Sevilla

Hemeroteca > 27/05/2009 > 

Los vecinos de San Luis, indignados con los okupas de la fábrica

SUSANA GÓMEZ MARTÍNSEVILLA. La mayoría de los vecinos que viven o trabajan en las calles Castellar y Maravilla no están de acuerdo en que, este colectivo que se hace llamar «Centro Social Okupado y

Actualizado 27/05/2009 - 03:31:39
LÓPEZ RAMÍREZ  Fachada y acceso de la antigua fábrica de sombreros
LÓPEZ RAMÍREZ Fachada y acceso de la antigua fábrica de sombreros
SUSANA GÓMEZ MARTÍN
SEVILLA. La mayoría de los vecinos que viven o trabajan en las calles Castellar y Maravilla no están de acuerdo en que, este colectivo que se hace llamar «Centro Social Okupado y Autogestionado Fábrica de Sombreros», habite el antiguo edificio que se encuentra en el barrio de San Luis.
En la calle Castellar, casi en frente de la fábrica, se encuentra un taller de encuadernación regentado por Paqui y Paco, estos dos artesanos aseguran que «los okupas son muy educados, parece que la mayoría tiene estudios pero están haciendo algo ilegal». Paco explicó cómo entraron en el edificio de la calle Heliotropos hace algo más de un año: «ellos se metieron ahí dándole una patada a la puerta, nosotros pagamos aquí nuestro alquiler, la luz, ¡vamos, como todo el mundo!». Paqui también mostró su desacuerdo con este colectivo, «no estamos de acuerdo -asegura- con su forma de vivir porque están de una forma ilegal. Además, son los mismos que los del Pumarejo». En cuanto a la actividades que realizan los okupas, manifestaron que nunca habían participado en ninguna labor con este colectivo. «No creemos que nadie del barrio, ningún vecino participe en actividades con ellos, porque eso es de un círculo muy cerrado en el que no entran de fuera», añaden.
En ese sentido Manolo y Maria desde su taller de escultura comentaron que las actividades «son para ellos porque no conocemos lo que hacen ahí». Puntualizaron que este colectivo «sólo nos trae problemas y suciedad, porque mira cómo está la calle, llena de pintadas». Además, Mario aseguró que «se llaman a voces o silbando, están todo el día tocando la batería».
Una persona que vive muy de cerca las consecuencias de tener a los okupas en la Fábrica de Sombreros es Julián. Este hombre de 57 años habita en una casa justo al lado del edificio. «Para mí eso es algo muy oscuro, no sé lo que pasa dentro». Julián explicó que «a mi me perjudica mucho porque me pegan carteles en mi fachada, pintadas, cristales en mi puerta, vasos, porque hacen botellona y además están tocando música durante todo el día y yo soy una persona mayor que necesita dormir la siesta». Este vecino del barrio de San Luis afirmó que ha tenido que pintar de nuevo la fachada, «yo ya me he quejado muchas veces al Ayuntamiento de Sevilla».
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo ?ltimo...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.