Reportaje

Llegan los días dorados de las terrazas sevillanas

Por GURMÉ,

Después de los días de lluvia y fresco que ha traído el mes de abril los establecimientos sevillanos se preparan para su etapa álgida, días en los que se puede disfrutar de la calle a cualquier hora antes de que el calor estival haga su aparición. Durante estos meses previos al verano cualquier momento del día parece bueno para disfrutar del aire libre y los establecimientos hispalenses bien lo saben.

Hacemos un repaso por las terrazas más emblemáticas, tanto las que llevan décadas deleitando al público en rincones llenos de encanto como las que se han sumado en los últimos meses. Estas terrazas están repartidas por toda la ciudad y las hay para todos los gustos, desde la urbana recóndita que vigila las calles desde las alturas hasta las que se funden con la naturaleza y las que reinan en pleno bullicio, sin dejar atrás otras propuestas no menos interesantes como las ventas o los mercados.

Centro

La monumentalidad del casco histórico se asimila mejor si se observa desde alguna de las muchas terrazas que salpican la parte más antigua de la ciudad. La Alicantina, por ejemplo, permite integrarse en la grandeza de la plaza del Salvador al tiempo que se calma la sed con una cerveza bien fría y se da buena cuenta de sus gambas al ajillo, sus champiñones a la plancha o su citada ensaladilla. En la plaza San Francisco se ha sumado este año El Traga, que abrió para repetir la fórmula del establecimiento de la calle Águilas. En este, sin embargo, comparten solo algunas recetas de su carta de siempre y han apostado por recetas más andaluzas. Justo al lado Miss Tem es otra de las novedades, una cocina de base mediterránea con claras influencias de las últimas tendencias internacionales. No lejos de allí, la Terraza Gourmet Experience de El Corte Inglés es ya toda una institución en el mundo de las terrazas sevillanas.

Terraza de la Alicantina en el Salvador| Foto: Macarena Torres

Terraza de la Alicantina en el Salvador| Foto: Macarena Torres

La terraza del Hotel Fernando III, en la calle San José, ofrece unas magníficas vistas de la Giralda en un ambiente íntimo, y en ella se pueden tomar viandas como ibéricos y queso viejo hasta ensaladas, ceviche de merluza, ajoblanco, cola de toro o tataki de presa ibérica hasta espinacas con garbanzos y merluza con alubias.
Más integradas en el bullicio de la ciudad están otras como la de Casa Román, donde el protagonista indiscutible es el buen jamón; o la de Oriza, una ventana donde saborear el trasiego a pie de la ciudad (sin olvidar el de las bicis y el Metrocentro). En su cocina nunca falta
el pescado y la carne de primera calidad, así como el marisco fresco, la ensaladilla de gambas o las patatas aliñadas a la Sanluqueña con melva canutera.

Terraza del Restaurante Señorío

Terraza del Restaurante Señorío

A los mismos pies de la Giralda se encuentra una de las novedades de este año, Restaurante Señorío, que ofrece una carta a base de ibéricos y tiene una pequeña terraza donde se contempla todo el trasiego del corazón de la ciudad, y muy cerca de allí el Restaurante Gusto trabaja una fusión de cocinas que asocia la gastronomía española con las artes culinarias del resto de Europa. A la orilla del Guadalquivir nos topamos un pub irlandés que bien merece una visita: O’Neill’s, que cuenta con una envidiable terraza donde el sol es un invitado habitual.

Alameda-Feria-Macarena

Ahora bien, si hay una zona de la ciudad enfocada a la gastronomía al aire libre es sin duda la Alameda y su entorno, un referente de la cocina de vanguardia cuyas terrazas son todo un reclamo tanto para los turistas como para el público autóctono. Se podían citar decenas de ellas, pero nos centraremos en El Gallinero de Sandra, que ha convertido un oscuro callejón en una agradable terraza semicerrada por celosías y jardineras, un establecimiento que acaba de ser galardonado con su primer Sol Repsol.

Terraza del Gallinero de Sandra

Terraza del Gallinero de Sandra

Casa Paco y Mano de Santo están en la propia plaza y son una de las muchas opciones que hay en este entorno para dejarse llevar por el fresquito de la noche y entregarse al ambiente moderno que impera en la zona. El primero de ellos trabaja de manera especial las verduras y hortalizas mientras que el segundo es una taquería que sirve comida y coctelería 100% mexicanas. También El Disparate se asoma a la Alameda con una cocina desenfadada y divertida.

Los amantes de la carne pueden parar en Carniborea, un auténtico homenaje para los aficionados a la gastronomía que cuenta con terraza misma plaza.

Fachada de Carniborea

Fachada de Carniborea

Otra de las terrazas más populares de este entorno es la de la Torre de los Perdigones, donde además de buena cocina, se puede disfrutar de música en directo durante las noches del fin de semana. Cerca de allí, Arte&Solera brinda una experiencia gastronómica totalmente
innovadora con recetas sorprendentes como su gazpacho de mango o el mango con espuma de patata.

La terraza de Torre de los perdigones

La terraza de Torre de los perdigones

Es impensable concluir sin citar una de las terrazas por definición de la noche sevillana, como es La Pastora, ubicada en plena Ronda Histórica. Su suelo de albero, su olor a pescaíto frito y el encanto de los cartuchos de papel en el que llegan todas sus viandas son motivos más que de sobra para hacerles una visita.

