Lista

¿Dónde tapear cerca de las cofradías del Martes Santo?

Por Rafa Sánchez,

¡Vamos a comernos el Martes Santo, que el tiempo acompaña y el ambiente es inmejorable! Los barillitas de GURMÉ centramos las líneas en lo que dominamos, la manduca, por lo que seguimos la Semana Santa de Sevilla 2019 con esta guía práctica que os acompaña desde el Domingo de Ramos. ¿Quieres saber dónde tomar algo cerca de los templos? ¡Vamos con la lista!

San Esteban

En el Barrio de San Bartolomé e inmediaciones hay cantidad de negocios recomendables. Para GURMÉ, un imprescindible es Becerrita, con su cocina andaluza y sevillana servida con el mejor de los tratos en la calle Recaredo, 9. Otro negocio potente que no defrauda es El Traga -calle Águilas-, con platos y tapas de autor, ni Los Rincones del Marqués. Guisos marineros, carnes y pescados en el Palacio de Villapanes.

Presa ibérica con mostaza crujiente de Becerrita

Presa ibérica con mostaza crujiente de Becerrita

Le Grand Bistro, en la Plaza de la Alfalfa, ofrece especialidades delicadas como el solomillo Wellington, el costillar ibérico glaseado a la cerveza negra o el Tomahawk, un chuletón de vaca retinta con chimichurri. No podía faltar aquí Bache San Pedro, el negocio de Alejandro Alcántara. Cocina de raíz andaluza y muy arraigada a Cádiz.

Imagen de Le Grand Bistro

Imagen del interior de Le Grand Bistro

El Cerro

Recomendado probar el Bar Zapico -calle Tomás Pérez, 48-, un bar de los de tiza y pizarra donde no hay que dejar de probar el menudo de ternera, la exquisita cola de toro o los serranitos. Otro que no decepciona es Tío Curro, en el 78 de la calle Tarragona. Choricitos criollos, choripanes, secretos y bartolitos, entre otras tapas.

Tapa del Bar Zapico

Tapa del Bar Zapico

Y en Puerto del Suspiro, Bar Mariscal. Cocina cuidada, buenas presentaciones, precios asequibles y cerveza muy fría. A pedir de boca.

La Candelaria

Cerca de La Iglesia de San Nicolás despliega sus artes culinarias Aníbal -Calle Madre de Dios, 8-. Un restaurante sevillano que juega en cocina con sabores de todo el mundo y con una carta de vino con medio centenar de referencias. En Alcaicería de la Loza, se puede comer en Sal Gorda, cuya carta cambia constantemente y para aquellos a los que les tira más lo clásico, en Modesto -Calle Cano y Cueto, 5- encontrarán las alcachofas, la cazuela Tío Diego, la fritura, el bacalao o las tortillitas de camarones.

Un plato de Sal Gorda

Un plato de Sal Gorda

Ya en Paseo de Catalina de Ribera, se encuentra Vinería San Telmo -buena carta de vinos y platos interesantes-, y en Santa María la Blanca, se recomienda probar las míticas albóndigas de chocos de El 3 de Oro.

Si gusta compartir, en La Mata -Puerta de la Carne- crean ambientes relajados donde lo primordial sea compartir, por eso su carta se compone de raciones y medias. Por su parte, en Filo invita a comer a base de sandwiches, zumos naturales, y ensaladas en Los jardines de Murillo.

Albóndigas de choco de El 3 de Oro

Albóndigas de choco de El 3 de Oro

San Benito

Cerca de Luis Montoto, GURMÉ propone acercarse a Parpatana -Plaza Sacrificio-, que trabaja todas las partes del atún rojo, así como a Abacería Antípodas, donde se puede pedir Guisos, arroces y mariscos o la  mini-hamburguesa de venado. Diferente es la oferta culinaria de Raíces -Juan de Zoyas, 5-, que sabe a Perú, especialistas en ceviches. Otro recomendado de la zona: Tribeca, donde los hermanos Pedro y Eduardo G. Rodríguez ofrecen una gastronomía de mercado, reinterpretada y con toques de autor.

Interior del Restaurante Tribeca

Interior del Restaurante Tribeca

En Chaves Nogales, se enclava Le Tire-Bouchon, un bistro con un imponente sello francés, y en el 27 de la avenida de la Buhaira, D Culto: gambas, pescados, ostras y un servicio envidiable. Casa Batato se ha hecho fuerte en la Buhaira, como lo hiciera ya en Umbrete, y otro recomendado es el recientemente inaugurado La Grazia, un italiano con una carta completamente transalpina enclavado en Eduardo Dato.

pasta-restaurante-la-grazia

Un plato de pasta de La Grazia

La relación en esta zona continúa con la terraza y las recetas innovadoras y de fusión de Velouté -Avenida de la Buhaira, 23- y pone el broche con Depikofino. Croquetas de chorizo ibérico, flor de alcachofa con anguila ahumada y pestiño crujiente de gambón y queso, chop suey de pez espada y mucho más en Eduardo Dato, 29.

Dulce Nombre

Estando en el Barrio de San Lorenzo, las opciones son muchas y de calidad. Para empezar, La Azotea con su cocina de producto, de buen material en pescados y mariscos puesta en mesa con un servicio sobresaliente, y a pocos pasos, Casa Ricardo. ¿Algún cofrade que no conozca este templo de la croqueta?

