Andalucía

Hemeroteca > 08/03/2003 > 

Lole López Martínez (una de las primeras mujeres nazareanas de Sevilla) : «Cosas de hombres»

Actualizado 08/03/2003 - 00:58:06
Lole López Martinez, una de las primeras mujeres nazarenas de Sevilla. RAUL DOBLADO
Lole López Martinez, una de las primeras mujeres nazarenas de Sevilla. RAUL DOBLADO
SEVILLA. «Eso no es cosa de mujeres». Así de tajante fue la madre de Lole López Martínez, sevillana de 32 años y pionera en eso de salir de nazarena, cuando su hija le dijo que pensaba hacer estación de penitencia con la hermandad de San Esteban. «Mi madre era mucho más machista que mi padre» confiesa Lole.
Sin embargo esta mujer, que aunque no tenga nada que ver con la señora Dalloway de Londres, también fue de las primeras en traspasar una puerta que, en Sevilla, sólo franqueaban los hombres, logró salirse con la suya. En la Semana Santa de 1988 (el año anterior no pudo hacerlo porque aún no habría logrado que su progenitora cediese) se vistió de nazarena.
Así, a sus diecisiete años, Lole vivió la que, hasta entonces, sería la mejor experiencia de su vida y de la que guarda un maravilloso recuerdo. Y eso porque, además de ser una de las veinte elegidas para vestir la túnica de San Esteban, fue la única mujer que hizo estación de penitencia en el último tramo del paso de palio. Claro que a ella, (hija del hermano mayor de su hermandad) la devoción por esta cofradía le viene desde la cuna. «Nosotros somos seis hermanas sin ningún hermano y todas hemos estado siempre muy metidas en San Esteban», asegura.
De cualquier manera, esa primera estación de penitencia resultó algo chocante para otros. «La mayoría de los hombres no querían a la mujer ni en pintura», dice reconociendo que salir de nazarena es «el mayor logro que la mujer ha logrado en Sevilla».
Un logro que ella ha superado con creces. Ahora, no sólo sigue saliendo cada primavera, sino que además está entre las pocas mujeres «baranda»; desde hace tres años es la «pavera» o diputada de tramo que se encarga de los niños que hacen estación de penitencia.
Por eso considera que, salir de nazarena ya es algo normal en Sevilla, aunque hace quince años no lo fuera. «Hasta mi madre ha cambiando», dice poniendo ese ejemplo para asegurar que también el mundo cofrade se adapta poco a poco a los nuevos tiempos. Desde su experiencia rompedora, Lole es capaz de dar un consejo a otras mujeres que, como ella, quieran emprender alguna otra actividad de la que se considera «cosa de hombres». «Hay que luchar contra los obstáculos, echarse para adelante y echarle reaños». Tomen nota.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo ?ltimo...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.