Andalucia

Hemeroteca > 01/07/2006 > 

Boliden atribuye la rotura de la balsa minera de a «un defecto en el diseño»

ABCSEVILLA. La defensa de Boliden, la empresa encargada de la balsa minera que causó el vertido tóxico de Minas de Aznalcóllar en 1998, dijo ayer que ésta fue construida con un «defecto de diseño

Actualizado 01/07/2006 - 04:54:06
ABC
SEVILLA. La defensa de Boliden, la empresa encargada de la balsa minera que causó el vertido tóxico de Minas de Aznalcóllar en 1998, dijo ayer que ésta fue construida con un «defecto de diseño», mientras que las constructoras aseguraron que la rotura se debió a cambios estructurales y de vertido.
Los letrados de las empresas constructoras de la balsa de Aznalcóllar -Dragados y Construcción, Intecsa y Geocisa-, aseguraron durante la jornada de ayer en el juicio que se celebra en el juzgado de primera instancia número 9 de Madrid que la rotura de los diques se produjo porque Boliden, multinacional sueca, los «recreció» para cambiar el sistema de explotación de la mina.
Durante la exposición de sus conclusiones, el letrado de la empresa sueca insistió en que «el cálculo y diseño» de la presa para el vertido de residuos no se hizo de acuerdo «a las mejores técnicas» ya que, según explicó, la balsa se rompió antes de «haber llegado a la altura máxima y con un peso inferior para el que había sido proyectada».
Insistió en que las modificaciones que se hicieron posteriormente en la altura y grosor de los diques no influyeron en «las condiciones de seguridad», y recordó que los informes de los peritos destacaban que las constructoras no habían instalado artefactos para medir la presión de los residuos líquidos.
Además sostuvo que la «acidez del agua» por el cambio de explotación de la mina no reblandeció las «margas» de los diques y que el volumen de agua que había en la balsa no provocó las filtraciones.
Construir otra similar
Calificó de «grave» que los peritos propuestos por las empresas demandadas, que declararon durante la sesión de ayer, afirmaran que si hubieran tenido que construir otra balsa similar lo habrían hecho con «iguales o incluso menores medidas de seguridad», ya que opinan que dicha presa fue construida de acuerdo a las «técnicas habituales de la práctica de la geotécnia».
Por su parte, el letrado de Intecsa dijo que los cambios estructurales realizados por Boliden tras asumir la gestión de la balsa se hicieron sin los informes técnicos que hubieran necesitado para garantizar las condiciones de seguridad.
El juicio, en el que la empresa sueca reclama 248 millones de euros a los constructores por la rotura de la balsa que produjo un vertido contaminante en los aledaños del parque Nacional de Doñana continuará el próximo martes.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo ?ltimo...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.