Sevilla

Hemeroteca > 10/12/2002 > 

Las memorias de Botella Pastor revelan las finanzas del exilio republicano

Actualizado 10/12/2002 - 02:18:13
SEVILLA. Las memorias del escritor Virgilio Botella Pastor (Alcoy, 1906-Gijón, 1996), que entre 1945 y 1956 fue director general de Servicios Administrativos del Gobierno republicano en el exilio, han sido publicadas con el título «Entre memorias. Las finanzas del Gobierno Republicano español en el exilio».
La profesora de Historia Contemporánea de la UNED Alicia Alted Vigil, especialista en el exilio español de 1939, autora de libros como «Los niños de la Guerra de España en la Unión Soviética. De la evacuación al retorno, 1937-1999» y «Disidencias del franquismo, 1939-1975», ha sido la encargada de la edición de este testimonio histórico y literario para la colección «Biblioteca del exilio», que publica la sevillana editorial Renacimiento.
Alicia Alted recurrió al testimonio de Virgilio Botella durante sus últimos años de vida para completar algunas de sus investigaciones, ya que, como confiesa en este libro, durante los años que trabajó en el Inventario del Archivo de la República, entre 1981 y 1992, «el nombre de Virgilio me había aparecido una y otra vez en los papeles». Botella, quien entre 1956 y 1979 fue funcionario de la Unesco, publicó una serie de novelas basadas en su experiencia en la Guerra Civil y el exilio posterior, como la titulada «Porque callaron las campanas»: Y la profesora asegura que tras haber tenido conocimiento de la existencia de estas memorias por boca del propio autor se vio en la obligación moral de publicarlas, dijo a Efe.
Once años en el exilio
En «Entre memorias», Virgilio Botella reconstruye los once años que estuvo al servicio del Gobierno de la República como gestor económico y, según Alted, todo lo que cuenta en sus memorias «se puede verificar documentalmente al conservarse la documentación del Archivo de la República en el exilio». El libro repasa el traslado de oro desde el Banco de España en Madrid a Cartagena para efectuar pagos a los soviéticos, el embarco de bienes en el yate «Vita» con destino a México o el tesoro almacenado en el castillo de Figueras, que no fue evacuado por el Gobierno de Negrín durante los últimos días de la contienda.
Igualmente, las memorias de Botella suponen un testimonio no sólo de las penurias económicas que sufrió el Gobierno republicano en el exilio desde que se instaló en París sino también de los apuros personales que soportaron los miembros de esta Administración y sus familias por encontrar un trabajo con el que mantenerse.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo ?ltimo...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.