Jerez

Hemeroteca > 03/09/2001 > 

El flamenco en la discografía primitiva

Desde que aparecieron los primeros sistemas de grabación de la voz humana, a finales del siglo XIX, el flamenco reclamó una gran atención, si bien ésta ha ido cambiando a lo largo del tiempo, conforme fueron variando los formatos de reproducción. La perspectiva histórica nos desvela hasta cuatro formas distintas desde el primitivo cilindro de cera hasta el moderno disco compacto.

Actualizado 03/09/2001 - 02:38:58
Un cilindro de cera, primeros soportes del flamenco
Un cilindro de cera, primeros soportes del flamenco
Debemos al gran inventor norteamericano Thomas Alva Edison la posibilidad de registrar y conservar los sonidos. El primer sistema fue muy rudimentario y se conoció con el nombre de fonógrafo. El soporte necesario para poder efectuar las grabaciones y reproducciones eran los cilindros de cera, una especie de tubo troncocónico que rulaba a grandes revoluciones.
Edison comenzó a comercializarlos en 1889. Un año después de su invención el fonógrafo desembarcó en Cádiz desde Nueva York. En la Academia Santa Cecilia se celebró una de las primeras audiciones el 13 de febrero de 1896, que ya contenían, junto a ofertas tan dispares como la banda de música de Chicago, Melodías de campanas de la Iglesia de la Trinidad de Nueva York o un discurso de Moret, unos «cuentos gitanos, dichos por un conocido jerezano que ahora vive en Madrid» y unas malagueñas cantadas por María Montes.
La presentación en Sevilla tuvo lugar en la Fonda de Europa donde a la par de marchas, himnos africanos y cantos de los negros de Estados Unidos se podían escuchar unos martinetes «cante flamenco por la renombrada Jitana de Jerez».
Aunque el sistema era muy rudimentario y frágil, no olvidemos que el soporte era de cera,muchos artistas registraron sus voces como Paco el de Montilla, El Mochuelo, Paco Aguilera, Cagancho de Triana, Revuelta, Maruja la Trianera....Nos queda por saber si algún día aparecerán los misteriosos cilindros que, al parecer, grabaron Silverio Franconetti y Chacón, quien dijo haber grabado más de mil.
Muchas referencias de estas grabaciones fueron recogidas por una revista llamada «El Cardo» que se publicó en la temporalidad en que el fonógrafo funcionó en España, es decir, de 1893 a 1901.
DISCOS DE PIZARRA MONOFACIALES
El disco de pizarra, material más consistente que el anterior aunque no menos frágil, comenzó a popularizarse alrededor de 1905. Un poco antes, entre 1901 y 1902, aparece Emile Berliner, inventor del gramófono que edita los primeros discos flamencos que se impresionan.
Estas primitivas placas se grababan sólo por una de sus caras, por lo que fueron conocidos como «monofaciales», en sus comienzos median 18 centímetros de diámetro. Cantaores como El Canario Chico, El Mochuelo, Niño de Cabra, La Rubia, Niño de la Hera o Sebastián Scotta accedieron ellos.
Los primeros discos de flamenco se deben a compañías extranjeras. Procedente de Estados Unidos se traslada a Europa la Internacional Zonophone Company en 1903 hasta que se fusiona con la compañía gala Du Gramophone La Voz de su Amo, la conocida marca del perrito y la gramola, despareciendo como tal en 1913. Ésta última mostró un enorme interés con todo lo relacionado con nuestro arte, consiguiendo la mayor recopilación prácticamente hasta nuestros días.
En esta época van a grabar, además de los reseñados, El Pena, Escasena, Cayetano Muriel, nuestro paisano El Garrido de Jerez, Revuelta, Paca Aguilera, La Rubia y el Niño de Morón entre otros.
APARECE EL DISCO DE DOBLE CARA
La técnica de grabación y reproducción avanzaba muy lentamente, sobre todo, en cuanto a la búsqueda de mayor espacio de unas placas que apenas podían impresionar un solo cante con aproximadamente 3 minutos.
La solución inicial fue el grabar por ambas caras hasta que en 1910 se logra comercializar ampliamente este formato. La Niña de los Peines va a ser quien inaugure el sistema. En 1914, se constata a través de los distintos catálogos un aumento interesante de grabaciones flamencas, cada vez más demandadas, lo que logra consolidar el mercado.
