Reportaje

¿Dónde cargar las pilas con una buena tostada después de la Madrugá?

Por Macarena Torres Gómez,

Y finalmente llegó la Madrugá a los gitanos. La Madrugá de las bullas, la de los ojos clavados de un saetero al Gran Poder. La de la oración del Silencio en la calle. La que hace que sea un Calvario esperarla y la que llora de emoción en Triana. Madrugá que desde hace más de seis siglos reparte Esperanza en Sevilla.

Tras una noche intensa, y una mañana que nadie quiere que acabe, el broche de oro lo pone el irnos a casa con los deberes hechos. Cansados, con el estómago lleno, pero también el alma. Por eso en GURMÉ os dejamos algunos sitios -para el que guarda vigilia y para el que no- donde recibir el Viernes Santo desde antes de que amanezca.

Centro

A las 6 de la mañana comienza la jornada en el centro de la capital. A esas horas,  El Spala pone a punto sus churros de papa y las primeras enteras con café ‘bien cargaito’ salen listas desde el Bar La Escaloná en la Alfalfa. Si nos encontramos entre la calle Francos y el Salvador, decididos a ver La Macarena justo antes de que amanezca, debemos tener en cuenta Luca’s City Bar. Este establecimiento nos recibirá con todo tipo de desayunos, desde el clásico andaluz, al ‘breakfast’ con salchichas, huevos, bacon y judías.

Tostada zumo natural y café del Spala

Tostada zumo natural y café del Spala

Tras las setas, en la calle José Gestoso el Bar “Er Tito”, nos espera con sus veintiún variedades de tostadas y churros por ser Viernes Santo. En la calle Regina se encuentra La Crème de La Crème, ideal para darnos un homenaje a la francesa con sus famosas tartas, crèpes o probando su gallete de trigo negro. No mucho más tarde, en torno a las 7 de la mañana, Paco del Bar Stratos, empieza a servir desayunos a mansalva en las inmediaciones de El Salvador.

Dulces de la Crème de La Crème

Desayunos en la Crème de La Créme

Y una vez que los luceros del alba se despiden un año más de la noche más mágica del año, podemos dirigirnos a La Campana convencidos de que sus torrijas, en Viernes Santo, saben mejor. La Flor de mi viña, de la calle José Velilla, da comienzo a su servicio de desayuno pasadas las 8 de la mañana, perfecto para tomarnos un descanso si venimos de ver la entrada del Gran Poder en su Basílica o al Calvario en La Magdalena.

Torrijas de La Campana

Torrijas de La Campana

A las 8.30 de la mañana, para todos aquellos que pongan rumbo a La Macarena, en la calle Regina, 14, pueden repostar La Cacharrería, donde nos ofrecen desde un buen bol de cereales a bollería casera, y por supuesto tostadas, batidos y zumos naturales ¡para cargar bien las pilas!

Desayuno en La Cacharrería

Desayuno en La Cacharrería

En Cupcakes and Go, situado en Puerta Osario reinan, como su nombre indica, las magdalenas, dulces y pasteles, que podemos tomarnos o llevárnoslos puestos como quien dice. Este establecimiento, está a un calle del Santuario del Señor de la Salud y no cierra en toda la noche. Perfecto si queremos seguir la pista de entrada o la salida de la Hermandad de Los Gitanos.

Macarena

Solo quien lo vive sabe lo que sucede tras las murallas que rematan el arco de la Macarena. Cuando el sol despunta, y la Hermandad vuelve a su Basílica ya va siendo hora de reponer fuerzas. Si nos situamos frente a la Basílica, y nos dirigimos a la derecha hacia Torneo nos topamos con La Cafetería Horno Macarena que sirve al público, la mañana del Viernes Santo con más ilusión que nunca.

Barra de la Tostaíta Veloz

Barra de la Tostaíta Veloz

Por su parte, El Bar Plata que comienza sus servicios a las 6 y media de la mañana, ofrece sus dulces, churros y tostadas con las mejores vistas del barrio macareno. Otra opción es pasarnos por la calle Correidura. Allí La Tostaíta Veloz hace honores a su nombre, sirviendo más de 500 tostadas esa mañana.

Churros del Bar Plata

Churros del Bar Plata

Aunque durante toda la noche tenemos la opción de pasar por El Trini, el mítico bar del barrio que está abierto 24 horas sirviendo café y tostadas.En plena Ronda de Capuchinos se encuentra la Estación de Servicios que arranca los desayunos a las 4.00 de la mañana. Su gran especialidad es el café, zumo de naranja y tostada con aceite y jamón. Asimismo, tienen una buena variedad de patés, sobrasada, crema de York, zurrapa de lomo y zurrapa blanca.

Tostada del Horno de la Macarena

Tostada del Horno de la Macarena

Si queremos seguir la vuelta de Nuestro Padre Jesús de la Sentencia y la Macarena por la calle Feria hay dos sitios en los que podemos hacerlo en condiciones. Desde el Algabeño en la calle Arrayán nos han confirmado que si normalmente hay ambiente, en la del Viernes Santo se montan “unas tremendas”.

Triana

El regreso en su barrio de Nuestro Padre Jesús de las Tres Caídas y la Esperanza de Triana, es una de las estampas más emblemáticas de toda la Semana Santa de Sevilla. Antes de que amanezca ya hay bares sirviendo desayunos por todo el barrio.

Tostada del Bar La Estrellita

Tostada del Bar La Estrellita

Comenzando por La Estrellita en San Jacinto, primera en estrenar Triana y preparada para abastecer a los más madrugadores y a los que se han pasado la noche en vela. El Bar Altozano, le sigue desde las 6 y media de la mañana, cuando se abre la beda de cafés y tostadas que a más de uno resucitan aun siendo Viernes Santo.

Tostadas de Casa Martín con tortilla de jamón de York y zumo

Tostadas de Casa Martín con tortilla de jamón de York y zumo

Ronda Triana es otro sitio idóneo para desayunar libre de bullas. Antes de buscar la Esperanza por los recovecos del barrio podemos pasarnos por Casa Martín, en la esquina con calle Castilla. Abierto desde las 8 de la mañana, desde este establecimiento nos recomiendan probar su tostada de tortilla con zumo de naranja natural, y a los dulceros sus torrijas de chocolate o de crema. En Casa Ricardo, en el número 6 de la ronda, no faltan a la cita de los churros con chocolate recién hechos ni a sus más de quince variedades de tostadas.

Desayunos en Bravo

Desayunos en Bravo

En la calle San Jacinto se encuentra Bravo, en el número 66, y sirven sus desayunos a partir de las siete. En este bar destacan sobre todo sus variedades de panes, sus tostadas de aguacate, sus dulces, batidos naturales… de hecho aseguran tener la receta perfecta para desayunar como un rey. Cierra este repaso el Bar La Cinta, como no podía ser de otra manera, en la calle Pureza. Un bar sencillo en el que dar por finalizada entre bostezos la madrugá trianera antes de que su Esperanza vuelva a su capilla.