Ultra Marino, cocina diferente en El Rompido

Por MANUEL CAPELO

Es todo un cambio de ritmo gastronómico en El Rompido. Se trata de Ultra Marino, el restaurante que el cocinero onubense Juan López ha abierto en esta localidad costera, en el término municipal de Cartaya,  y que supone un punto y aparte respecto a la oferta de la zona.

ultra marino 8

Si buscamos algo más que fritos y tanta plancha en El Rompido, y poblaciones cercanas, y queremos experimentar nuevas sensaciones gastronómicas, sin lugar a dudas éste es el sitio. Juan López, se ha trasladado desde la capital, de la calle Rábida donde tenía su Puro Chup Chup, a la costa. Y con él su equipo y sus ideas: mente abierta en la cocina, sabores y texturas sorprendentes, elaboraciones intrépidas hacen de este restaurante una experiencia gastronómica única en la zona, La carta tiene  una amplia y buena representación de los productos de Huelva, incluidos los mariscos y pescados más fresco, aunque su peso principal lo constituye lo que se compra a diario en el mercado. Y la elaboración es una permanente fusión entre diferentes culturas y productos. Sus platos son mar y montaña, o fusión de cocina mediterránea con asiática,… Juan  López combina de forma especial la comida de mercado, con lo exótico.  Como él mismo dice en alguna declaración pública, “lo que queríamos era una cocina iconoclasta de mercado“.

ultra marino 9

Si a eso le añadimos un local con decoración marinera, una magnífica terraza, buen servicio y una carta de bebidas muy bien concebida, pues tendremos un sitio donde disfrutar de la gastronomía para quienes entiende que el comer es algo más que un acto biológico o social.

ultra marino 7

Adelanto que no me voy a repetir calificando como excepcionales o muy buenos todos los platos que probamos en Ultra Marino. Lo son. Queda dicho. Al final  comentaré algunos, pero no me resisto a describir, cual notario de la actualidad,  lo que nuestros ojos, gusto y olfato pudieron percibir en este establecimiento ” ultra marino”.

ultra marino 6

Antes de describir los platos, aclarar que puede el comensal elegir de la carta los platos que desee, o dejarse llevar por la “inspiración”  de Juan López. Esto es, dejarse sorprender e ir probando platos que va eligiendo el cocinero hasta que uno diga “ya-no-puedo-mas”. Una especie de menú degustación. pero mucho mas ágil y abierto.  Optamos por esta segunda opción…

ultra marino 5

La carta

 

Empezamos con un usuzukuri de atún con salsa de mango y un ají amarillo, que le daba un toque picante,  guakame y soja. Para simplicar, un carpaccio de atun con la salsa antes citada.

Le siguió el llamado “bocadillo de nocilla: un panecillo relleno de pringá, y por encima chorizo en polvo imitando al chocolate, y una crema de anchoa en vinagre.

ultra marino 4

Seguimos con más “bocatas”, el bocadillo de calamares en versión choquera. Dos obleas fritas que contenían dentro, como si fuera un sándwich, un tartar de choco levemente cocido antes de ser triturado, y en lo alto una yema de huevo asada.

El cuarto plato de degustación fue un nem vietnamita, (rollito vietnamita) relleno de pato a la pekinesa,  con acompañamiento de mejillones.

ultra marino 3

Le siguieron unas magnificas huevas de choco con tiras de chorizo ibérico de bellota, salsa de whisky y una yema.  Ya puestos, enfilamos el sexto, unos huevos fritos con bacon,  gamba roja al ajillo y una salsa hecha con kimchi y  mahonesa (kimchi andaluz le llaman).

ultra marino 1

Tras una pieza de tarantelo de atún. en mojo de aguacate, nos rendimos…

Destacaría, por subrayar algunos dentro del tono superlativo de todos, los dos “bocadillos” por su originalidad y su mezcla de sabores, y al tarantelo, productazo y valientemente acompañado por ese mojo de aguacate… Y quizás lo mas flojo, por poner algún reparo, fueron los huevos fritos con bacon.

ultra marino 2

Por poner punto y final, digamos que estamos ante un establecimiento con una carta atractiva, con una cocina audaz, espontánea, sin muchas técnicas de vanguardia, pero muy sabrosa. Es una mezcla de productos de la zona pasados por un tamiz moderno y con toques asiáticos en los platos. Muy recomendable.