Economía

Hemeroteca > 05/08/2008 > 

Berlusconi tapa el seno de un tiepolo porque le «ofendía»

VERÓNICA BECERRILCORRESPONSALROMA. La obra de Giambattista Tiepolo (1696-1770) «La Verdad desvelada por el Tiempo» era una gran obra de arte que mostraba cómo el Tiempo «desnudaba» a La Verdad. Y

Actualizado 05/08/2008 - 03:16:47
VERÓNICA BECERRIL
CORRESPONSAL
ROMA. La obra de Giambattista Tiepolo (1696-1770) «La Verdad desvelada por el Tiempo» era una gran obra de arte que mostraba cómo el Tiempo «desnudaba» a La Verdad. Y decimos era porque el Tiempo ya no «desvela» nada gracias a Silvio Berlusconi y sus asesores de imagen, que han cubierto el seno desnudo de La Verdad para que en el encuadre de las televisiones no aparezca al lado de la cara del Cavaliere tan libidinosa imagen. El presidente italiano eligió la obra de Tiepolo como imagen central de la sala de conferencias de prensa del Gobierno, pero el seno descubierto de la obra de arte se consideró ofensivo. «Si os fijáis -explicó a los medios el subsecretario de la Presidencia, Paolo Bonaiuti-, el pezón aparece encuadrado al lado del Cavaliere en las conferencias de prensa, y hemos considerado que esa visión podría ofender».
De hecho, desde la imagen de la semana pasada de la conferencia de prensa tras el Consejo de Ministros, Berlusconi no comparecía desde el mes de mayo, curiosa coincidencia. Más allá de la ofensa estamos hablando de una obra de arte. «Y entonces, ¿que hay que hacer con las estatuas y cuadros de los museos italianos?», se preguntó ofendido el que fuera nombrado subsecretario de Cultura de Berlusconi y crítico de arte, Vittorio Sgarbi. Para el historiador, «han conseguido el efecto contrario con esta decisión absurda, patética, cómica, e inútil, y espero que el Cavaliere no haya tomado personalmente esta decisión».
La iniciativa fue obra del equipo de gobierno que se ocupa de la imagen de Berlusconi, quizá por miedo a que la fama de «gigoló» del Cavaliere sufriera otra crítica más. Pero el cuadro no fue elegido aleatoriamente. Berlusconi confió a su arquitecto de confianza la decisión. El arquitecto en cuestión es Mario Catalano, conocido escenógrafo, famoso por un programa televisivo por él ideado en el que las chicas bailaban y cantaban al ritmo de una canción que acababa con un top-less de las «mascarinas». Será la obsesión del Cavaliere, pero la polémica está servida por un gesto que recuerda los grandes momentos de la censura.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo ?ltimo...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.