Sevilla

Hemeroteca > 19/03/2006 > 

La Farruca: ««Gitanas» es un espectáculo imposible hace veinte años»

«Gitanas» es un espectáculo de mujeres gitanas que se estrena el próximo día 23 en la Cumbre Flamenca de Murcia con un preestreno en Dos Hermanas

Actualizado 19/03/2006 - 03:49:44

MARTA CARRASCO

SEVILLA. Rosario Montoya, la Farruca, ha llegado a ensayar después de dar una clase. A primera hora su hermana Pilar, la Faraona, que ha traído un termo de café bien espeso, ha ensayado junto a Angelita Vargas, Carmelilla Montoya, Saray de los Reyes y Manuela Vargas, la seguiriya que forma parte del espectáculo «Gitanas».

Hay un ambiente de mujeres, donde las conversaciones versan desde el baile hasta el «puchero de acelgas que ha hecho hoy mi madre», como comentaba Carmelilla Montoya.

Los guitarristas son hombres y en la dirección y coreografía del montaje un mano a mano de madre e hijo: La Farruca y su hijo Farruquito, quien toma la guitarra para señalar los cortes de la seguiriya. En el cante, Juana la del Revuelo, con una flor siempre prendida, Mara Rey, Encarnita Salazar y María Vizárraga. «Aquí hay muchas familias del flamenco, están los Farruco, los Vargas y los Montoya, ahí es nada», comenta Eva Rico, la impulsora de esta idea. Bailan por seguiriya con estéticas bien distintas: desde el baile terreno y recio de La Faraona, la sabiduría de Angelita Vargas y el sabor de Carmelilla Montoya, hasta un torbellino de mujer de 16 años, Saray de los Reyes (hija de Juan de los Reyes), que no puede pararse, y la herencia de Manuela Vargas, hija del desaparecido Isidro.

Rosario Montoya está contenta, «he llevado muchas veces la responsabilidad de un espectáculo, pero siempre estaban mi padre y luego mi hijo. Éste es el que siento más mío, y por ello la responsabilidad es enorme». Rosario Montoya reconoce que aún le falta tiempo, «no estoy bien del todo. la vida me ha dado algunos golpes, la muerte de mi padre, de mi marido y todo lo demás. Esas heridas no se borran nunca, pero el baile me ha dado la vida».

La Farruca reconoce que es un montaje único, «nunca se habían visto diez mujeres gitanas como protagonistas absolutas. Creo que hace veinte años sería un espectáculo imposible. Los hombres de la familia dicen que estamos locas (se ríe), pero es que hemos cambiado. En mi familia no mucho,aunque antes éramos más cerrados y nos hemos dado cuenta de que cambiar no es malo».

«Bailo pensando en mi padre»

Rosario Montoya dice que cuando baila lo hace pensando en su padre, «y en mi marido. A mi padre lo veo entre bastidores, y el cante de mi marido lo escucho». Para ella, hay un antes y un después de este «Gitanas», «no siempre algo ha sido todo mío como en esta ocasión». Entran Alegría y Manuel «El carpeta», son los dos hijos pequeños de la Farruca, siete y ocho años. En un mundo de mujeres, los niños nunca estorban. «Manuel baila, claro, pero Alegría es muy timida. A mi me gustaría que cantara, no ha habido cantaoras en mi familia».

Farruquito viene hacia su madre, «mama, cuando termines ven un momentito que quiero darte una idea para la seguiriya». Las ideas fluyen por doquier.Farruca se ha encargado también de diseñar el vestuario, y la escenografía es de Richard Harrison, del equipo de la película «Molin Rouge».

Comienza el ensayo y una breve pausa para las fotos. Se sientan en media luna y hacen palmas por bulerías. Farruca sale a bailar, se hacen las fotos, y ellas no paran, el compás les sale de los poros. Diez mujeres, gitanas y artistas, una mezcla sin duda explosiva para el mundo flamenco. El estreno pronto, el día 23 en la Cumbre flamenca de Murcia y antes un preestreno en Dos Hermanas el próximo martes 21.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo ?ltimo...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.