Entrevista

José Manuel y Francisco Jesús Domínguez, de Ortiguillas El Feriante, «No se venden frescas, sino vivas»

Por Luis Ybarra Ramírez,

José Manuel y Francisco Jesús Domínguez, de Ortiguillas El Feriante, «No se venden frescas, sino vivas»

José «El Feriante» recorrió los pueblos de toda Andalucía con un puesto de pescado para pregonar el mar que le faltaba a La Algaba. Vivió en Chipiona, donde conoció el mercado de las ortiguillas, y hoy son sus nietos José Manuel y Francisco Jesús quienes llevan las cajas llenas de esta delicia andaluza. No se vende fresca, sino viva. Tiene tatuado los versos de Alberti en sus tentáculos y conquista a quien se la lleva a la boca, porque casi no cabe tanto océano en el espacio que ocupa. José Manuel, el mayor, responde a nuestras preguntas.

—¿Por qué el nombre de El Feriante?

—Así se llama nuestro abuelo: José Domínguez «El Feriante». Él vendía pescado por las ferias de los pueblos y, en los años 90, comenzó con esto de las ortiguillas. Al principio no era un alimento legislado, después sí. Entonces se constituyó como empresa. Él nos lo ha enseñado todo.

—¿Cuándo comienzan en el negocio?

—Mi hermano y yo hemos estado siempre ayudando al abuelo en lo que podíamos y él nos daba una propinilla. Cuando tuvimos edad de trabajar y ya habíamos cursado la Educación Secundaria Obligatoria, nos metimos de lleno en la empresa. Nos encanta el trabajo y estamos muy orgullosos de todo lo que hemos conseguido. De los clientes que hemos mantenido y los nuevos que hemos hecho.

—¿Con qué restaurantes trabajan?

—La mayoría de los bares y restaurantes que tienen ortiguillas en Sevilla son clientes nuestros. El Espigón, Casa Robles, La Moneda o Ignacio Vidal son algunos de ellos. Además, cuando nosotros empezamos a trabajar, ya conocíamos de sobra a todos gracias a nuestro abuelo. Con algunos incluso tenemos mucha amistad.

ortiguillas-r

—¿Cuándo es la temporada de las ortiguillas?

—Nosotros tenemos ortiguillas todo el año, pero la veda es en los meses de enero y febrero.

—¿Dónde se cogen?

—Las hay en distintos puntos de España y Andalucía, pero en realidad donde son más típicas en Cádiz. Si queremos ser concretos, en Chipiona. En Málaga, en la zona del Delta del Ebro y en otros puntos también se cogen. Nosotros tenemos nuestros propios buzos.

—¿Venden más ortiguillas frescas o congeladas?

—No se venden frescas, se venden vivas. Por tanto, a los restaurantes de la zona se las damos así, en bolsas. A los restaurantes de fuera de Andalucía y de España, se las enviamos congeladas, no puede ser de otra manera. Aunque sí son de gran calidad y encantan en el extranjero.

—¿Se conocen fuera de España?

—Se están empezando a conocer y están muy valoradas. En Francia, por ejemplo, hace años era casi imposible encontrar ortiguillas. Ahora están en algunos restaurantes y se les considera una delicatessen. Bueno, es que lo son, ¿no?