Sevilla

Hemeroteca > 09/06/2003 > 

Aguas Santas Ocaña, la vecina de Brenes que llegó a primera dama

Actualizado 09/06/2003 - 04:00:01
Aguas Santas acompañada, entre otros, por sus dos hijos y la alcaldesa de Brenes. SANVICENTE
Aguas Santas acompañada, entre otros, por sus dos hijos y la alcaldesa de Brenes. SANVICENTE
BRENES. Dicen los que la conocen que es una de las personas más populares de Honduras por su preocupación por los problemas de los sectores desfavorecidos de ese país. Bella y distinguida, Aguas Santas Ocaña no es una primera dama al uso y desde un principio ha asimilado la oportunidad que le brinda su posición para enfocar su trabajo hacia los menores, los discapacitados y las mujeres.
Ayer realizó una visita particular a su localidad natal, Brenes, la primera que efectúa en su condición de dama hondureña, y en la que estuvo acompañada, entre otros, por sus padres, que ahora viven en Madrid; los dos hijos que tiene en acogida, Kevin, de un año, y Mylady, que va a cumplir 3; la embajadora de Honduras en España, Leila Odeh de Scott, y el director general de Asuntos Europeos y Cooperación Exterior de la Junta, Joaquín Rivas. La visita se insertaba en una de carácter oficial que hace algo más de una semana inició en nuestro país con una apretada agenda de trabajo. Pero ayer domingo el reencuentro con Brenes era algo irrenunciable. En torno a la 1 de la tarde, parientes y curiosos se arremolinaban a las puertas del Ayuntamiento para verla llegar. La alcaldesa en funciones, Elena Nimo, le daba la bienvenida a la Casa Consistorial en el que era su último acto institucional por mor del cambio de signo político que experimentará esta Corporación tras el 25-M.
Proyectos en vías de concreción
Aguas Santas Ocaña quería agradecer a la alcaldesa el gesto que tuvo cuando el año pasado, al poco tiempo de haberse casado con el presidente de Honduras, Ricardo Maduro, le solicitó ayuda ante los problemas sociales que allí encontró. Nimo organizó una comisión de mujeres de diversas instituciones para conocer de cerca la situación. Y en la última semana del mes de enero viajaron hasta Honduras, trayéndose de allí una serie de proyectos que ahora están en vías de concretarse con instituciones como El Monte o la Junta de Andalucía. «Fueron las primeras en reaccionar, lloraron mucho allí y nos hicimos buenísimas amigas», comenta Aguas Santas, quien aunque abandonó Brenes con siete años, guarda en el recuerdo estampas de esta localidad sevillana relacionadas con el buen tiempo, el colegio, los amigos, los juegos en la puerta de su casa y la afición al Betis.
Piensa que ha podido ser el carácter de los andaluces, «abierto, cariñoso y sensible hacia los más necesitados», el que le ha acercado a las gentes hondureñas y «algo que radica en mis padres, que son muy trabajadores, y yo también lo soy», señala convencida. La familia de Aguas Santas ha estado muyvinculada en el pueblo con la hostelería. Su abuelo, según comentaban a las puertas del Ayuntamiento algunos allegados, tenía un bar, «el de los Cuatro Caminos», y su abuela era una gran cocinera. Su padre, Antonio Ocaña, se hallaba ayer rodeado de parientes. Hace dos años y medio, por Navidades, fue la última vez que visitó Brenes con su hija, dice añorar Andalucía y, sobre todo, se encuentra orgulloso de tener una hija que «ha sabido estudiar». Y es que la primera dama de Honduras ha sido auditora del Estado, trabajó dos años en la Embajada de Tegucigalpa y en el Consulado de España en Nápoles, siendo, además, una apasionada del arte; no en vano, estuvo diez años en el centro Reina Sofía llevando asuntos de contabilidad. Ayer mismo, obsequiaba al Ayuntamiento brenense con una obra pictórica que será colocada en el salón de plenos.
Su madre, Antonia Navarro, que ejercía de abuela con sus nietos hondureños, se sentía muy emocionada por el trato que se estaba dispensando a su hija, que realizó una ofrenda floral a la patrona del municipio, la Virgen del Rosario, a la que se cantó una Salve, acto tras el cual Aguas Santas fue recibida en el prestigioso taller de bordados de Fernández y Enriquez, donde pudo apreciar algunos de los trabajos que allí se realizan y por los que se ha mostrado muy interesada ante las posibilidades laborales de esta actividad. Y es que, según sostiene esta primera dama, «Honduras no ha sabido vender su pobreza como lo han hecho otros países». Su potencial turístico se está desarrollando en los últimos años, si bien aún se encuentra sin explotar todas las posibilidades naturales y monumentales con que cuenta. «Puede ser un destino turístico importante pero actualmente está virgen», reconoce Aguas Santas Ocaña, que actúa como una magnífica embajadora de aquellas tierras. De hecho, dos madres sevillanas que esperan poder adoptar a niños hondureños le entregaron ayer una carta de agradecimiento, mas lamentaban la lentitud de los trámites.
Visitar Sevilla con su marido
Hoy la primera dama de Honduras continuará con su agenda de trabajo en Sevilla, que incluye entrevistas con el consejero de la Presidencia de la Junta y con el presidente de El Monte para concretar proyectos de colaboración y financiación. El día 16 su marido, el presidente Ricardo Maduro, iniciará una visita de trabajo a España. Para entonces espera disponer de dos días propios para enseñar Sevilla a su esposo. «Me gustaría que viera toda la arquitectura de la ciudad; él es de origen judío, su familia residió en Barcelona y Sevilla y de aquí se trasladaron a las Antillas holandesas y de ahí por Panamá hasta Honduras. En una vida anterior -manifiesta- tal vez nos vimos en Sevilla».
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo ?ltimo...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.