Cultura

Hemeroteca > 10/12/2007 > 

García del Moral: «Amalio era un pintor muy serio al que el tiempo pondrá en su sitio»

PILAR GARCÍASEVILLA. María José García del Moral no puede reprimir la emoción cuando habla de su padre, «un andaluz que se dedicó, como los antiguos, a pintar su mundo». Un universo plástico y una

Actualizado 10/12/2007 - 08:36:42
Portada del libro./ABC
Portada del libro./ABC
María José García del Moral no puede reprimir la emoción cuando habla de su padre, «un andaluz que se dedicó, como los antiguos, a pintar su mundo». Un universo plástico y una vida que, doce años después de la muerte de su protagonista, han quedado plasmados en «Mirada hacia la luz. Andadura vital y estética de Amalio» (Cajasol), libro que esta tarde se presenta en la sala Juan de Mairena.
Más que un homenaje a la figura de este pintor granadino que fijó su residencia en Sevilla, la publicación pretende convertirse en «un título de referencia» sobre este creador, a través del testimonio de una serie de personas que se hallan vinculadas a su memoria tanto por lazos familiares, como de amistad o de admiración y conocimiento de su obra. En 2005, y alentada por el entonces presidente de la Fundación El Monte, Ángel López, la hija de Amalio, y profesora de la Facultad de Bellas Artes, María José García del Moral, comenzó a poner en marcha este proyecto que ahora ya es toda una realidad.
El libro se estructura en cinco partes diferenciadas. En la primera, la propia María José García del Moral, junto a Raimundo Ortega Fernández, Javier González de Vega, Francisco García Gómez y José María Javierre, ofrecen una serie de semblanzas sobre el perfil humano de Amalio, que sirven como introducción a su universo artístico. En este capítulo, María Elena Barroso Villar, José Luis López López, Julia Barroso Villar, Rafael Camacho Ordóñez, Antonio Ramos Espejo y José Cenizo Jiménez abordan distintos aspectos relacionados con su producción pictórica y literaria.
El libro se completa con datos para una biografía y con información sobre la Fundación Amalio, elaborados por Manuel Caballero Calavia, para concluir con una selección de ilustraciones de ochenta y cinco pinturas del autor.
Un artista muy espiritual
García del Moral se siente satisfecha con el resultado obtenido: «Lo hemos titulado «Mirada hacia la luz» porque mi padre era un artista muy espiritual que miraba hacia el interior buscando siempre un dato más». En este sentido, considera que el apodo de pintor de la Giralda con el que se le llegó a conocer le ha perjudicado más que otra cosa, porque «era un artista muy serio que tenía el deseo de que su obra no se dispersara, por lo que tomó la torre como una referencia, como un mero hilo conductor. Es -añade- más profundo de lo que nos han querido vender, por lo que creo que será el tiempo el que lo pondrá en el sitio que verdaderamente le corresponde».
María José García del Moral alterna su actividad docente con la de pintora, manteniendo vivo, a su vez, y junto a su esposo, el legado de su padre desde la fundación que lleva el nombre del artista. Sita en la Plaza de Doña Elvira número 7, la Fundación Amalio se constituyó en 1995, poco antes de fallecer el pintor y, desde entonces, viene funcionando sin ayuda oficial alguna, saliendo adelante tan sólo con el esfuerzo de su familia. De entrada libre, sus puertas se encuentran abiertas de martes a viernes, de 18,30 a 21 horas, mostrando una selección de lo más representativo de su producción, así como trabajos de pequeño formato de tres pintores y un escultor de la Facultad de Bellas Artes de la Hispalense. «Tenemos expuestos setenta cuadros de la Giralda -de los 365 que Amalio pintó, uno por cada día del año, en los más diferentes estilos, desde el más figurativo a la abstracción- que vamos cambiando periódicamente», comenta García del Moral, que no descarta, con vistas a un futuro cercano, la organización en Sevilla de una antológica sobre la obra de su padre.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo ?ltimo...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.