La tirada normal era sacar grabaciones de diez discos dobles y guardadas en gruesos estuches. Así, aparecen colecciones del veleño Juan Breva, los jerezanos Don Antonio Chacón, El Garrido y Niña de Jerez, Niño de las Marianas, Niño de la Isla, Niño Medina, El Pena y Manuel Pavón con la guitarra de Ramón Montoya Salazar, cuyo nombre no llega a aparecer en las etiquetas. El repertorio impresionado era el de mayor tirón de la época, esto es, malagueñas, tarantas, marianas, tangos, tientos, garrotín, farrucas y fandangos.
En San Sebastián se va a instalar otra marca francesa, Pathé, que va a dar un paso más en la evolución de las placas. Se comienza a utilizar, sólo en los discos de su marca, agujas de zafiro y un tamaño especial. Con el sobrenombre de Decapo, Homoko y Homophon grabaron artistas de la talla de El Mochuelo (hasta ahora presente en todas las etapas), la Rubia y, a partir de ahora, omnipresente Pastora María Pavón Cruz.
Una de las compañías más importantes y que mayor atención va a prestar al género es la Compañía Internacional Talking Machine, en siglas G.M.B.Hde Berlín y más conocida como discos Odeón, que desde que se instala en España en 1904 va a mantener un buen número de grabaciones flamencas.
Destacan las realizadas en 1909 de Chacón y Torre, en 1912, en 1915 con la marca Fadas, en 1918 una colección importante de la Niña de los Peines con Currito el de la Jeroma, en 1922 con motivo del Concurso de Cante Jondo de Granada. En 1925 se instala en Barcelona hasta la llegada del disco eléctrico.
IMPORTANTE PRESENCIA JEREZANA
Nuestra ciudad, debido al gran número de artistas que ha tenido a lo largo de la historia del flamenco, es lógico que aportara muchos intérpretes a las grabaciones de las distintas compañías, que como hemos visto, en su mayor parte va a ser extranjeras.
De la primera época podemos reseñar como más significativos la realización por parte de Odeón de una serie de álbumes especiales donde aparecen Don Antonio Chacón, Manuel Torre yLa Serrana (hija de Paco la Luz). Todos estos cantes son acompañados por la guitarra de Juan Gandulla «Habichuela». Siendo muy interesante por regalarnos la única grabación de La Serrana y la fase inicial de Manuel, amén de la voz redonda de Chacón.
Por esa misma época nos encontramos con los surcos de «El Garrido de Jerez», un cantaor de época que fue uno de los pioneros de la discografía flamenca grabando entre 1905 y 1910. En este período, y como anécdota es la primera vez que aparece la bulería corta de Jerez bajo el título de «chuflas». Román fue el guitarrista que suele acompañar a Manuel Fernández Sánchez «Garrido».
Si seguimos un orden más o menos cronológico hemos de citar las grabaciones de una desconocida Niña de Jerez que graba en 1912 y Don Antonio Chacón en 1913 para las casas Gramphone y Odeón donde aparece acompañado magistralmente por su inseparable Ramón Montoya dejando impresas auténticas obras de arte en la plenitud del maestro jerezano.
En 1914 con la guitarra de Gaspar y el sello Gramófono se constata la presencia de una tal Pastora de Jerez, cuyas señas de identidad tanto artísticas como personales se ignoran.
En 1922, como ya se ha referenciado aparecen una serie de cantes de Manuel Torre, pertenecientes al celebérrimo Concurso de Cante de Granada donde aparece con un misterioso guitarrista que se hace llamar Hijo de Salvador Ballesteros. En ese mismo año, aparecen las primeras grabaciones de José Cepero con la guitarra de Luis Yance. Su buen hacer, hace que repita en 1926 con las guitarras de Borrul y Montoya y en 1928 con la de Niño Ricardo, para las casas Gramófono, Odeón y Regal, respectivamente.
Los años 1929 y 1930 van a ser los más profusos en cuanto a la participación de jerezanos en la discografía de pizarra. Auténticos vinos de sacristía que se fueron «embotellados» para la historia como los cantes de Rafael Ramos Antúnez «Niño Gloria» en Odeón, con las guitarras de Manolo de Badajoz y Niño Ricardo, su hermana la Pompi para la casa Parlophon en 1929 con Borrull, Luisa Requejo en el mismo año con Montoya y las impagables y únicas grabaciones de Juan Valencia Carpio «Juanito Mojama» con Montoya para la casa Gramófono en la misma fecha.
De este año glorioso son precisamente las más conocidas y amplias g
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo ?ltimo...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.