Lista

Abiertos siete días a la semana: establecimientos que no echan la llave

Por N. Ortiz,

El placer de salir a comer no entiende de fechas ni de días de la semana. Una cerveza bien fría, acompañada de un par de tapas, o una copa de vino en la mejor compañía apetecen igual un miércoles que un domingo. Por ello, en Gurmé proponemos una ruta por los establecimientos sevillanos que abren de lunes a domingo. Hay opciones para todos los gustos, desde las más clásicas hasta los mejores restaurantes de cocina creativa. A disfrutar todos los días.

El recorrido comienza en pleno centro, en la Bodega Santa Cruz Las Columnas, donde se juntan tanto sevillanos como turistas en un agradable bullicio. También en el barrio de Santa Cruz se encuentran Las Teresas y Casa Román, dos clásicos de la hostelería sevillana. Los aliños tradicionales y las chacinas son algunas de las especialidades de Confundamento Abacería, y el jamón ibérico es el protagonista en Cinco Jotas. Para probar un buen atún, no hay mejor apuesta que la taberna La Sal y, ahora que ha llegado el frío, las contundentes recetas vascas que ofrece Orio también son una buena opción.

Puerta de Casa Román | Jesús Spínola

Puerta de Casa Román | Jesús Spínola

Los Corales, donde una de las estrellas de su cocina es el bacalao confitado a baja temperatura, La Taberna del Alabardero y El Rinconcillo, dos de los grandes clásicos de la hostelería sevillana, el Mirador de San Fernando o Arte & Solera, que tiene dos restaurantes, uno junto al río y otro en plena calle Zaragoza, son otros establecimientos que no cierran ningún día de la semana. Otras apuestas seguras son Casa Robles, muy cerca de la Catedral, y Catalina Casa de Comidas.

Imagen del salón del Mirador de San Fernando

Imagen del salón del Mirador de San Fernando

La céntrica Plaza de San Francisco alberga varios bares que no cierran sus puertas ningún día: El Traga, donde merece la pena probar su pluma ibérica en dos cocciones, y Miss Tem, un espacio dedicado a la gastronomía más actual. Muy cerca de allí se encuentran Seis, Ovejas Negras, Tradevo Centro y La Azotea, referentes en la cocina creativa sevillana. También hay que nombrar a El Pintón, cuyo interiorismo recupera el tradicional patio andaluz, a Torres & García, que ostenta la categoría Bib Gourmand de la Guía Michelín por su buena gastronomía a buen precio, y a ConTenedor, que basa su oferta en productos ecológicos.

El estilo de El Pintón recupera el tradicional patio andaluz

El estilo de El Pintón recupera el tradicional patio andaluz

Los coloristas platos de Lobo López, las recetas étnicas de Aníbal y las tapas caseras de La Monda forman parte, asimismo, de este particular recorrido, al igual que el flamenco y taurino bar de Jaime Alpresa y la cocina creativa de Papirusa. Y, para acompañar la comida de un entorno envidiable, hay que apuntar La Raza, en pleno Parque de María Luisa.

La Alameda

En la Alameda, una de las zonas más actuales, gastronómicamente hablando, de la ciudad, abren todos los días de la semana el Bar Antojo, La Gorda de Calatrava, El Disparate, el restaurante italiano Al Solito Posto, y Big Tavern.

Cruzando el puente, al principio de la calle Betis, La Primera del Puente da la posibilidad de probar sus famosas pavías todos los días de la semana, al igual que Río Grande lo hace con sus platos de calidad. El Guadalquivir es, también, el paisaje que enmarca los platos en María Trifulca.

Interior de La Gorda de Calatrava

Interior de La Gorda de Calatrava

Las Golondrinas, otro de los clásicos de Triana, y Alfarería 21, que pertenece a los mismos propietarios, la familia Arcas, forman parte de la ruta por el arrabal, al igual que Típico, un establecimiento que ha nacido para homenajear a la clásica barra.
Por otro lado, merece la pena visitar Mariscos Emilio, en Los Remedios, que tiene una de las mejores ensaladillas rusas de la ciudad, José Luis, en Plaza de Cuba, y Princi Pico, en pleno Parque de los Príncipes, perfecto para ir con niños sin importar de qué día de la semana que se trate.

Barrios con mucha vida

En el barrio de Nervión, una zona que tiene vida prácticamente las veinticuatro horas del día, son varios los establecimientos que no cierran de lunes a domingo, como Martín Blanco, estandarte de la cocina tradicional, Burro Canaglia, con una cocina italiana reinventada, o Casa Protasio, con sus conocidos guisos y caracoles. Muy cerca, en los alrededores de la estación de Santa Justa, Casa Paco El Buen Comer y Manolo Vázquez entran con honores en este peculiar recorrido gastronómico. El listado prosigue con La Bernarda y Albedrío, en Juan de Mata Carriazo, la «milla de oro» de San Bernardo, y Dculto, Velouté, Boga y Antípodas en La Buhaira.

Martín Blanco, en Nervión | Vanessa Gómez

Martín Blanco, en Nervión | Vanessa Gómez

Por su parte, en El Porvenir abren a diario La Escondida, donde se puede alargar la sobremesa, ya que también es un local de copas, Manolo León, con su oferta clásica que también se adapta a eventos, y La Antojería.

En la zona de la Macarena, el restaurante Torre de los Perdigones abre de lunes a domingo, y en Los Bermejales, hay que tener en cuenta Ignacio Vidal Tapas, Fuera de Carta y Sanbers. Este último introduce en su carta toques internacionales y cócteles que atraen a todo tipo de clientela.

kibo-jesuspinola

Kibo Gastro Club, en Sevilla Este | Jesús Spínola

El Bar Pino, en el barrio de Pino Montano, es otro de los establecimientos que atrae a propios y extraños todos los días. Y, en Sevilla Este, Kibo Gastro Club, donde la cocina creativa se combina con la carta de cócteles, el Bar Menta, con su famoso «serranito», y Aderezo Tapas, abren de lunes a domingo.