Reportaje

Un encuentro entre los vinos generosos de Jerez y Oporto

Por Luis Ybarra Ramírez,

La búsqueda de similitudes entre España y Portugal es sencilla pero desbordante. Y lo es aún más si nos paramos en la vid y la tierra. A vuela pluma, encontramos ciertas semejanzas climatológicas, geográficas y en la utilización de ciertos productos. Pero resulta especialmente interesante la comparativa entre los vinos generosos de una localización y la otra. Porque Oporto y Jerez se encuentran antes por la uva que por carretera, como ha demostrado Juan Moreno en representación de la empresa Sandeman en sus diálogos en el Consulado de Portugal.

Jerez, en favor de querencia

A Jerez, como dijo el matador Curro Romero, vamos «en favor de querencia» por todo lo que ofrece. Y aún más si se trata de bodegas. La denominación de origen, que realiza un triángulo perfecto con Sanlúcar, El Puerto de Santa María y la propia población de Jerez a sus vértices, certifica la calidad y la excelencia. Al igual que el Instituto dos Vinhos do Douro e Porto garantiza el abolengo en un área mucho más extensa.
¿Cuáles son las principales diferencias entre los vinos de una zona y otra? La primera, por supuesto, es la que se deriva del clima y el suelo. La orografía del terreno en esta región portuguesa es abrupta y hace que el cultivo de la vid se haga en terrazas, mientras que las colinas suaves de Jerez facilitan su recogida. Y, si aquí la tierra es albariza, de color blanco y esponjosa, al norte de Portugal las plantas nacen sobre piedras de pizarra. Además, las lluvias son más escasas en Andalucía, sus temperaturas más suaves y las horas de sol al año pueden llegar a asfixiar al calcularlas.vinos-2-r
Todo ello hace que la vid sea muy diferente en una región y otra. Las formas de producción y la elaboración también son distintas. Al igual que la temporada de recogida, que comienza mucho antes en el sur de Andalucía. Por otro lado, si en Jerez se cuentan tres variedades de uva, palomino, pedro ximénez y moscatel, en la otra denominación existen más de 100.

Oporto y sus generosos

Los generosos de la zona de Oporto son, en líneas generales, más dulces que los de Jerez, ya que en las bodegas terminan antes con el proceso de fermentación. Sus tonalidades son más oscuras, derivando del dorado al ámbar, y las graduaciones de alcohol, mayores: entre 19 y 20 grados.
Al igual que la uva palomino y el fino son el santo y seña de Jerez de la Frontera, en los valles del Duero el ruby es ese líquido de oro con el que siempre se acierta. Dos comodines con los que se invita a explorar todo lo que existe detrás.
Según explicó Juan Moreno, «los vinos son como las personas, cada uno tiene su propia personalidad y cambian de carácter en función de si vienen de Portugal o España». La cultura vinícola sale de las barricas en ambas localizaciones y está de forma intrínseca en la sociedad. Jerez, Porto. Al final, el desenlace es muy distinto aunque todo forme parte de una misma cosa.