Córdoba

Hemeroteca > 21/07/2006 > 

Un año de polvo y ruido

POR JOSÉ PRIETOCÓRDOBA. El que algo quiere algo le cuesta. A los residentes en los alrededores de Chinales, el paso subterráneo que, desde julio del año pasado, Urbanismo construye para conectar

Actualizado 21/07/2006 - 03:08:13
ROLDÁN SERRANO  Dos operarios trabajan junto a uno de los edificios más perjudicados
ROLDÁN SERRANO Dos operarios trabajan junto a uno de los edificios más perjudicados
POR JOSÉ PRIETO
CÓRDOBA. El que algo quiere algo le cuesta. A los residentes en los alrededores de Chinales, el paso subterráneo que, desde julio del año pasado, Urbanismo construye para conectar Carlos III con el Plan Renfe, les está costando tranquilidad, plazas de aparcamiento y, a los hosteleros, también la clientela. Con la llegada de las máquinas vino el ruido, el polvo y los cambios en la circulación.
Los vecinos de Fátima, Levante y el Zumbacón serán en su momento algunos de los beneficiarios del nuevo enlace. Pero, por el momento, los perjudicados. Casi Márquez es uno de los 53.861 habitantes del distrito de Levante. Aunque no vive en la zona en obras, ésta forma parte de sus recorridos de entrada y salida al barrio de Fátima.
Ante el requerimiento de su opinión, la respuesta es evidente. «¿Molestias? Claro que existen. Empezando por el asfalto de las vías alternativas y terminando por los árboles que han talado», arguye. Una merma esta última que, según él, «no era necesaria».
Aunque entiende que se trata de una infraestructura que hacía falta porque «antes se formaban atascos», que espera no se repitan cuando esté terminado el paso subterráneo.
Una percepción que comparte con Miguel Ángel Caballero. Habla de semáforos provisionales que fallan porque «han hecho una chapuza». Además, se queja de que, en las horas punta, mientras antes tardaba diez minutos en llegar desde detrás de la iglesia de San Antonio a Fátima, «ahora necesito al menos veinte». Algo que achaca a la mala señalización utilizada y a que «donde antes había dos carriles en cada sentido, ahora han dejado uno. Muy mal asfaltado, por cierto».
Opiniones diversas
Aunque no es lo que más preocupa a este joven. Los trabajos de Chinales también han repercutido de manera importante en el aparcamiento de las calles adyacentes. Si antes había poco sitio para estacionar, ahora hay menos. «Es horroroso, aquí no hay quien aparque», comenta indignado.
Sin embargo, no todo el mundo es de la misma opinión. Aunque en minoría, Daniel Sicilia considera que «gracias a que ahora no hay rotonda, se llega antes desde el polígono de Chinales hasta Fátima», donde trabaja. Eso sí, apunta que «das una poca más de vuelta para entrar al barrio», pero nada más.
No lo ve igual Antonio Barea. Las ventanas de su casa dan a Agrupación Córdoba. Explica que, junto al problema de aparcamiento, lo peor de estos meses ha sido el ruido «que ha molestado bastante a mi hijo para estudiar». «Todos los días de ocho a dos, y luego por la tarde, aunque ahora tienen jornada intensiva», añade.
Otra vecina, Antonia Sandoval, se muestra esperanzada en que el nuevo paso «disminuya el tráfico y el ruido que antes soportábamos». No quiere dar un veredicto hasta que no culminen los trabajos. «Ahora mismo está en bruto, nos han dicho que van a volver a poner árboles donde los han quitado, y también aparcamientos».
Pero, pese a todo, quizá no sean ellos a quienes el subterráneo deje más secuelas. José Santos es copropietario de «Hermanos Santos», un restaurante al que «entra un 35 por ciento de personas menos, aproximadamente» desde que comenzaron las obras. Para él «un año y medio es mucho».
La gente que se sienta en su terraza de verano debe aguantar polvo y arena, como le ocurre a los asiduos del bar «Pepe «el gordo»». Uno de sus empleados, Antonio Martínez, explica que «éste es un bar de paso» para muchos. «El cliente habitual sigue viniendo, pero otros se paraban a tomar un café y se iban». Ahora eso no es posible debido a que «no hay aparcamientos y entran menos personas».
Él, como todos los demás, espera que las obras concluyan en los plazos previstos por Urbanismo. Sólo así llegará el final de su particular túnel de pérdidas económicas y molestias.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo ?ltimo...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.