Andalucia

Hemeroteca > 19/09/2009 > 

Juan Rodríguez «El Sordo» Segunda vuelta al mundo

POR IGNACIO FERNÁNDEZ VIAL- GUADALUPE FERNÁNDEZ MORENTECuatro marinos aparecen en tierras castellanas por 1526 contando un relato que crea estupor y admiración entre sus oyentes. Dicen ser tripulantes

Actualizado 19/09/2009 - 03:31:40
POR IGNACIO FERNÁNDEZ VIAL- GUADALUPE FERNÁNDEZ MORENTE
Cuatro marinos aparecen en tierras castellanas por 1526 contando un relato que crea estupor y admiración entre sus oyentes. Dicen ser tripulantes de la nao Trinidad, una de las cinco de la armada de Magallanes, que siete años antes había partido desde Sevilla. Sus nombres: Gonzalo Gómez de Espinosa, León Pancaldo, Ginés de Mafra y algunos aseguran que Juan Rodríguez el Sordo, y cuentan que tras mil y una desventuras y haber perdido su barco, han conseguido llegar a España tras rodear el mundo.
¿Qué pasó con su nave, la nao Trinidad? Concluyendo el año de 1521, el navío comienza el viaje de regreso a España desde Tidore junto a la nao Victoria. Con las bodegas repletas de especias, ambos barcos, con sus banderas, estandartes y gallardetes ondeando al viento, parten de la isla al son de una cerrada carga de artillería. La Trinidad larga sus velas y despliega todo su trapo al viento. Los hombres se encuentran enfrascados en la maniobra cuando un grito rompe la tranquilidad de cubierta. Es la voz del maestre anunciando que la nave tiene una enorme vía de agua y que por las tablas de sus forros entra un tremendo caudal provocado por la sobrecarga de su bodega. Los hombres se afanan sin descanso en hacer funcionar las dos bombas de achique y sacar buena parte de la carga, para poder reconocer la sentina y localizar la entrada de agua. Creyendo ver que se colaba por la banda de estribor, desplazan rápidamente las mercancías hacia la otra banda para escorar el navío, si lograr descubrirla. Hasta 8 buzos locales de la isla son enviados a reconocer su obra viva, y«bucearon los hombres en la mar, con la cabellera flotante, porque se imaginaban que el agua al entrar por la vía arrastraría sus cabellos, indicándoles el lugar del agujero». Pero a pesar de ello no dan con ella. Sin remedio alguno, la Trinidad desiste de salir a la mar y la nao Victoria, aprovechando los vientos del este, parte sola hacia España, donde arriba el 8 de septiembre de 1522 culminando la primera vuelta al mundo.
53 Españoles quedan en Tidore viendo partir a sus compañeros de aventuras. Durante poco más de cuatro meses reparan la nave y llenan sus bodegas, para intentar de nuevo el soñado regreso. Para ello se lanzan a la mar y deciden seguir la ruta desde las Molucas a España, camino más corto pero tremendamente duro, que suponía el cruce del Pacífico navegando siempre hacia el NE buscando los contralisios reinantes en el gran océano. Alcanzan los archipiélagos de Palaos y las Marianas, y rumbean hasta alcanzar los 42º N, cerca de las costas de Japón, buscando los vientos favorables en estas latitudes. Pasan seis meses en la mar, de tempestades, calmas, hambre, y sobre todo enfermedad. 34 Hombres mueren y de los 16 restantes, tan solo siete siguen en condiciones de faenar. Exhaustos y sin remedio, deciden dar la vuelta hacia Tidore y desistir de su intento. Pero no acaban aquí sus infortunios, y arribando a puerto, la castigada nao es tomada por los portugueses, que pugnaban por el señorío de las islas del Maluco con los españoles. Sus hombres son detenidos y encerrados en la prisión portuguesa de Ternate, y las cartas de navegación levantadas, libros de anotaciones e los instrumentos náuticos, requisados. Cediendo a sus fatigas, mientras los lusitanos descargan su bodega, la nao Trinidad acaba por rendir sus tablas y se entrega a la mar.
Juan Rodríguez el Sordo, se encuentra entre los españoles capturados por los portugueses, y comienza a partir de entonces su penoso peregrinar hasta España. Es trasladado junto a sus compatriotas a las islas Bandá, Java,Malaca y finalmente a Cochín, viendo como alguno de ellos mueren, enferman o consiguen escapar. En un intento por conseguir su libertad, estando en Cochín, Juan Rodríguez consigue zafarse de los portugueses y embarca de polizón en una nave lusa que cargada de clavo parte hacia Lisboa. Es señalado por algunos como uno de los cuatro tripulantes de la nao Trinidad, que consiguen volver a España, y por tanto como uno de los segundos marinos que circunnavegaron el globo en la historia.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:
PUBLICIDAD
Lo ?ltimo...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.