad de manzana verde.

Otros de los lanzamientos del grupo en lo que va de 2019 han sido las variedades Guiness Nitro IPA, la Hop House 13 o Lagunitas, una cerveza californiana que Heineken ha introducido en el mercado español. La compañía también ha reforzado su apuesta por las cervezas con 0% alcohol con la presentación de la versión 0,0 de Amstel Oro.