Córdoba

Hemeroteca > 23/09/2006 > 

La Guardia Civil declara que el acusado del accidente de la N-331 «no adelantó»

ESTRELLA SERNACÓRDOBA. «En algún lugar había que ponerlo». Ésta fue la respuesta que el instructor de la Guardia Civil encargado del atestado del accidente de tráfico que causó la muerte a cinco

Actualizado 23/09/2006 - 03:39:47
VALERIO MERINO  Iagen de los familiares de los fallecidos en el accidente de tráfico, al inicio de la vista oral
VALERIO MERINO Iagen de los familiares de los fallecidos en el accidente de tráfico, al inicio de la vista oral
ESTRELLA SERNA
CÓRDOBA. «En algún lugar había que ponerlo». Ésta fue la respuesta que el instructor de la Guardia Civil encargado del atestado del accidente de tráfico que causó la muerte a cinco obreros hace tres años en la N-331, dio en la vista oral de ayer celebrada en el Juzgado de lo Penal número 1, cuando el fiscal le preguntó por qué había puesto en el croquis de la reconstrucción de los hechos que el vehículo del acusado, F.L.V., de 23 años, delante de un camión al que, según él mismo, «no adelantó».
La investigación de la Guardia Civil apuntó a que «el acusado no inició ninguna maniobra de adelantamiento, porque no se detectaron huellas de frenada ni ninguna maniobra evasiva en las pruebas». Por su parte, el fiscal, después de afirmar que «he visto atestados más brillantes», apuntó que «el instructor había cometido un error de base en su declaración».
La defensa alegó que el acusado pudo haber sufrido un «desvanecimiento o síncope» a consecuencia de las bajadas de tensión que alguna vez que otra sufría F.L.V., si bien, la forense llamada a declarar le refutó diciendo que «una bajada de tensión no provoca pérdidas de consciencia».
Indignación de la familia
La indignación ante la extenuante vista oral hizo que el conductor de la furgoneta en la que viajaban los cinco fallecidos, entre los que se encontraba su propio hijo, M.U.A, se viera obligado a abandonar la sala, acompañado de su psicóloga, de la que está recibiendo asistencia desde aquel trágico 18 de septiembre de 2003. No mucho después fue Paula Moreno, su esposa, la que salió por unos instantes, siguiendo el consejo de la jueza encargada del caso, la misma que, minutos antes paró la vista para que arreglasen la refrigeración de la sala a la orden de «quiero esto resuelto en diez minutos».
«Pedimos la pena máxima de cuatro años de cárcel y seis de retirada de carné». Sobre estas conclusiones del fiscal, Carmen Romero, esposa de otro de los fallecidos en el «quíntuple homicidio» afirmó que «no estamos de acuerdo y recurriremos si la sentencia sale favorable», y añadió que «sólo pedimos que el culpable cumpla lo que le pertenece». Para éste, su defensa pide que «quede absuelto o, como máximo, que se le impute una falta por imprudencia leve, pues no sabía las consecuencias de invadir el carril de sentido contrario».
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo ?ltimo...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.