Reportaje

Claves para tapear antes de ir a las Noches en los Jardines del Alcázar

Por Rafa Sánchez,

Claves para tapear antes de ir a las Noches en los Jardines del Alcázar

Esta semana vuelve un referente musical de los veranos sevillanos: Las Noches en los Jardines del Real Alcázar de Sevilla. Desde el 27 de junio al 21 de septiembre, los jardines del Alcázar se convierten en un envidiable escenario en el que disfrutar de música antigua, clásica, flamenco o jazz. Música para todos los gustos a partir de este jueves.

Las Noches en los Jardines del Real Alcázar de Sevilla: ¿Dónde comer?

Y para todos los paladares, las propuestas de los negocios que viven y sirven en el entorno. El acceso a los conciertos es la Puerta de la Alcoba, en los Jardines de Murillo, y tomando la misma como referencia, GURMÉ Sevilla se aventura a hablar de lo que controla: la maestría de los bares y restaurantes de Sevilla. Esta ruta va por zonas:

Juan de Mata Carriazo

Dando un paseo de apenas cinco minutos se va de los Jardines de Murillo a la calle Juan de Mata Carriazo. Sólo hay que recorrer la Avenida de Cádiz, no tiene pérdida, para dar con la terraza de La Grulla y la apuesta por innovar con la tradición de Marcos Valcárcel: lasaña de ‘Changurro’, carpaccio de carne asada, roast beef de lomo de buey o el huevo a la turca son algunas de sus propuestas.

La Grulla en Sevilla

Interior de La Grulla

Compartiendo pared con La Grulla, otro destacado negocio de Juan de Mata Carriazo es Tradevo San Bernardo, un restaurante que encanta a los enamorados del pescado fresco. De las lonjas de Conil e Isla Cristina se nutre su cocina, que ellos mismos definen como sencilla, sincera y elegante. Y junto a Tradevo trabaja Albedrío, en el número 4 de la misma calle. Un comedor «de revista» donde todo se cuida con mimo, también los platos: ensalada de burrata con berenjenas asadas y salsa pesto, pastela de pollo con compota de manzana, el tartar de atún rojo con aguacate y mango

Cruzando el paso de cebra de la calle Bartolomé de Medina se da con los veladores de La Bernarda. Famosos los chipirones encebollados al Pedro Ximénez con panceta ibérica confitada y alioli de lima, la presa Ibérica a la parrilla, mayo de mostaza antigua y cogollo braseado o alguna de sus tablas. El último destacado de la calle es Alimentari, un negocio reciente especialmente recomendado para los enamorados de la cocina italiana, pues del país transalpino viene toda su materia prima, desde la harina de las pizzas y el pan hasta productos frescos como la burrata, mozzarella o la mortadela.

Alimentari, en Bartolomé de Medina, 21

Alimentari, en Bartolomé de Medina, 21

Santa Cruz

Para muchos, el barrio con más encanto de Sevilla al que se llega desde Los Jardines de Murillo cruzando la esquina del Paseo Catalina de Ribera con la calle Antonio el Bailarín. A 600 metros de la Puerta de la Alcoba se encuentra la Plaza de los Venerables, que da cobijo a un templo del jamón de la capital hispalense: Casa Román.

Casa Román

Patatas con huevos y jamón de Casa Román

Este centenario establecimiento -que esconde un coqueto comedor-, sirve un extraordinario queso de oveja, jamón ibérico de bellota o presa ibérica. Hay que probar sus huevos fritos con patatas con jamón -o con chorizo-. Y a dos minutos de esta plaza, en la calle Santa Teresa, se enclava Las Teresas. Un bar de siempre que nunca pasa de moda en el que también brillan los embutidos, así como los aliños, salazones y el bacalao con tomate.

Juzgados

Más cerca imposible. Justo en frente de la entrada a los conciertos, en los Juzgados se encuentra el Bar Rafa León. Una buena oportunidad para tomar pescado fresco de las costas de Huelva a base de tapas: boquerones en adobo, acedías, ensaladilla de gambas, atún con tomate, bacalao con tomate, pez espada a la roteña, huevos de choco… Y como estrellas, la ensaladilla de gambas y los boquerones abiertos sin espinas.

Tapas de Rafa León

Tapas de Rafa León

En esta zona, descuella también un establecimiento que comparte muro con el Real Alcázar: Oriza. Un excelso negocio con una propuesta de comida muy variada que denota también mucho apego por el pescado y los mariscos de las lonjas de Galicia, Huelva y el golfo de Cádiz. Ya en el Parque de María Luisa -que sigue siendo a dos pasos de nuestro punto de referencia-, espera La Raza, un negocio que no precisa de presentaciones. A probar, la cola de toro guisada con patatas panaderas o la ensalada de puntillitas fritas, naranjas, queso templado y vinagreta de miel.

Santa María La Blanca

A la última zona propuesta en estas líneas se accede recorriendo el Paseo Catalina de Ribera hasta la Puerta de la Carne. No son ni diez minutos a paso lento. Santa María La Blanca es la calle de La Mata, que arrancó nueva andadura a finales del año pasado en esta céntrica calle de la capital hispalense, donde trajo su carta de raciones y medias ideada para compartir. Por otra parte, Modesto Tapas, en la calle Cano y Cueto invitan a deleitar el paladar a base de almejas finas con gambas y setas silvestres, el brazuelo de cordero lechal asado o el foie de oca con mermelada de naranja sevillana.

Un plato de La Mata, en el centro de Sevilla

Un plato de La Mata, en el centro de Sevilla

Buenos platos, con un toque personal, y mejores vinos ofrecen en la Vinería de San Telmo, en el Paseo de Catalina de Ribera, 4. Y por último, una sugerencia para los que quieran picar algo rápido o comer un sándwich: Filo, en Hernando Colón, 19, que se definen a sí mismos como la «sandwichería más pija y más cool de Sevilla».

Filo, ideal para comer algo rápido

Filo, ideal para comer algo rápido