Arrieros

Mesón Arrieros, excelencia gastronómica en Linares de la Sierra

Por MANUEL CAPELO

Nombre Arrieros
Dirección Calle Arrieros, 2. Linares de la Sierra (  )
Horario De 13:30 a 16:00. Abren por la noche sólo con reserva y menús degustación
Teléfono 959463717
¿Tiene Cruzcampo? No
Terraza

Linares de la Sierra es una pequeña localidad del Parque Natural de Aracena y Picos de Aroche, y por tanto sinónimo de buen producto ibérico si lo miramos con los ojos de la gastronomía. Pero si a eso le añadimos casi la excelencia en el tratamiento de esos productos en los fogones nos sale el Mesón Arrieros, donde el cocinero Luismi López lleva demostrando durante casi dos décadas que se puede hacer alta cocina en la Sierra de Huelva.

Al Mesón Los Arrieros, que inició su andadura en 1997, pero cogió el actual rumbo cuando se hizo cargo de sus fogones Luismi Lopez en 2002, creo que no le falta de nada. Está  situado en una antigua casona muy bien rehabilitada, y que mantiene un aire rústico elegante, con manteles de tela, loza de estilo inglés, flores frescas en la mesa, una terraza envidiable en la parte trasera del inmueble, un servicio impecable, y una tranquilidad que hace aún más satisfactorio el disfrute de su cocina.

Restaurante Arrieros en Linares de la Sierra

La carta no es muy amplia, pero toda muy apetitosa.  Combina los productos de cerdo ibérico de bellota de la zona, con la variedad de setas y las frutas y verduras que nos ofrecen el Parque.  No se puede pedir mas en cuanto a productos…. (bueno, tiene una pequeña oferta de productos del mar que luego comentaremos).

Restaurante Arrieros en Linares de la Sierra

Lo ideal es dejarse llevar por las recomendaciones que tan amablemente ofrece Adela. En este caso, una sopa de tomates rosas con confitura de higos, deliciosa, con una mezcla de especies que el comensal va descubriendo según va degustando (comino, curry, y lo que se le ocurre al cocinero…) y al final se mezcla con la confitura de higos. En la misma línea, un salmorejo con fresas también espectacular.

arrieros 5

En el capítulo de revueltos, nos decantamos por el de verduras, y sin lugar a dudas fue todo un acierto (bueno, creo que lo hubiera sido cualquiera). En esta ocasión, las verduras al dente, cuidadosamente cortadas, y por supuesto casi recién cogidas del huerto, también con un toque de la casa, como es la sal y la vainilla, que es lo último que espolvorean.

arrieros4

Decíamos antes que la carta de Arrieros tenía un hueco para los productos del mar, y efectivamente ofrece un atún, y un bacalao con nombre sugestivo: El bacalao que soñaba con ser ibérico. El cocinero presenta este pescado  al horno recubierto de jamón ibérico, una experiencia gastronómica que dejaremos para otro día ya que atacamos los productos del cerdo ibérico de bellota.

arrieros 2

El producto estrella de la sierra apareció en nuestra mesa  bien en forma de carpaccio: (una presa cortada en esta presentación acompañada foie y toque de balsámico),  o como pequeñas hamburguesas de pluma ibérica con setas  y acompañada por una salsa de pimientos rojos. Las dos estaban buenísimas, pero tengo que decir que el sabor de la pluma y las setas es una de las experiencias gastronómicas que hay que probar. ¡De muy alta cocina!

arriros 3

Cerramos con los postres, aunque a esta altura de la comida no era necesario endulzar la experiencia gastronómica suficientemente satisfactoria por lo que habíamos probado anteriormente. La tentación fueron unas poleas con harina de castañas, pero nos inclinamos por una tarta de queso hecha con queso fresco de productores de la zona. Muy buena también.

arrieros1

¡Y que mas decir de este sitio!. Que vale la pena desplazarse hasta Linares de la Sierra no solo para disfrutar de este precioso municipio onubense, sino también para probar la experiencia gastronómica by Luismi Lopez. Por poner una pega, y que no parezca excesivamente laudatoria esta crítica, creo que se quedan corto en la oferta de vinos tinto por copa. Solo tiene uno del Condado de Huelva, que no está mal, pero un Rioja o un Ribera del Duero, tampoco es mala oferta…

Lo dicho: la alta cocina serrana es posible.