El Porvenir-Prado de San Sebastián

Los barrios de El Porvenir y El Prado de San Sebastián han experimentado una espectacular evolución gastronómica en los últimos años que se ha fusionado con la oferta tradicional que ya existía. Ispal, del Grupo La Raza, es una de las opciones recomendables, un espacio en el que se puede tomar cocina sevillana con producto kilómetro cero acertadamente interpretado por su chef Antonio R. Bort.
Otro de los vergeles de la ciudad es La Casa del Estanque, en el Paseo de las Delicias, un espacio ubicado en pleno parque donde las tardes de la primavera son una auténtica gozada muy cercana de puntos tan turísticos como el parque de María Luisa y los Museos Arqueológico y de Artes y Costumbres Populares.

la casa del estanque

Zona exterior de La Casa del Estanque

QCross, en el parque de Pirotecnia, es una apuesta ganadora si se va con niños, puesto que la terraza está integrada en el parque junto a la zona de columpios. Ofrece una cocina variada que este año ha hecho un especial guiño al apartado de los postres. Muy cerca de allí Tapas Viapol está especializado en comida casera y en su carta destacan las alcachofas con jamón, los boquerones en adobo, la carrillada al vino tinto y los huevos estrellados con chistorra.

Terraza de Tapas Viapol

Terraza de Tapas Viapol

En este recorrido por las mejores terrazas del tapeo sevillano es imposible dejarse atrás uno de los puntos neurálgicos del terraceo actual, que se ubica en la calle Juan de Mata Carriazo a la altura del puente de los bomberos. Allí destacan La Bernarda, un espacio joven que no ha tardado en hacerse un sitio o La Grulla, apuesta personal del chef Marcos Valcárcel en el que se puede encontrar cocina casera con un toque innovador. También Albedrío, donde trabajan producto de temporada, el atún rojo entre ellos; o Tradevo San Bernardo, donde apuestan por el buen pescado, como el boquerón al limón o la sardina marinada.

Terraza de La Grulla | Foto: Vanessa Gómez

Terraza de La Grulla | Foto: Vanessa Gómez

La azotea del Restaurante Carlos Baena es todo un oásis para las noches sevillanas, entre plantas exóticas y un ambiente relajado alejado del ruido de la ciudad. Un entorno que potencia unas ofertas gastronómicas de por sí ya destacables. Los hermanos Carlos y María Ángeles están en la cocina, ideando tapas y platos siempre con una base tradicional pero teniendo un especial cuidado en la decoración y sin dejar nunca de innovar.

Mesa en la terraza de Carlos Baena

Mesa en la terraza de Carlos Baena

Otaola, en pleno mercado del Porvenir, es otra de las opciones, una terraza interior que se ha convertido en referente de los buenos arroces y donde también sobresalen unas ricas tortillitas de camarones, las patatas aliñadas y las delicias gallegas.

Triana-Los Remedios

En la otra orilla del Guadalquivir hay un auténtico muestrario de terrazas capaces de satisfacer todo tipo de exigencias. Una de las más recomendables es la recién abierta Maríatrifulca que corona el Puente de Triana. Con unas vistas envidiables sobre el río y ocupando la antigua estación marítima para el barco de vapor que zarpaba hacia Sanlúcar de Barrameda, posee una gastronomía tradicional que abraza la innovación, con predominio de propuestas marineras como mariscos, pescados de lonja y un gran surtido de guisos y arroces, entre los que destaca los de carabineros y langostinos.

milhoja de queso de cabra con tomate confitado, foie y membrillo para untar

Milhoja de queso de cabra con tomate confitado, foie y membrillo para untar

Muy cerca de allí y también con increíbles vistas al río, La primera del puente es una opción inmejorable para quienes quieran brindar con la Torre del Oro mientras disfrutan de una gran variedad de pescados fritos y a la plancha sin dejar atrás sus revueltos, sus guisos y sus carnes.
En el corazón de Triana encontramos Puratasca, una terraza llena de sabor donde se pueden tomar mariscos, patés y arroces, entre otras propuestas. Ahora bien, una de las terrazas más relajadas de Triana se encuentra a tan solo unos metros del Guadalquivir: la del restaurante De la O, donde Manuel Llerena ofrece una sofisticada cocina de mercado que no defraudará a los comensales.

puratasca

Terraza de Puratasca

La calle López de Gomara es un auténtico escaparate gastronómico donde las terrazas se suceden una tras otra. El restaurante Jaylu saca sus sofisticadas propuestas a la calle para que el comensal pueda saborearlas mientras toma un poco de fresco y contempla el ir y venir de
los peatones. Los mariscos de calidad son el emblema de esta casa, mientras que en su vecino Salomón está considerado el rey de los pinchitos y ofrece cocina más popular. Sus patatas bravas, el solomillo de bonito mechado o unos boquerones en vinagre son otros de sus platos más recomendados.

Terraza del Restaurante Jaylu| Foto: ABC

Terraza del Restaurante Jaylu| Foto: ABC

En la confluencia de Triana con Los Remedios se encuentra una de las ensaladillas más recomendadas de la ciudad, como ya mencionamos al principio. Se trata de la Mariscos Emilio, cuya terraza invita a saborear sus especialidades en un ambiente relajado y sumamente
concurrido.
Ya en Los Remedios encontramos dos terrazas especialmente recomendables y apartadas del tráfico y el ruido de la ciudad, como son la de PrinciPico, integrada en el Parque de los Príncipes, y Don Otilio, en la plaza de la parroquia.

Don Otilio en Los Remedios, Sevilla

Don Otilio en Los Remedios

El primero de ellos está especializado en carnes y pescados a la brasa, con la parrillada argentina como una de sus especialidades. Don Otilio acaba de abrir hace tan solo unas semanas y propone una cocina tradicional con presencia de clásicos sevillanos como las espinacas, la carrillada, las pavías o el pescaíto frito.