Opinión

Hemeroteca > 04/04/2010 > 

Coches eléctricos

Actualmente se ha instalado en muchos pensadores la idea sobre la bondad de los coches eléctricos. Puede ser una feliz solución

Actualizado 04/04/2010 - 08:25:22
Actualmente se ha instalado en muchos pensadores la idea sobre la bondad de los coches eléctricos. Puede ser una feliz solución para unas circunstancias muy concretas, que quedan recogidas en:
Ventajas medioambientales. Es cierto que en su uso en el centro de ciudades que permitan la circulación supone el desplazamiento de los gases de escape, ricos en CO2, a otras zonas: los centros donde se haya generado la energía eléctrica para la carga de las baterías. Ese dióxido de carbono alcanzará la capa de ozono de igual forma, por lo que la afección al ambiente será, en principio igual.
Pero hay más. En todo proceso físico hay un aumento de entropía -el rendimiento = 1 no se logra en ningún caso. Y producir la energía, transformarla en tensión para el transporte, transportarla, ajustarla en tensión para alimentar la rectificación y cargar la batería, conversión de la energía potencial en cinética, son procesos en cascada que en cada paso hay un aumento de entropía (pérdidas). Cuando la energía potencial del combustible, en ese mismo punto, se convierte en cinética, lógicamente las pérdidas son menores, y en consecuencia, se presenta menor afección al ambiente.
Por otra parte, la recarga de la batería requiere su tiempo, ya que de lo se trata es de reponer una cantidad concreta de kilowatio/hora, y eso no se puede hacer mas que a una intensidad fijada. La capacidad de la batería es un valor fijo (aunque pueda depender de su tiempo de uso, de su edad), esto es equivalente a tener un radio de acción siempre limitado. Pensar en viajes no es posible, ya que, aunque dispongan «electricideras», requiere un tiempo importante de parada para la recarga.
El coche eléctrico es netamente un vehículo urbano. La versión en híbrido es un vehículo que transporta continuamente el motor convencional, el motor eléctrico, el generador o dinamo para recargar la batería y la batería. Será bastante más pesado que cualquiera de combustible o eléctrico simple.
Pero desearía acabar con una visión muy favorable para Sevilla; es la primera ciudad en contar con un coche eléctrico construido en los bajos de la Plaza de España de esta ciudad en el año 1.946, tardando en la fabricación algo más de 5 meses.
La necesidad se presentó por las restricciones a la circulación según la matrícula del coche debido a la falta de gasolina.Para la fabricación no se aprovechó ningún material de otros coches, solamente se adquirió los neumáticos (llanta 14), los cristales de los faros y las llantas, que hubo que adaptar porque sólo se encontraron de 15". Se fabricó el chasis y la carrocería con chapa de acero de 11 décimas. Todo el corte y la forma se hizo a mano; contaba con 5 plazas y duró 14 años.
Llevaba una batería de plomo de 30 vasos, 15 delante y otros tantos detrás, en lo que se suponía maletero. Se fabricaron dos motores eléctricos, cada uno acoplado a cada rueda trasera. Ello eliminaba el diferencial y resultaba totalmente silencioso.
Toda la regulación se efectuaba con un «controler», no disponiendo más que de dos pedales: el freno (hidráulico) y otro que desconectaba la batería para el cambio de configuración de la alimentación a los dos motores.
Para circular fue necesario matricularlo: SE - 19935.Para la matriculación se requirió una patente y su marca eraDAR, iniciales del fabricante Domínguez-Adame Romero (ingeniero industrial).
Inicialmente era descapotable. Cuando la lona empezó a deteriorarse, se le fabricó una metálica, con el mismo tipo de chapa. Conducirlo era una delicia.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo ?ltimo...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.