Lista

¿Dónde tapear cerca de las cofradías del Domingo de Ramos?

Por Rafa Sánchez,

¿Termina la lluvia esta semana? En GURMÉ cruzamos los dedos para que el agua quede aquí y los sevillanos disfruten de un Domingo de Ramos y una Semana Santa de 2019 espléndida. Y para aportar nuestro granito de arena a los enamorados de la caña y la tapa en este día tan especial para la capital hispalense, hemos vuelto a trabajar la ya clásica guía práctica para tomar algo el Domingo de Ramos cerca de los templos. El listado es amplio, con lo que se recomienda pinchar en los enlaces para conocer todos los detalles de cada establecimiento. ¡Vamos por partes!

La Borriquita y El Amor

El siempre acogedor ambiente de la Plaza del Salvador se dispara el Domingo de Ramos y sus negocios reciben a los clientes con las cocinas a toda máquina. Imprescindible de esta plaza la ensaladilla de La Alicantina -que mantiene su receta de siempre-, así como las gambas al ajillo o los champiñones a la plancha y el marisco. También merecen mucho la pena las cercanas propuestas de Entrecárceles y de Los Corales, que ha presentado recientemente su nueva carta con platos como los guisantes lágrima con huevo y trufa o mejillones thai al curry rojo, o el lomo argentino con patatas asadas.

El interior del Restaurante Los Corales

El interior del Restaurante Los Corales

En la Plaza del Pan se enclava otro recomendado: Bar Europa, un clásico que siempre busca innovar, y en el 17 de la calle Herbolarios, un negocio que encanta a los enamorados de los sabores de toda la vida: Bar Kiko y su pisto casero, sangre con tomate, pinchito, lomo a la plancha… Nada que ver con la carta de Sal Gorda, en la Alfalfa, un restaurante de tapas modernas y cervezas artesanas.

Una tapa de espinacas con garbanzos del Bar Kiko en Sevilla

Tapa de espinacas con garbanzos del Bar Kiko

Ya en el 22 de la calle Huelva, Taberna del Almirante destaca por sus carnes de Cádiz y Huelva, pescados de la costa, atún rojo del estrecho y la oferta de vinos; y Tradevo Centro por aunar tradición e innovación -concepto culinario que le da nombre- con mucho respeto al producto. Cabe uno más antes de saltar al próximo templo: Buentrago es el establecimiento ideal para disfrutar de un buen salchichón en tacos, jamón, montaditos y laterío variado.

Jesús Despojado

Cerca de la Plaza de Molviedro, hay importantes casas de comidas sevillanas como la Taberna del Alabardero, que presume de cocina cocina vasco-andaluza modernizada, clásica y con toques actuales. Casi nada. También la Bodeguita Antonio Romero de la calle Gamazo, con su inconfundible piripi o reconocida ‘pringá’, o Castizo, en el número 6 de la calle Zaragoza, cuya carta abarca desde picoteo frío hasta montaditos, frituras o ‘platos castizos’ como las gambas al ajillo o los huevos estrellados con patatas, jamón y pimientos del padrón.

El famoso Piripi de Bodeguita Antonio Romero

Montadito de Bodeguita Antonio Romero

En la calle Zaragoza hace y muy bien los deberes El Quinqué, especialista en carnes a la brasa y arroces. A pocos pasos, se encuentra La Azotea, una firma que lleva diez años en lo más alto de la gastronomía sevillana.

Para quien quiera un almuerzo a base de Cruzcampo fría, montaditos y tapas clásicas, abre Bodeguita Cerrillo en la calle Madrid, así como La Flor del Toranzo y su popular montadito de anchoas y leche condensada. La relación continúa con la pasión por el cerdo ibérico de Cinco Jotas, en el número 1 de la calle Castelar y termina en en 26 de la misma calle, en el Restaurante María Luisa del Hotel Mercer. Un negocio con una carta corta pero cuidada, recetas tradicionales con giro propio, basadas en productos locales.

Emparedados de La Flor del Toranzo

Emparedados de La Flor del Toranzo

La Paz

Cerca de La Paz, esperan los bares de un barrio que tiene mucho que decir sobre fuegos y cucharas. En El Porvenir, concretamente en su mercado, se pueden degustar los sabrosos arroces de Otaola, las conservas, chacinas y montaditos de Casa Palacios o los bocados tradicionales de La Auténtica.

En el número 14 de la calle Progreso, se pueden probar las carnes a la parrilla de Leña al Lomo, y en la esquina entre la calle Progreso y Felipe II, Estragón y el negocio del mismo equipo, Plato Plató, que sirve su ensaladilla, croquetas de setas y gorgonzola, chipirón o el risotto. Por su parte, Soravito apuesta por tapas de origen mediterráneo, toques franceses, asiáticos y mexicanos.

Interior de Leña al Lomo

Interior de Leña al Lomo

En Ignacio Vidal, en el 27 de la calle Progreso se recomiendan probar platos como el carpaccio de gambas con virutas de foie, tataki de atún con salsa de soja, milhojas de queso de cabra a la plancha con foie y manzana caramelizada, mientras que en L’Inspiration bistro se invita a sorprender al paladar con un huevo L’Inspiration  -huevo poché, crema de jamón, parmentier trufada y chicharrón o con las alcachofas con mahonesa de parmesano. Por último, recomendada la parada en Sobretablas, con una cocina andaluza con tendencias culinarias de la alta gastronomía española e internacional tan cuidada como su carta de vinos.

