Córdoba

Hemeroteca > 01/07/2006 > 

Coplas eléctricas

POR ALFREDO MARTÍN-GORRIZLa choza improvisada que protegía a Toni y Roberto Cantero, Toni Romero, Coki Giménez, Juan Heredia, Oliver Sierra, Eva Giménez y Mari «La Mari», se ha convertido en muy poco

Actualizado 01/07/2006 - 04:54:22
POR ALFREDO MARTÍN-GORRIZ
La choza improvisada que protegía a Toni y Roberto Cantero, Toni Romero, Coki Giménez, Juan Heredia, Oliver Sierra, Eva Giménez y Mari «La Mari», se ha convertido en muy poco tiempo en una vivienda de lujo. Ese Chambao producto del mestizaje y la fusión musical no para desde junio de 2005. La Mari nos atiende desde su casa en Málaga, un breve descanso antes de seguir con los conciertos. Hoy tocan en Cabra, en el auditorio municipal Juan Muñoz, dentro de una gira que esperan continúe durante mucho tiempo, pues los kilómetros de carretera equivalen a que todo va bien.
Con tanto ajetreo y recientes cambios de formación, productor y manager, que han dejado a La Mari como cabeza visible del grupo, Chambao quiere un poco de sosiego. Así lo indica el título de su nuevo disco, Pokito a Poko: «Queremos un poco de calma, sí, un poquito de por favor», dice la cantante entre risas.
A Chambao se debe la creación del flamenco chill, etiqueta comercial que sirvió para titular un disco donde aparecían ocho de sus canciones, junto a las de otras formaciones. El éxito fue inmediato, impulsado por la utilización de alguna de sus melodías para un anuncio. Después llegaron Endorfinas en la Mente y este Pokito a Poko que insiste en la mezcla del flamenco con la electrónica. «Casi todas las canciones las compongo yo, aunque hemos utilizado algún poema de un libro de un antiguo amigo. Cada canción pide luego su tono, no compongo pensando en algo prefabricado. Me gusta mucho la música moruna, pero después los temas van formándose, unos pueden acercarse al son cubano, otros al rock o al hip-hop», explica La Mari. Y eso es el flameco chill, una base tradicional, tanto en letra como música, y aderezos electrónicos que cogen de aquí y allá. El resultado es una música pegadiza que además se adapta muy bien al directo. Baterías, percusiones, coros y tres cubano completan a la formación rock habitual para dar lugar a ese estilo. «Nos lo inventamos nosotros, pero no sabemos muy bien lo que es», explica Mari riendo.
Y la cosa es para sonreír todo el día. Chambao recorre España, ya han estado en Buenos Aires, Méjico, Milán o Ámsterdam, y pronto se pasarán por Londres y algunas ciudades de Estados Unidos. ¿Y cómo se acoge en esos lugares al flameco chill?: «Pues de puta madre», dice La Mari.
Aunque el purismo flamenco se aleja de la electrónica, Chambao parece que ha conseguido la fórmula para hacer canciones sencillas, que se cantan con guitarra de palo y a las que luego se les dan unos retoques con ese «maquillaje» electrónico que está funcionando tan bien entre el público.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo ?ltimo...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.