Deportes

Hemeroteca > 02/01/2008 > 

Los Langdon y los orígenes del fútbol español

El fútbol lo inventaron los ingleses, o al menos fijaron sus reglas en el siglo XIX. Ellos mismos, como apóstoles de una nueva, poderosa y arrolladora fe laica, se encargaron de difundirlo, y con

Actualizado 02/01/2008 - 10:04:43
El fútbol lo inventaron los ingleses, o al menos fijaron sus reglas en el siglo XIX. Ellos mismos, como apóstoles de una nueva, poderosa y arrolladora fe laica, se encargaron de difundirlo, y con supremo éxito, allá por donde se movieron allende las fronteras del Imperio. En nuestra patria, el balompié, como a la española lo denominó Mariano de Cavia en un artículo publicado en «El Imparcial» el día 1 de agosto de 1908, entró por Huelva. Aquí arranca la historia de la familia Langdon y su vinculación con los orígenes del fútbol español, que es tanto como decir el fútbol andaluz.
A principios del último cuarto del siglo XIX llegaron a nuestra tierra, procedentes de la colonia de Gibraltar, los hermanos Langdon, tal como señalan Juan Castro y Agustín Rodríguez, investigadores de la historia futbolera en Sevilla. Uno de ellos, William, Guillermo en castellano, vino destinado a Huelva como ejecutivo de la Río Tinto Company. Fue uno de los fundadores de la Sociedad de Recreo de Huelva, que daría origen al Recreativo. El otro, John Sydney, nacido en 1854 y fallecido en 1899, se instaló como doctor en Sevilla, concretamente en la calle Don Remondo número 9, en una casa que aún hoy se conserva.
Hacia 1890, el doctor John Sydney Langdon colaboraba con un grupo de jóvenes sevillanos, hijos de inmigrantes ingleses instalados desde hacía años en la ciudad, en la formación de un club de «foot-ball» para la práctica y fomento de este «sport». El 8 de marzo de 1890, John participó como «linier» en el que oficialmente está considerado el primer partido de fútbol que se jugó en España, con el Sevilla Football Club y el Huelva Recreation como rivales sobre el campo.
John cuenta con 36 años y su primer hijo, Charles Gustave, Carlos Gustavo en castellano, nacido en Sevilla, sólo tres. Tres lustros después, en 1905, este sevillano de padre inglés y madre francesa fue uno de los fundadores del actual Sevilla F. C. junto con José Luis Gallegos, Zapata, Jiménez y Samuel Hammich. Carlos murió en 1913 a la edad de 25 años en Dos Hermanas, donde al parecer se había desplazado la familia por motivos laborales. Tuvo dos hijos, Charles (1911) y Nathaniel (1913); a este último no llegó a conocerlo.
A diferencia de la familia de Alex Haley, el autor de «Raíces» y descendiente de Kunta Kinte, el negrito de Gambia capturado como esclavo en el siglo XVIII, los Langdon no contaban historias futboleras a los descendientes, tanto a los de Charles, que tuvo tres hijos, establecidos por Madrid, como a los de Nathaniel, cinco en total, en el Campo de Gibraltar.
«Hasta el año 2005, y con motivo del Centenario del Sevilla, nuestra familia no llegó a tener noticia de la labor fundadora de mi abuelo y mi tío bisabuelo. El fútbol, hace un siglo, era el deporte de «locos en paños menores» y no estaba tan bien visto como ahora; de ahí que, supongo, no nos contaran nada.» Christian Langdon, dentista gibraltareño, aficionado sobre todo al golf, ha vuelto por Sevilla, donde ya estuvo en 2005 con motivo de la efemérides blanca. Ahora presenció desde el palco del estadio la goleada por 4-1 al Racing.
Con su acento llanito, mezcla entre inglés y andaluz, cuenta que le gusta también el fútbol: «Antes no sentía predilección por equipo alguno. Amigos tengo que son del Madrid, el Barça, clubes ingleses... Ahora, toda la familia es sevillista y nos sentimos orgullosos de ser descendientes de un fundador del Sevilla, club que ha logrado gestas fantásticas en los últimos años. En Gibraltar, el Sevilla tiene seguidores, que se desplazan incluso para verlo jugar. Vamos a ver si conseguimos fundar allí nuestra peña sevillista.»

Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo ?ltimo...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.