Restaurante Sobretablas en Sevilla

Un plato de Sobretablas

La Cena

En las inmediaciones de la Iglesia de los Terceros se sugiere, como no, hacer parada en El Rinconcillo para probar o volver a tomar tapas tan acertadas en una semana tan especial como las espinacas con garbanzos, las pavías o el bacalao con tomate. En la misma línea tradicional trabaja la cocina de Los Claveles, en la calle Capataz Manuel Santiago.

Tapas tradicionales en El Rinconcillo

Tapas tradicionales en El Rinconcillo

Diferente es la propuesta culinaria de Lama La Uva al Sol, un reciente espacio en el que los vinos comparten protagonismo con las recetas del chef italiano Mateo del Greco; y la de La Huerta 9, ideal para los que prefieren la verdura. Por último, cabe recomendar La Carpintería, en la calle Bustos Tavera, 13, un negocio que sirve tapas del corte de pan de pueblo con sardinas y hummus de albahaca, morcilla de calabaza, queso Payoyo acompañado con mermelada y embutidos ibéricos.

Recetas atrevidas en Lama La Uva al Sol

Recetas atrevidas en Lama La Uva al Sol

La Hiniesta

Cerca de la Iglesia de San Julián se pueden probar las célebres hamburguesas del Bar Mega -como su demandada «Hamburguesa Jack Daniel’s»-, o el pescadito frito -boquerón, adobo o el choco- de La Pastora o el Bar San Julián, a dos pasos, en la calle San Hermenegildo.

Hamburguesa del Bar Mega

Hamburguesa del Bar Mega

En las proximidades también se puede tomar algo en el Bar Hiniesta, con sus comidasclásicas y ambiente familiar, o en El Pelícano, en la plaza de la que toma el nombre. Tapas generosas y precios ajustados.

San Roque

La lista arranca con Becerrita, y sus recetas tradicionales como las croquetas de cola de toro, la presa ibérica de bellota con mostaza crujiente o la ensaladilla de gambas. Continúa con Entre dos Hermandades, donde destacan la carrillada, el solomillo al güisqui o el bacalao -sobresale el jamón que sirven también con patatas y huevos-. En LaTabarra, en el número 7 de la calle Recaredo, se pueden degustar tapas curiosas como la tortilla trufada, los langostinos con ajetes o el bacalao con gratén de alioli y nido de puerros.

Presa ibérica con mostaza crujiente de Becerrita

Presa ibérica con mostaza crujiente de Becerrita

Nada que ver con Da Pino, un «italiano a la sevillana», como lo definió Pantagruel en su crítica. Ni con Milongas, donde apuestan por las parrilladas, o empanadas criollas. Quienes busquen platos y productos de la mejor cocina catalana, vasca o andaluza los encontraran en Catalina Casa de Comidas, en la plaza Jerónimo de Córdoba; y para los que quieran algo más ligero, a dos pasos está el sevillanísimo y cofrade Casa Eme. «Eso es así».

Terraza de Casa Eme | Foto: Macarena Torresz

Terraza de Casa Eme

La Estrella

Buenas viandas esperan en Triana. Uno puede hacer parada en Blanca Paloma, en San Jacinto, 49, su ubicación original, y tomar los bocaditos de mejillones, las berenjenas rellenas de gambas, los boquerones al limón o las patatas aliñadas con melva. En pleno mercado, una novedad que apunta alto: El Loco de Sanlúcar, especialista en guisos marineros, arroces, pescados y mariscos.

El Loco de Sanlúcar en Sevilla

El Loco de Sanlúcar, en el Mercado

En Antillano Campos, Las Golondrinas destaca por sus aliños, adobos, caballitos de jamón y los chipirones, mientras que Restaurante Alboroque ofrece recetas con buen producto y cuidada elaboración en Pagés del Corro, 107.

Otra novedad que lleva pocos meses funcionando pero que bien merece la pena catar es Clochard, una abacería con mortadela siciliana, una gran selección de ibéricos, patés y conservas, entre otras ricuras. Asimismo, merece su lugar en esta lista Almares, el restaurante que Victoria 8 gestiona en el Hotel Zenit, y El Sella, cocina asturiana y andaluza en el número 4 de la calle Pureza. Tortos con picadillo, el cachopo, los quesos asturianos, la sidra, carnes, etc.

restaurante-sella-sevilla-1

Carta de Restaurante El Sella

Amargura

San Juan de la Palma tiene a dos pasos la calle Regina, con cantidad de opciones para tapear. GURMÉ recomienda La Plazoleta -y su envidiable terraza-, y Dueñas -calle Gerona, 3-. Famosas son sus albóndigas y los platos de cuchara como las espinacas con garbanzos.

Burro Canaglia en las Setas, centro de Sevilla

Especialidades de Burro Canaglia en las Setas

También se puede probar Salsamento, que hace una apuesta decidida por las conservas hispano-lusas, o una novedad en la Plaza de la Encarnación: Burro Canaglia Setas. El exitoso negocio de Luis Montoto aterriza en el centro con una carta renovada que aporta un toque oriental a las propuestas.

Si se prefiere tirar de serranitos, no hay que perderse el bar San Juan de la Palma, y quien quiera sentarse y degustar los mejores sabores de Cádiz, Bache San Pedro embruja paladares, recientemente incluso el de Barack Obama.

bache-san-pedro-3

Interior de Bache San Pedro