Últimas Noticias

Hemeroteca > 17/12/2001 > 

El canónigo Gil Delgado presenta la primera biografía completa del cardenal Segura

Actualizado 17/12/2001 - 16:48:55
El canónigo de la Catedral de Sevilla Francisco Gil Delgado
presentó hoy en el Club Antares de la capital hispalense su libro
'Pedro Segura. Un cardenal de fronteras', publicado por Biblioteca de
Autores Cristianos, que supone la primera "biografía completa" de
este "polémico y contradictorio" cardenal, según explicó en rueda de
prensa el director de la editorial, Joaquín L. Ortega.

   Al acto de presentación, que presidio el Arzobispo de Sevilla,
Carlos Amigo Vallejo, además del editor y el autor, asistió también
el novelista Julio de la Rosa. Respecto al  punto de vista desde el
que se retrata al personaje, Ortega declaró que el autor "se
manifiesta como un admirador, seducido por la grandeza humana e
intelectual de Segura, aunque esto no le impide ser crítico con
alguna de las actuaciones de esta eminente figura, independientemente
de las consideraciones que se hagan sobre ella".

   Por su parte, Gil Delgado -doctor en Derecho Canónico, escritor y
periodista- señaló que su libro destaca por destapar la "falsedad"
de la multitud de sanbenitos, leyendas y tópicos que han circulado
durante años sobre el que fuera obispo de Valladolid, Coria, Burgos,
Toledo y Sevilla, cargo del que fue depuesto en noviembre de 1954
mientras estaba ausente de la ciudad, un hecho inusual que dio lugar
a múltiples comentarios e interpretaciones. 

   Entre estos tópicos, el biógrafo, que conocía desde sus tiempos de
seminarista al cardenal Segura, aseguró que "esta caida, a pesar de
lo que muchos han defendido, no está relacionada con un
enfrentamiento entre el obispo y Francisco Franco", sino que, a su
juicio y basándose en la documentación encontrada, la decisión partió
unicamente de Roma.

   Obsesionado, según Gil Delgado, por el pecado y el castigo divino
y "completamente reacio" al dialogo de la Iglesia Católica con otras
religiones cristianas, Pedro Segura escribía continuamente cartas
pastorales denunciando supuestos "bailes obscenos y comportamientos
impúdicos" y llegó a crear un problema internacional a causa de sus
ataques al protestantismo.

   En esta línea, Segura fue famoso por sus excomulgaciones, "aunque
en realidad sólo excomulgó a un joven beatón que realizaba un extraño
culto nocturno", pues en todos los demás casos se trató de una
llamada de atención de menor grado: la puesta en entredicho. Esta fue
aplicada a Ayuntamientos como el de Los Palacios (Sevilla) y
Manzanilla (Huelva), por permitir "bailes modernos" o, como en el
segundo de los casos, únicamente por anunciarlos en los cartes de las
fiestas religiosas. 

  El escritor, que expresó su intención de ofrecer una imagen muy
realista del personaje "atendiendo a sus luces y sus sombras",
explicó que el cardenal llevó hasta el extremo las estrictas
enseñanzas recibidas en la Universidad Pontificia de Comillas,
viviendo siempre en el limite, "pasando fronteras espinosas con el
viento del tiempo en su contra". "Lo enriquecieron tanto en las
enseñanzas abstractas que no era capaz de ver las cosas concretas",
dijo.

  Esta actitud provocó el desgaste de su figura dentro de la Iglesia
y de ahí su destitución como obispo de Sevilla. "Franco se limitó a
esperar", indicó Gil Delgado, quien defendio que "si bien el general
debía estar algo molesto por las continuas llamadas de atención del
cardenal sobre la relajación de las costumbres, siempre lo admiró
profundamente" lo que demuestran sus frecuentes encuentros y que
después de la muerte de Segura, el mismo Franco fuera el primero en
dar órdenes "de subirse al carro de las honras fúnebres del
cardenal".

   Ahora bien, junto a estos aspectos más negativos de su existencia,
Gil Delgado aseguró haber encontrado otros muchos postivos y afirmó
sentirse como el padre de su biografiado, "que se lamenta de lo malo
que ha hecho su hijo y se alegra de lo bueno". "En Coria, Cáceres,
tuvo un pontificado precioso, con un gran preocupación por los temas
sociales, que le llevaron a denunciar el subdesarrollo de Las Urdes y
a crear sindicatos de obreros", defendió. 
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo ?ltimo...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.