Croquetas de Casa Ricardo

Croquetas de Casa Ricardo

Continuando con los sabores tradicionales, en la Calle Teodosio, 53 se puede probar la propuesta de respeto a la cocina de las madres y abuelas de La Antigua Abacería de San Lorenzo, o hacer parada en Eslava, que atesora la barra más concurrida de Sevilla. ¿Más recomendados en la zona? Y tanto. Az-Zait en la Plaza de San Lorenzo, con su juego entre recetas tradicionales y cocina internacional, y Edición Limitada Espacio Gastronómico: alta cocina, producto de calidad y opciones vegetarianas y veganas.

Sopa de tomate de la Antigua Abacería de San Lorenzo

Sopa de tomate de la Antigua Abacería de San Lorenzo

Los Javieres

El entorno de la peculiar Alameda de Hércules da la oportunidad de disfrutar de la cocina italiana de calidad de Al Solito Posto, con pizzas como la Bufalina con mozzarella de búfala, tomate fresco y albahaca o la Boscaiola con tomate, mozzarella de búfala y boletus. O de acercarse a El Disparate, la versión más canalla y enfocada al tapeo de El Gallinero de Sandra.

Si lo que se quiere es disfrutar de la tradición, en un entorno apropiado para ello, -y disfrutar de un espectacular bacalao frito-, en Palacios Malaver se encuentra Bodega Mateo Ruiz. Nada que ver con Bananna Food Concept, en la calle Calatrava. Desde ceviches y pan bao, hasta los tradicionales huevos fritos con patatas, eso sí, a todo le dan una vuelta.

Imagen del bacalao frito de Bodega Mateo Ruiz

Bacalao de Bodega Mateo Ruiz

Y dos más para terminar con la relación. Antojo, en la misma calle Calatrava, que abarca desde los guisos tradicionales a la cocina más en tendencia -incluso una carta Burguer Gourmet- y Carniborea, un imprescindible del centro para enamorados de las carnes a la brasa.

Fachada de Carniborea

Fachada de Carniborea

Los Estudiantes

Estando a pocos metros de los Juzgados, se presenta una gran oportunidad para disfrutar de las viandas que cuida y sirve Rafa León. Pescado y mariscos de calidad de las costas de Huelva, no hay que dejar de probar la ensaladilla de gambas ni los boquerones abiertos sin espinas. Otro negocio que no necesita presentación de la zona es Restaurante Oriza: pescados de La lonja de Galicia, Huelva y el golfo de Cádiz entre los muros de una mansión de los años 20.

En el número 1 del Prado de San Sebastián, Restaurante Ispal apuesta por los productos y sabores sevillanos, mientras que Baco Borbolla, en el 12 de la avenida de la Borbolla, dominan el bacalao, que elaboran frito, encroquetado, en tortillita, en pavía, en revuelto… Para los que quieran gastronomía de primer nivel inmerso en pleno parque de María Luisa, se puede sentar en el emblemático La Raza y tomar la cola de toro guisada con patatas panaderas o la ensalada de puntillitas fritas, naranjas, queso templado y vinagreta de miel.

Tapas de Rafa León

Tapas de Rafa León

Para quien quiera comer como en casa, pero en plena avenida de Cádiz, el Bar Sevilla-Cádiz sirve tapas de siempre con la simpatía y hospitalidad que caracteriza a Antonio. Y si de simpatía va la cosa -y de deleitar paladares, también puede uno acercarse a La Grulla, en Juan de Mata Carriazo, y probar la pasta salteada con setas, la lasaña de ‘Changurro’, el carpaccio de carne asada, el roast beef de lomo de buey, el atún macerado o el huevo a la turca.

De una terraza envidiable presume Tradevo San Bernardo -Calle Juan de Mata Carriazo, 6-, cuyas especialidades son las frituras en aceite de oliva y con harinas ecológicas. Por su parte, Gorki tira de tapeo gourmet de calidad en Almirante Lobo y, en la misma calle, Uno de Delicias aúna sabores tradicionales tradicionales fusionados ligeramente con cocina internacional.

La Grulla en Sevilla

Interior de La Grulla

De vuelta a la calle Juan de Mata Carriazo, cabe destacar la propuesta culinaria de La Bernarda y su ambiente vintage. Por último, se puede catar Albedrío, con su pastela de pollo con compota de manzana, el tartar de atún rojo con aguacate y mango, y el salmón marinado con salsa tártara.

Santa Cruz

De la Parroquia de Santa Cruz partirá la cruz de guía sobre las 20:00, con lo que las recomendaciones se hacen con las miras puestas en la cena. Recomendado desde estas líneas enamoradas de las tapas hacer una pausa en Las Teresas, y probar el jamón, el queso, sus aliños o bocados de vigilia. También en Casa Román -Plaza de los Venerables- donde sirven unos sugerentes huevos fritos con patatas y jamón.

Casa Román

Patatas con huevos y jamón de Casa Román

Más reciente es La Monda, en la calle Don Remondo, 1, que sirve tapas y platos para compartir de salmorejo, pescados de la lonja, carnes ibéricas y arroces. En la calle Alemanes, 23, Gusto apuesta por la  fusión de cocinas que asocia la cocina española con las artes culinarias del resto de Europa, y Mamá Bistro hace lo propio con las cocinas de Francia, Italia y España.

Poco en común con Restaurante Señorío -Placentines, 9- y su homenaje al cerdo ibérico de bellota. Por supuesto, esta relación de recomendados no podía cerrar con otro restaurante que La Azotea de Mateos Gago. Sobran las presentaciones.

Restaurante Señorío

Restaurante Señorío