Sevilla

Hemeroteca > 14/05/2003 > 

La arquitectura, según Cruz y Ortiz

Actualizado 14/05/2003 - 18:53:51
Interior del Centro de Visitantes del Mundo Marino, en Doñana.
Interior del Centro de Visitantes del Mundo Marino, en Doñana.
SEVILLA. El convento sevillano de Nuestra Señora de los Reyes, tan unido a la figura de Aldo Rossi, acoge durante este mes y hasta el 29 de junio, la muestra «Cruz y Ortiz. Arquitectura de síntesis», organizada por la Consejería de Obras Públicas y Transportes de la Junta de Andalucía. El eco que esta exposición ha logrado recientemente en la sala Aedes East de Berlín es otro destacado reconocimiento  a la proyección internacional de estos prestigiosos arquitectos sevillanos. Sus distinciones se acercan ya a la decena, y entre ellas las hay tan relevantes como: Brunel International Award for Railway Desing (1992) y Premio Nacional de Arquitectura Española (1993), por la obra de la Estación de Santa Justa en Sevilla; además de la Medalla de Oro de Andalucía, en 1997, por el conjunto de su obra o el primero de los premios: el Ciudad de Sevilla en 1982 por unas viviendas realizadas en la calle Lumbreras. Hace dos años ganaron el  concurso internacional por el proyecto de remodelación del Rijksmuseum de Amsterdam. 

La síntesis es uno de los conceptos que mejor manejan Antonio Cruz y Antonio Ortiz en su obra. Están convencido de «que la arquitectura sólo alcanza sus mejores momentos cuando prevalece su carácter sintético: el éxito vendría garantizado por la coincidencia entre forma, construcción y uso, es decir, se trataría de, a través de la síntesis exacta de todas las otras disciplinas, alcanzar finalmente una realidad distinta e independiente». La síntesis define a cada uno delos 18 trabajos seleccionados para esta muestra, desde las viviendas de la calle María Coronel hasta la Biblioteca de la Universidad de Amsterdam.

La síntesis está presente en ese hito llamado Estación de Santa Justa, en el Museo nacional y Centro de Arte Reina Sofía o en la manzana residencial de Ceramique, en la ciudad holandesa de Maastricht.

El respeto a la naturaleza y a los recursos que ésta genera se pone de manifiesto en la obra de Cruz y Ortiz. La biblioteca Infanta Elena, en Sevilla, se adapta a la arboleda circundante y aprovecha generosamente de la naturaleza lo que la función del edificio le demanda: luz natural para los lectores. Otro ejemplo de acomodo al medio natural es el Centro de Visitantes del Mundo Marino, construido en Doñana entre 1999 y 2002. Su estructura queda así descrita por Oliver G. Hamm: «Como si fueran los dedos de una mano, las diferentes áreas se extienden como si quisieran acoplarse al paisaje de dunas circundante». Dentro, la luz, sabiamente dosificada,  resbala sobre el hormigón para crear tantas atmósferas y texturas como horas tiene el día.

Maquetas, dibujos y fotografías
Maquetas, planos, dibujos a mano alzada y fotografías ilustran al visitante sobre la trayectoria profesional de estos arquitectos sevillanos. Cada obra, ya sea de remodelación o de nueva planta, es un reto que Cruz y Ortiz resuelven con un estilo reconocible pero intransferible.  Además de lo ya indicado, en esta muestra antológica están presente los siguientes trabajos: estación de Autobuses de Huelva, estadio de Atletismo de Madrid, remodelación del estadio de Atletismo de Jerez, estadio de la Cartuja, viviendas en Sancti Petri, conjunto residencial en Carabanchel, conjunto residencial en Tharsis, edificios en Lisboa, remodelación de la estación de Basilea, Museo de la Evolución Humana, en Burgos y Pabellón de la Universidad de Amsterdam.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo ?ltimo...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.